La Plata

Menos que en 2015: al kirchnerismo no le alcanzó con esconder a Bruera

Sucumbido por internas, al peronismo platense no pudo capitalizar electoralmente el acuerdo de unidad. Los magros resultados engrosan la ventaja de Cambiemos y crece la pérdida de votos.

Lejos de recuperarse tras la derrota electoral, el peronismo platense se enfrenta a un escenario complicado en su carrera a octubre. Golpeado por las fugas y fragmentado internamente, en los últimos tres comicios no sólo no triunfó sino que cada vez cuenta menos votos, ampliando la distancia alcanzada por el oficialismo. 

 

Poco antes de las 18 del pasado 24 de junio - a contramano de los pronósticos, en el medio de sendas negociaciones y escondiendo diferencias- el peronismo de la ciudad de La Plata, encolumnado detrás de la propuesta electoral de la ex presidente Cristina Fernández, daba las primeras señales de unidad. En el camino, un sector había anticipado que acompañaría a Florencio Randazzo en el desafío de enfrentar a su ex líder.

 

Hasta aquel día, dirigentes, militantes y armadores tironeaban de las listas y se adjudicaban la representación de un espacio golpeado y quebrado mucho antes de la derrota electoral del 2015. Es que para analizar los magros resultados de las primarias del 2017 hay que repasar aquellos datos, cuando el macrismo se irguió como una alternativa a 24 años de conducción peronista.

 

A diferencia de esta elección, en 2015 la fragmentación no se escondió. Por un lado el bruerismo, que volvía a poner sus fichas en Pablo Bruera, y por el otro La Cámpora, que apostó a la concejal y decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout, que ya venía jugando desde las legislativas del 2013 cuando le metió al FpV una colectora. La balanza de la interna le concedió al entonces intendente una nueva oportunidad para defender el lugar que ocupaba en la municipalidad, en el medio de serios cuestionamientos a su gestión sobre todo tras las inundaciones que afectaron gravemente a la ciudad en abril del 2013.

 

 

En aquellas PASO las dos líneas peronistas alcanzaron el respaldo de 127.424 voluntades, el 33,22%; mientras que las tres listas que se cruzaron en Cambiemos 128.233, el 33,43%. El entonces candidato macrista, Julio Garro, no sólo se impuso en octubre sobre Bruera sino que mejoró su performance al ampliar la diferencia obtenida en las primarias. Con 170.369 sufragios a su favor se quedó con el 41,64% del electorado; mientras su adverso inmediato alcanzó el 28,19%, cifra que demostró una pérdida de más de 10 mil votos en dos meses.

 

 

 

Balcanizado por la derrota, el peronismo platense escuchó, dividido, la convocatoria a unidad reclamada por Cristina Kirchner en el estadio de Arsenal el pasado 20 de junio. Con ese llamado de fondo y con una importante tropa anticipando que jugaría por afuera del kirchnerismo respaldando al ex ministro del Transporte; los distintos sectores se sumergieron en sendas negociaciones que pronosticaban una presentación fragmentada.

 

Sin embargo, hubo acuerdo. Anteponiendo el objetivo de "ponerle un freno" al gobierno de Mauricio Macri, el pacto tuvo algunas cláusulas: el apellido Bruera, vinculado a delitos de corrupción, no aparecería en el armado. El avance de esa jugada configuró al 2017 como el primer año desde 2001 en el que el apellido que gobernó La Plata hasta diciembre de 2015 no aparecía en un listado.

 

En las negociaciones se integró al alakismo, a la pata gremialista que representa UPCN y SOEME, y se anotó como cabezas de listas a la académica Saintout, y a la esposa del ex secretario de Medios de la Nación, Enrique “PepeAlbistur, Victoria Tolosa Paz.

 

No obstante, ese pacto sellado la tarde del 24 de junio no pudo esconder la interna y las diferencias entre las principales candidatas, quienes pujan por el liderazgo del espacio de cara a la contienda electoral de 2019. Vedada la posibilidad de consolidar un armado conjunto; la tensión, lejos de traccionar votos para el kirchnerismo, benefició a los candidatos de Cambiemos.

 

Es que con los guarismos del 13 de agosto quedó demostrado que el intento de esconder las diferencias y a un apellido muy cuestionado por los platenses no alcanzó para convencer al electorado, que nuevamente volvió a elegir al macrismo. 

 

 

 

A nivel local, Cambiemos se impuso con el 41.44% de los votos, mejorando la performance obtenida en la misma instancia electoral en agosto del 2015, cuando sumando las tres listas alcanzó 33,43%. Unidad Ciudadana, por su parte, se posicionó segundo con el 24,52% del respaldo, mucho menos de lo alcanzado hace dos años atrás. Vale mencionar que en estas PASO, un sector del radicalismo decidió jugar por afuera del oficialismo, cosechando 5748 sufragios. 

 

Cabe aclarar que en las primarias de 2015 todo el peronismo se anotó bajo el paraguas del FpV, a diferencia de lo ocurrido en este turno electoral que un sector firmó dentro del Frente Justicialista. Ese armado obtuvo el respaldo de 28.672 voluntades, ubicándose cuarto con el 7,35%.

 

 

 

Sin embargo, aun cuando estos votos hubiesen acompañando la propuesta de CFK, los resultados seguirían siendo inferior a lo alcanzado en aquella contienda.

 

De cara a octubre las proyecciones para el peronismo son desalentadoras teniendo en cuenta no sólo el escrutinio creciente, sino la pérdida de votos que viene registrando el peronismo a lo largo de las últimas tres elecciones.

 

Maximiliano Pullaro llegó en avión de línea a Tucumán.
Javier Milei junto a gobernadores en Tucumán.

También te puede interesar