X
La presentación en sociedad de la Mesa de Acción Política mostró capacidad de convocatoria y la expectativa de reunir a todo el peronismo metropolitano. El factor Moreno como incógnita.

Una imagen vale más que mil palabras. Esa pareciera haber sido la definición de los principales caciques del peronismo porteño a la hora de difundir la foto de la primera reunión pública de la Mesa de Acción Política, el flamante órgano partidario con el que buscan convocar a todas las tribus justicialistas y, al mismo tiempo, gambetear una siempre posible intervención.

La decisión de activar la reunión fue acordada la semana pasada por María Rosa Muiños (NEP), Andrés Rodríguez (UPCN), Mariano Recalde (La Cámpora) y Víctor Santa María (Peronismo por la Ciudad), las máximas autoridades partidarias, en una reunión a puertas cerradas. Tras la determinación de evitar elecciones para renovar el plantel de autoridades, hubo un acuerdo entre el peronismo clásico, el kirchnerismo y el sindicalismo peronista para frenar el fuego amigo y avanzar en un esquema de unidad mediante la conformación de una Mesa de Acción Política que permita normalizar la estructura partidaria y encarar 2019 en paz. Como informó Letra P, este póker de dirigentes puso primera y comenzó a llamar al resto de los espacios peronistas para ampliar la base y discutir la estrategia electoral.

Si hay algo que demostró la reunión de realizada el lunes en la sede del PJ porteño -en la que participaron Carlos Tomada, Alberto Fernández, Carolina Brandariz (Movimientos Evita), Eduardo Valdés, Silvia Gottero y Lorena Pokoik- fue la voluntad de resolver los cortocircuitos históricos entre las diferentes vertientes del peronismo metropolitano.

 

 

Una foto así era impensada hasta hace pocos meses, cuando no se conseguía siquiera consensuar los nombres para una necesaria renovación de autoridades partidarias, algo que le abrió la puerta a una intervención judicial que, en un rápido movimiento de pinzas, se evitó. Sobre todo después de las presentaciones judiciales hechas por Guillermo Moreno, un dirigente con referencia y alto perfil pero ajeno al establishment partidario.

Uno de los participantes del encuentro le dijo a Letra P que, más allá de las zancadillas judiciales, el ex secretario de Comercio también podría sumarse a un futuro encuentro. Habrá que ver si el economista accede a dejar atrás sus actuales rencillas con Valdés y acepta el convite. La puesta en marcha de la Mesa de Acción Política está en sintonía con las definiciones del Partido Justicialista nacional, donde un espacio idéntico viene engrosando con figuras de peso una mesa amplia desde la cual se piensa empezar a hablar de alianza políticas.

"Este va a ser el ámbito de discusión del peronismo, de todo el peronismo porteño y desde el cual se va a resolver como y con quienes vamos a avanzar en un frente electoral", precisó otro de los participantes, que anticipó que no habrá sorpresas de cara a una nueva convocatoria a figuras y espacios que desde hace años se movieron bajo el paraguas del Frente para la Victoria en la Ciudad de Buenos Aires. 

Se descuenta que el Frente Patria Grande, el armado político nacional de Juan Grabois, participará, no tanto a través del líder de la CTEP sino de su ladero Itai Hagman, que jugó dentro de la interna de Unidad Ciudadana el año pasado. Pino Solanas y Victoria Donda serían otras figuras a tentar.

 

 

Un capítulo aparte serán las tensiones sectoriales que se vienen, sobre todo en la rama gremial. Si prospera una convocatoria amplia, la hegemonía de UPCN deberá ceder posiciones para que se incorporen referentes de ATE, como Daniel "Tanito" Catalano, que es una de las caras visibles de la mesa sindical porteña y que el año pasado se afilió al PJ para jugar allí.  

“Es una primera reunión. La Mesa se va a ampliar a todos los sectores del peronismo porteño para luego confluir en un gran frente patriótico, democrático y plural que enfrente a Cambiemos en 2019”, precisó otro de los asistentes al convite en el PJ San José.

La agenda de este nuevo órgano partidario incluye una nueva reunión antes de fin de año, en la que los principales referentes volverán a coincidir con los secretarios generales de las seccionales comunales y con dirigentes, como Daniel Filmus, que no participaron de esta primera instancia. Ese cónclave podría hacerse el 12 o el 13 de este mes.