TODOS CONTRA TODOS: LA INTERNA CONTINÚA

Daniel Scioli y Malena Galmarini, estrellas pascuales del peronismo de saldo

En 2023 fracasaron en sus empresas electorales. Pintado de violeta, él celebra el boom turístico de escapada. Ella lo condena desde los escombros del massismo.

No conforme con eso, hiperventilado con los aires de la revolución ultraderechista, dijo que el subidón turístico "es fruto de la política de cielos abiertos, mayor desregulación y competitividad aerocomercial que impulsó el Presidente @JMilei, el programa #CuotaSimple que coordinamos con los Secretarios de Industria y Comercio, el compromiso de cuidar a los turistas que firmamos con la Secretaría de Defensa al Consumidor y todo el trabajo que realizamos con el Ministro @GAFrancosOk y el equipo de la Subsecretaría de Turismo".

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/danielscioli/status/1773705026327752900&partner=&hide_thread=false

¿En qué te han convertido, Daniel?

Algo así se preguntó Galmarini en un diálogo tuitero bien al estilo de estos tiempos de conversaciones digitales, como la que completó Guzmán por esa red social para responderle a Wado de Pedro por una metáfora jeroglífica que había ensayado en la gelatina del streaming.

"Ay, Naniel…", le dedicó una burla la expresidenta de AySA y lo condenó por "cómplice" del "brutal ajuste" que aplica el gobierno del que Naniel se hizo miembro, primero, y fan con el correr de los tres meses y 19 días que lleva la ultraderecha en la Casa Rosada.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/MalenaGalmarini/status/1773740682324148611&partner=&hide_thread=false

Unidos y fracasados

Aunque la pelea parezca no tener retorno y, además, venga cocinándose desde hace años, Malena y Naniel tienen algo en común: los une el hilo rojo del fracaso.

En 2023, Scioli jugó al fleje con su precandidatura presidencial contra la corriente del entonces Frente de Todos. Estuvo a punto de forzar una interna con el también fallido De Pedro, pero optó finalmente por meter violín en bolsa. Ni él ni Wado: el candidato de Unión por la Patria, camuflaje del todismo piantavotos, fue su enemigo íntimo número uno, Sergio Massa, de quien terminó siendo, en una pirueta para la tribuna, asesor ad honorem. Buches de soda cáusitca tuvo que hacer el exvicepresidente para tragar semejante sapo.

Sergio Massa Daniel Scioli.jpg
Sergio Massa y Daniel Scioli.

Sergio Massa y Daniel Scioli.

Galmarini perdió a lo grande la interna de pueblo chico que terminó siendo un gran infierno para ella. Se le paró de manos en Tigre al intendente Julio Zamora. Jugó con los fierros de la campaña nacional (Massa encabezó varios actos en la Miami argentina en su doble rol de ministro-candidato, uno de ellos para presentar la SUBE fluvial). Perdió. No la intendencia, las PASO. Inédito.

Resiliente, con los pergaminos de su derrota bajo el brazo, pidió para sí el control de la campaña presidencial de UP: Massa había salido tercero en las primarias y había que dar un golpe de timón, decía: más Massa era la consigna. El hincha de Tigre también perdió, una caída de la que no consigue levantarse.

Sergio Massa y Malena Galmarini en Tigre.jpg
Sergio Massa y Malena Galmarini. PASO 2023, interan upeísta en Tigre.

Sergio Massa y Malena Galmarini. PASO 2023, interan upeísta en Tigre.

La devaluación del massismo, que gobernó el gobierno de Alberto Fernández durante el boom inflacionario 2022-2023, padre del borrego libertario que hoy condena Galmarini, se notó en el último congreso del Frente Renovador: con Massa corrido a un costado, asumió la conducción formal de la fuerza Diego Giuliano, solo conocido por Dios.

Letra P recomienda no dejar de prestarle atención al culebrón del peronismo de saldo: promete seguir siendo desopilante, si no fuera para llorrar.

milei pasa las pascuas en las redes: no a la devaluacion, denuncia de amenazas y un chivo de starlink
Martín Llaryora sube a la cúpula del armado a su hermano de la vida, Ignacio García Aresca.

También te puede interesar