SANTA FE

Perotti reunió a su gabinete para alinear la desaceleración del gasto

La caída de ingresos obligó a frenar licitaciones y pausar adjudicaciones. La meta es cuidar los puestos de trabajo actuales y no paralizar la obra pública que está en marcha.

El gobernador Omar Perotti reunió a su gabinete para abordar la situación económica que atraviesa la provincia. El temario giró en torno al difícil momento financiero que vive la provincia y en cómo encarar los próximos meses de gestión. La premisa es continuar con las obras que ya comenzaron, pero pausar nuevas adjudicaciones y licitaciones, salvo excepciones. “El pedido fue que el gasto debe ser 100% eficiente”, le resumió a Letra P un funcionario que estuvo presente. No se tocó el tema electoral.

La lectura que hacen en Casa de Gobierno es que la sequía, la caída en la recaudación del impuesto a los ingresos brutos, más la situación que vive el país a nivel macroeconómico se transformó en un combo que solo trajo complicaciones. “Se avizora un escenario económico negativo”, sintetiza un funcionario. Detallan que la actividad económica y la recaudación muestran signos de desaceleración, y los resultados de las cosechas fueron peores de lo esperado.

En este contexto se plantearon diferentes puntos. No cortar con la obra pública que ya está en marcha, entendiendo la situación social y que “muchas veces termina siendo más costoso cortar y volver a arrancar que continuar”, explicaron en Casa Gris. Aunque reconocen que sí pueden ralentizarse un poco los pagos y aseguran que habrá que ir evaluando obra por obra.

Por otro lado, la idea es no comprometer nuevas inversiones al menos por 60 días, para ver si se logra cierta estabilidad económica. La prédica es poner en pausa las adjudicaciones y licitaciones, salvo casos puntuales. Según pudo averiguar Letra P, por ejemplo, sí se continuará con la licitación de la obra de defensa de San Javier o las obras cloacales de la zona sur de Rosario, por ser consideradas muy relevantes.

En otro carril económico, Perotti pidió a los ministros y ministras que trabajen con los programas existentes que ya tienen financiación prevista. “Lo que tenía alguna partida presupuestaria se va a cumplir”, indican. Una de las solicitudes fue apegarse a lo acordado en paritarias, cumplir con la misma (incluido el pase a planta), pero no incorporar nuevo personal, ni encarar nuevos programas. “No estamos guardando plata, hay una crisis que es palpable”, se defendió una fuente del gobierno.

Reconocen que las obras con fondos nacionales tienen otras complejidades y han tenido ciertos inconvenientes, como la del circunvalar Santa Fe o la de la planta de Aguas Santafesinas. En ese marco, hubo reuniones con empresas y la UOCRA para encontrarle solución a algo que parece un laberinto sin salida. La semana próxima habrá encuentros con la cámara de constructores de Rosario y los gremios del sur de la provincia.

Si bien no fue uno de los temas abordados en la reunión, una posible recesión o mayor caída en la actividad económica podrían impactar en las elecciones que están a la vuelta de la esquina. Para evitarlo los ministros y las ministras tendrán que tener un pulso político quirúrgico. Perotti insitió en trabajar sobre la seguridad, le agradeció a su gabinete por el trabajo y reiteró la necesidad de comunicar mejor la gestión, un talón de Aquiles desde el día uno de su gobierno.

Martín Yeza y Gabriel Vega luego de la asamblea del PRO.
El gobernador Maximiliano Pullaro junto al ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini (izq.), el secretario de Desarrollo Industrial, Guillermo Beccani en la reunión con mineras. 

Las Más Leídas

También te puede interesar