LETRA PEPE

Dos, tres, muchos Vietnam para Javier Milei

Los peores días del Gobierno. El impacto de la salida de Nicolás Posse y el escándalo de Sandra Pettovello. Nervios en el mercado. Los 160 votos opositores.

La alarma sonó en el gobierno de Javier Milei el martes, cuando el tablero de la Cámara de Diputados mostró 160 votos afirmativos para la nueva ley previsional. No fue solo por la afectación de recursos que implica el nuevo proyecto. El Gobierno y los mercados se anoticiaron de que la oposición está más articulada de lo que parecía y exhibe una mayoría latente que podría reflotarse en el futuro para otros proyectos. Si existiera la voluntad, por caso, para un eventual juicio político.

Con precisión quirúrgica, el golpe opositor se montó sobre la crisis política que generó el propio oficialismo con la salida desconcertante del exjefe de Gabinete y ahora examigo personal del Presidente, Nicolás Posse, y el escándalo de corrupción que estalló en el Ministerio de Capital Humano, que comanda otra de las personas más cercanas a Milei, Sandra Pettovello.

A la tormenta política se sumaron inquietantes novedades financieras. El riesgo país se disparó por encima de los 1.600 puntos, cayeron los bonos y treparon los dólares paralelos. Los pronósticos sobre la inflación futura también entraron en crisis. Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), el índice de precios proyectado para junio y julio es superior al de mayo, y se estacionaría en una meseta cercana a 5 puntos.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/bullmarketbrok/status/1799083707678302583&partner=&hide_thread=false

El Presidente buscó mandar una señal de tranquilidad. “No estamos nerviosos. Cuando vean los números de mayo, cuando vean los números de junio y conozcan el resultado fiscal, automáticamente los números de los bonos se van a acomodar y lo mismo va a pasar con el tipo de cambio”, vaticinó.

En paralelo, le echó la culpa a la oposición. Responsabilizó al Congreso por la demora en la sanción de la ley ómnibus y se enfureció con los “degenerados fiscales” que votaron la reforma jubilatoria. El recurso de la culpa ajena es un clásico de todos los gobiernos. Un economista muy ligado al kirchnerismo trazó un paralelismo temporal en diálogo con un colega radical. “Cuando subía el riesgo país durante el gobierno de Fernando de la Rúa, en la Casa Rosada decían que era porque (Raúl) Alfonsín hablaba y generaba ruido político. Veinte años después, ¿era culpa de Alfonsín o el programa económico de De la Rúa era inconsistente?”, razonaron en esa charla.

Las consultas con economistas de distintas tribus de la oposición peronista coinciden en señalar una superposición de problemas que explicarían los movimientos negativos del mercado: falta de liquidación del sector agroexportador que genera más presiones sobre los dólares paralelos, las tasas negativas en pesos, el “enamoramiento” del cepo cambiario, la incertidumbre sobre la renovación del swap con China. ¿El gobierno de Xi Jinping exige que Milei le envíe una carta con disculpas por los agravios que recibió su país? El mercado sabe a ciencia cierta que Argentina no tiene cinco mil millones de dólares para pagarle a China en caso de que la operatoria se caiga.

Toto Caputo China
Toto Caputo con Wang Wei, embajador de China. Intentan negociar la renovacion del swap.

Toto Caputo con Wang Wei, embajador de China. Intentan negociar la renovacion del swap.

Algo de eso sugirió Nicolás Massot en el cierre del debate de Diputados por la nueva ley de movilidad jubilatoria. “Tal vez lo que está pasando en los mercados no tenga que ver con esto, tal vez se acabó la novedad, tal vez picaron el boleto”, dijo. El diputado salió de la cuestión fiscal y enumeró problemas de gestión que le pasaron factura al Gobierno en los últimos días. Apuntó que “apagar el Estado tiene costos”, porque cuando no se licitan los cables de cobre, “chocan los trenes” y si no se compran los papeles “no salen los pasaportes o la SUBE tiene tres semanas de demora” o frena la obra pública “pero compramos aviones y nos quedamos sin gas”.

Los problemas de gestión, que el ciudadano de a pie empieza a percibir en la vida cotidiana, colman la paciencia y generan preguntas en posibles inversores. Massot también señaló otro punto crítico para el mercado: la inexistencia de una ley de Presupuesto que señale metas fiscales y la hoja de ruta del Gobierno.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/Nicolas_Massot/status/1799194113952071997&partner=&hide_thread=false

En el kirchnerismo y el massismo trabajan con hipótesis similares. Dicen que el mercado entiende que el ajuste “no es sostenible” en el tiempo porque ya no hay más de dónde recortar y que el Gobierno se aferra, solamente, al sueño de la lluvia de inversiones extranjeras. Hasta ahora no llegaron. El asesor económico presidencial Demian Reidel aseguró en diálogo con Bloomberg que es inminente el anuncio de una inversión de más de U$S 1.000 millones por parte de una empresa tecnológica.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/EduardoSettiOk/status/1794487401689039221&partner=&hide_thread=false

La economía real muestra datos alarmantes. El último informe del INDEC mostró un derrumbe de la actividad económica en abril: la industria cayó un 16,6% y la construcción, un 37%. Según la consultora Ecolatina, en lo que va del año se perdieron 120 mil puestos de trabajo. El sector público y la construcción estuvieron entre los más golpeados. La pobreza subió 11 puntos en el primer trimestre.

En la oposición dicen que el deterioro económico y social se empieza a ver de manera acelerada en las provincias. El conflicto de Misiones fue un primer aviso. En Chaco, el gremio mayoritario de la administración pública decretó un paro por tiempo indeterminado por la caída de salarios. Por citar un ejemplo, un policía gana en la provincia $ 440 mil. El boleto del transporte pasó de 75 a 710 pesos en seis meses de gestión. Las tarifas de energía aumentaron 200% a junio y treparán a 400% en agosto. “La crisis va a venir desde la periferia hacia el centro”, vaticina un economista del peronismo.

El Círculo Rojo de Nicolás Posse y Sandra Pettovello

Dijo el Presidente, a comienzos de su mandato, que la cúpula del poder estaba conformada por una tríada que integran Karina Milei, Santiago Caputo y él. En un segundo anillo estaba Posse, a quien conoció en Corporación América hace casi dos décadas. Posse gozaba de la extrema confianza del Presidente, al igual que Pettovello, en quien Milei delegó el armado de un megaministerio a pesar de su nula experiencia en la gestión.

La salida de Posse brindó un espectáculo desconcertante para la política, los mercados y los observadores extranjeros. El exjefe de Gabinete se había erigido en interlocutor ante Estados Unidos, donde viajó tres veces durante su breve gestión. En Washington, se reunió con el jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William J. Burns, y los funcionarios de mayor peso en la gestión de Joseph Biden.

Posse renunció menos de dos semanas después del encuentro con Jake Sullivan, Janet Yellen y Antony Blinken en la Casa Blanca. El Gobierno que lo envió a Estados Unidos se encargó, luego, de filtrar una novela de espionaje cruzado que lo habría tenido como protagonista en una interna con Santiago Caputo.

El-jefe-de-Gabinete-Nicolás-Posse.jpeg

Aunque salió del Gabinete masticando furia, el exfuncionario aseguró que seguiría “acompañando las ideas de la libertad”. Su sucesor en el cargo, Guillermo Francos, estaba a la espera de que las aguas se calmasen para buscarle algún lugar que lograra contenerlo cuando el Presidente apareció de manera sorpresiva en la sala de conferencias de la Casa Rosada para decir que “Posse ya es historia”.

Es evidente que semejante destrato por parte del Gobierno para quien fuera ladero y confidente de Milei no anima a otros a soñar con un lugar en el Gabinete. La posibilidad de salir eyectado, acusado de cometer ilícitos o denunciado penalmente, como le sucedió a Pablo de la Torre, genera terror extendido. Dirigentes de la oposición dialoguista que solían chatear con Milei y coquetear con la posibilidad de sumarse al Gobierno abandonaron la idea en los últimos días.

Pettovello corrió, por ahora, una suerte diferente. El Presidente le dio un respaldo contundente que incluyó hasta su visita personal a la sede del ministerio. La decisión puede tener costos políticos.

Un capital en crisis

Harta de la falta de resultados económicos y de la política tradicional, en noviembre el 56% de la sociedad depositó esperanzas en Milei, que sedujo con promesas de baja de inflación y guerra contra la casta. La primera entró en crisis con la publicación de las proyecciones de algunas consultoras económicas. La segunda, también, a partir del escándalo de los alimentos y los contratos truchos del Ministerio de Capital Humano.

“Los primeros estudios de campo empezaron a mostrar una especie de ruptura ética con la sociedad similar a lo que pasó en el escándalo de la fiesta de Olivos (durante la gestión de Alberto Fernández). El Gobierno dio distintas versiones sobre los alimentos, que no había, que eran para emergencia. Es el primer escándalo que le pega en la línea de flotación de la credibilidad”, dice el consultor Gustavo Córdoba.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/gustavolcordoba/status/1798487081251147909&partner=&hide_thread=false

A la retención de alimentos se sumaron las denuncias de corrupción por los sobresueldos que el ministerio pagó a través de un contrato que firmó Pettovello con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

En este punto, el Gobierno perdió también la batalla en el que se supone que es el reino que domina, el digital. Según un análisis que publicó el lunes la consultora Ad Hoc, la falta de entrega de alimentos estuvo en el pico de la conversación en redes sociales. El domingo 2 tuvo más de 156 mil menciones, un 17% más que la participación del Presidente en el acto del Luna Park. Entre el 23 de mayo y el 2 de junio, la ministra Pettovello fue mencionada más de 480 mil veces, con una negatividad del 77%.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/AdHocOK/status/1797751373963935797&partner=&hide_thread=false

“Lo de Capital Humano rompe con la superioridad moral, que es un poco el eje discursivo del gobierno” analiza el sociólogo Pablo Romá, autor junto a Esther Solano y Thais Pavez de un estudio sobre el votante moderado de Milei. En esa publicación, los autores dividen al grupo entre esperanzados y ambivalentes.

Entre los esperanzados, dice el informe, “prima la idea de la validez del sacrificio, un Milei firme, preparado y una oposición a la que enfrentar”. Entre los ambivalentes, en cambio, aparecen sentimientos de incertidumbre y decepción: “ajuste excesivo”, un Milei auténtico, pero que no se preocupa por el sufrimiento de la gente.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/pabloroma81/status/1798355892423012859&partner=&hide_thread=false

En la consulta al votante sobre cuál sería su mayor decepción, los moderados señalan la inutilidad del sacrificio y “que Milei sea más de lo mismo”, que traicione sus expectativas. “Con lo de Capital Humano se ponen en tensión estas ideas”, dice Romá.

Un bono gastado y la sociedad rota con Mauricio Macri

En la oposición hablan de un “bono parlamentario” que el Presidente gastó en sus primeros siete meses de gestión, sin haber conseguido la sanción de una sola ley. La predisposición que las bancas dialoguistas pusieron durante la primera etapa del gobierno parece haberse agotado al compás del aumento de malestar social. La consultora CB difundió esta semana un estudio que indica que la imagen del Presidente registró una baja en 14 de las 24 provincias durante mayo. Un movimiento novedoso.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/CBconsultoraok/status/1798693994857435180&partner=&hide_thread=false

“Sale la ley de bases y se terminó”, pronostican los dialoguistas. Esta semana, al Gobierno le quedó claro que los contactos entre bancadas están más aceitados de lo que parecía. La oposición “moderada” venció el terror a votar junto al kirchnerismo. Los contactos entre Massot, Emilio Monzó, Miguel Ángel Pichetto y los radicales de Facundo Manes y Martín Lousteau con las espadas de diferentes tribus de Unión por la Patria, Germán Martínez, Victoria Tolosa Paz, Máximo Kirchner y Cecilia Moreau son moneda corriente. En algunos casos, se extienden a cenas de rosca y camaradería y charlas sobre posibles armados políticos futuros.

La sociedad hasta ahora férrea entre La Libertad Avanza y el PRO también entró en un túnel de incertidumbre. Dirigentes que vieron en los últimos días a Mauricio Macri confirman que el expresidente está furioso con Milei y decidió dar por terminada su colaboración. Anticipa que después de la ley Bases empezará a diferenciarse en público y a despegarse del Gobierno. Dicen, también, que el Presidente mantiene una comunicación demasiado fluida con la vicepresidenta Victoria Villarruel, que esta semana estará en el ojo de la Casa Rosada cuando intente conducir la sesión por el proyecto de ley ómnibus en el Senado, en medio de la rebelión opositora.

golpazo para milei: el kirchnerismo, la ucr y fuerzas provinciales aprobaron una suba de jubilaciones
Mauricio Macri y Javier Milei; una relación virtualmente rota.

También te puede interesar