TREGUA SUPREMA

Horacio Rosatti le tiró centros a Javier Milei y recompone vínculos con la Casa Rosada

El presidente de la Corte inauguró el sistema acusatorio en Rosario con Bullrich y Cúneo Libarona. Elogios al Gobierno y misiles teledirigidos a Alberto Fernández.

Una tregua parece haber llegado al vínculo entre el presidente de la Corte Horacio Rosatti y el gobierno de Javier Milei. En el acto de puesta en marcha del sistema acusatorio en Rosario, el cortesano no escatimó elogios para la Casa Rosada y hasta soltó una crítica fuerte al gobierno de Alberto Fernández.

La situación se dio en la reunión del Consejo Asesor Interinstitucional de la Reforma Procesal Penal Federal, que tuvo lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Allí se dieron cita los principales referentes de la política, la justicia federal y la justicia provincial. Rosatti estuvo acompañado en el estrado por el ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el procurador general Eduardo Casal, la defensora general Stella Maris Martinez y el presidente de la Cámara de Casación Penal, Mariano Borinsky.

Siguieron el acto desde la primera fila el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, el intendente rosarino Pablo Javkin y el ministro de Seguridad y Justicia Pablo Cococcioni, quienes se cruzaron con los ministros de la Corte provincial Daniel Erbetta y Rafael Gutiérrez, funcionarios de las carteras de Justicia y Seguridad del gobierno nacional, diputados, jueces, fiscales y defensores tanto del sistema federal como del provincial. Nadie se quiso perder -ni siquiera los alumnos de la facultad- el encuentro entre todos los actores con poder de decisión en el ámbito judicial.

Horacio Rosatti y Javier Milei, vínculo renovado

Rosatti comenzó su discurso valorando el Código Procesal Penal Federal que entró en vigencia en el primer minuto del lunes y agradeciendo a los empleados del Consejo de la Magistratura -que también preside- por haber apurado los tiempos para ponerlo en funciones.

Para el presidente de la Corte, la aplicación del nuevo paradigma es una de las cosas que había que hacer para mejorar la lucha contra el crimen organizado. Contó que es algo que viene rumiando desde aquel encuentro de jueces en la misma sede hace dos años, donde también sorprendió con un discurso de fuerte tono político. “Dijimos que la indiferencia no era neutralidad sino complicidad y queríamos saber de qué lado estaba cada uno”, recordó Rosatti.

RosattiFDER6.jpeg
El auditorio completo, con Horacio Rosatti, Patricia Bullrich, Mariano Cúneo Libarona y Maximiliano Pullaro en la presentación del nuevo sistema acusatorio en Rosario.

El auditorio completo, con Horacio Rosatti, Patricia Bullrich, Mariano Cúneo Libarona y Maximiliano Pullaro en la presentación del nuevo sistema acusatorio en Rosario.

Fue la introducción al fragmento de más alto voltaje del discurso, en el que el supremo enumeró “tres problemas que impedían combatir el crimen organizado” y que hoy, considera, están en vías de solucionarse.

El primero que citó fue la falta de coordinación entre los tres poderes del estado -”se ha logrado en estos meses”, concedió-. En el segundo ítem pegó fuerte al gobierno anterior: “No sé veía con claridad una decisión política, por eso decíamos que la indiferencia no era neutralidad sino complicidad, y queríamos saber de qué lado estaba cada uno”. La tercera cuestión fue otra flor: “El sistema judicial está mucho mejor preparado que hace pocos meses”.

El tono elegido por Rosatti marca una nueva dinámica en su vínculo con la Casa Rosada. El cortesano jugó a su manera pero fuerte contra el líder minarquista durante la campaña electoral del año pasado. Ya en el sillón de Rivadavia, Milei contestó en dos tiempos: asfixia económica primero, alianza con Ricardo Lorenzetti -archirrival de Rosatti en la Corte- después. La candidatura de Ariel Lijo es el botón de muestra: no solo es impulsado por el otro santafesino del máximo tribunal, sino que busca reemplazar a Carlos Maqueda, aliado de Rosatti.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/m_cuneolibarona/status/1787258786341683529&partner=&hide_thread=false

La decisión de Javier Milei de poner en funciones como sea y cuanto antes el nuevo Código Procesal Penal Federal en Rosario los encontró. “En la reunión que tuvimos en la Casa Rosada dijimos que teníamos un compromiso militante y lo estamos demostrando”, se ufanó el presidente de la Corte, quien se puso al hombro la implementación. Sin embargo, no fue el primer gesto de acercamiento: el tribunal cimero ya había rechazado dos planteos contra el DNU 70/23, amparándose en cuestiones de forma.

Los malabares de Horacio Rosatti para cumplir los deseos de Javier Milei

Cerca del presidente de la Corte resaltan el trabajo realizado -especialmente en su rol de presidente del Consejo de la Magistratura- para cumplir con el deseo del gobierno nacional de poner en funciones el sistema acusatorio cuanto antes. Rosatti viajó apenas se supo la novedad, se reunió con jueces y camaristas y bajó una directiva: “Tiene que salir, y salir bien”. Si bien no trascendieron mayores resistencias, el equipo del cortesano sabe que puede haber resquemor en aquellos jueces que pierden el control de las causas.

PullaroFDER.jpeg
El gobernador Maximiliano Pullaro llega acompañado de su ministro Pablo Cococcioni y el secretario de justicia Santiago Mascheroni.

El gobernador Maximiliano Pullaro llega acompañado de su ministro Pablo Cococcioni y el secretario de justicia Santiago Mascheroni.

No fue la única vez que el supremo visitó Rosario en el proceso de transición. En todas las visitas mostró interés y predisposición para que el sistema se pusiera en marcha como sea, con la convicción de aquello de que los melones se acomodan con el carro andando. Por ejemplo, operó en el Consejo de la Magistratura para que se utilice un mecanismo administrativo más rápido que la licitación a fin de apurar las obras necesarias y hasta cubrió con fondos del Poder Judicial requerimientos que le correspondían al gobierno nacional.

Hay un problema aún latente, que tiene una solución de contingencia. Se trata de los cargos vacantes, que la Cámara de Casación Penal cubrió de una manera poco ortodoxa. “Estamos llevando adelante los concursos en el menor tiempo posible para cubrirlos”, dijo Rosatti en Rosario. La ausencia de jueces se hace palmaria en el ámbito del Colegio de Jueces de Garantía, donde sólo hay cinco y son la puerta de entrada al nuevo sistema.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/PatoBullrich/status/1787575067142242307&partner=&hide_thread=false

Para el arranque, donde la carga de trabajo arranca de cero, se definió el apoyo de un juez de juicio y ejecución. A medida que se incremente, una posibilidad es utilizar las listas de conjueces ya aprobadas por el Senado y las nóminas que quedaron confeccionadas de concursos anteriores, pero para eso necesitan mayoría en el Consejo de la Magistratura. En Salta y Jujuy se optó por otro camino: que los jueces de revisión cumplan funciones de garantía, lo que algunos creen que podría generar planteos de impugnación de parte de los defensores.

La conferencia de Patricia Bullrich y Mariano Cúneo Libarona

Tras el encuentro, los designados para atender a la prensa fueron los dos ministros de Javier Milei que estuvieron presentes en el acto. Allí, Cúneo Libarona ponderó que el nuevo sistema “trae oralidad, celeridad, tiempos más limitados” y que, por eso, redundará en “una mejor Argentina”, frente al viejo paradigma que “estaba en decadencia y no brindaba una contención social”. El ministro enumeró las obras realizadas para que el sistema pudiera entrar en funciones y avisó que llegarán “especialistas del Reino Unido y fiscales de la Corte Internacional de La Haya a dar cursos”

CuneoFDER.jpeg
Mariano Cúneo Libarona junto al procurador general Eduardo Casal.

Mariano Cúneo Libarona junto al procurador general Eduardo Casal.

El titular de la cartera de Justicia gambeteó, una vez más, una pregunta sobre las causas que tiene pendientes en el Consejo de la Magistratura el juez federal rosarino Marcelo Bailaque, uno de los que ahora cumplirá funciones de garantía. En su visita anterior, se quejó porque eran causas de antaño y dijo que un juez no podía hacer bien su trabajo “con esas acusaciones pendientes”, pidiendo celeridad para resolverlas. Ahora, volvió a esquivar el tema: “No voy a opinar de un poder distinto”, respondió ante la inquisitoria periodística.

Embed
El ministro Cúneo Libarona y el gobernador  Maximiliano Pullaro en Rosario.
Mariano Cúneo Libarona y sus funcionarios, en una de las visitas que hicieron a Rosario.

También te puede interesar