TODOS CONTRA TODOS: LA INTERNA CONTINÚA

Todavía con la sangre en el ojo, Martín Guzmán le revolea la pobreza a Sergio Massa

El peronismo frentetodista sigue atascado en sus miserias mientras Javier Milei, un producto de su fracaso, empobrece a lo grande con motosierra y licuadora.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/martin_m_guzman/status/1773366905132204068&partner=&hide_thread=false

- "Durante la gestión Massa, la tasa de pobreza subió 5,2 puntos porcentuales. 1,5 millón de personas cayeron en la pobreza y 1 millón de personas en la indigencia (medido por la EPH)", en tanto "la pobreza en la niñez (0-14 años) subió 7,5 puntos porcentuales en ese período, alcanzando el 58,4%", mientras que "en los dos años previos (durante su gestión en el Palacio de Hacienda), desde el pico de la pandemia, la tasa de pobreza había bajado 5,5 puntos porcentuales (de 42% a 36,5%) y la pobreza en la niñez había bajado 6,8 puntos porcentuales (de 57,7% a 50,9%)", escribió el discípulo de Joseph Stiglitz en la red social que ahora se llama X, donde recibió el erreté solidario de Matías Kulfas, compañero de exilio en el tórrido invierno de 2002.

Kulfas Guzmán Kulfas Guzmán
Matías Kulfas y Martín Guzmán, albertismo exiliado en 2022.

Matías Kulfas y Martín Guzmán, albertismo exiliado en 2022.

En esa pista gelatinosa, Guzmán respondió a una matáfora incomprensible (una ruta, una combi con poca nafta...) que esbozó Wado de Pedro en un streaming conducido por Pedro Rosemblat, el excadete cristinista devenido novio de que acaso no haya terminado de entender la parábola del senador, jefe de campaña que termnó en las sombras del proselitismo massista. "@wadodecorrido, sos un tipo inteligente, capaz y con historia. Ojalá tengas ganas de sumar", cerró la estrella fugaz del albertismo nonato.

En ese mosaico newage de Twitter-stars y youtubers -las nuevas vacas sagradas de Palermoland-, patina el peronismo cristinoalbertosergista, que eligió seguir dando pena y demorando sus chances de reivindicarse de la pesada herencia que terminó de engendrar el Frankenstein libertario que se atiborra de pochocolo y se descostilla de la risa mirando el talk-show justicialista.

Pobre país

Guzmán cocinó su alegato al calor del dato incendiario de la pobreza que dejó el gobierno del Frente de Todos, conocido este jueves: 41,7%, que representa un universo de más de 12 millones de personas.

La cifra, que supone un jaque mate al ser peronista, explica en parte -también está la inflación, que, es cierto, parecía suiza con Guzmán al lado de la que terminó disparando Massa- la transformación de una ultraderecha silvestre liderada por un panelista televisivo en una ola arrolladora de rabia antipolítica que tomó la Casa Rosasa por vía del voto y ahora dinamita los cimientos del consenso democratico del '83.

No se hace cargo, el peronismo cristinoalbertosergista. En cambio, acumula papelones digitales y también analógicos, como el Congreso de la semana pasada, en el que se encomendó a la quimera de "volver a conducir el Estado nacional". Así, difícil que el chancho chifle.

Fernando Morra, economista
quien es bornoroni, el crupier cordobes de milei en diputados

También te puede interesar