Elecciones 2023

Kaballo de Troya: el clamor CFK 2023 invadirá la mesaza de Alberto

La vicepresidenta enviará representantes que portarán la bandera que el sector volvió a agitar en enero contra la "proscripción", tras la condena judicial.

"A la reunión concurrirán los representantes de los distintos espacios políticos del Frente de Todos", es la genérica alusión de la Casa Rosada para evitar detallar quiénes recibirán la invitación para la mesa de la coalición que se juntará el jueves 16 en el PJ Nacional. El llamado dominguero del mismo Alberto Fernández fue también bastante ambiguo. "Nuestros gobernadores y gobernadoras y nuestros intendentes e intendentas deberán definir el núcleo dirigencial que represente a la fuerza territorial", escribió en Twitter. Sin precisiones, el kirchnerismo se llamó a silencio, mientras por lo bajo dejó trascender que no boicotearía la convocatoria y este martes finalmente confirmó asistencia. No es sólo para evitar victimizar al Presidente, un plan que sospecha que el albertismo busca desplegar; sino, principalmente, porque tiene claro el primer punto que quiere poner sobre la mesa: la proscripción de Cristina Fernández de Kirchner

 

El clamor para sortear la sentencia de la vicepresidenta, no la judicial, la política ("No voy a ser candidata a nada en 2023") fue el leit motiv con el que el cristinismo arrancó el año. La dirigencia K tomó el bastón de mariscal que dejó la exmandataria y buscó que volviera a sostenerlo. Las palabras de Andrés Larroque del 18 de enero resuenan en la antesala de la cita de la próxima semana: “No podemos hablar de ningún diseño electoral con Cristina proscripta. No podemos dejar nuestras banderas, que son las del peronismo”. Aquel operativo pasó a un segundo plano al desatarse el Wado-gate, que marcó otro capítulo del culebrón frentetodista, y el inmediato reclamo renovado por una mesa del FdT, tras la presión de la foto de la cena de Merlo de la semana pasada entre Máximo Kirchner, Sergio Massa y un grupo de intendentes. 

 

"Tenemos claro que lo primero que queremos que trate esa mesa es la situación de Cristina. El FdT tiene que sentar posición ante la proscripción de la principal dirigente del movimiento", adelantó un referente que debería recibir la invitación. En los papeles formales, la coalición oficialista engloba a 17 partidos, entre ellos el PJ, el Frente Renovador, Kolina, Nuevo Encuentro, el Frente Grande, el Partido de la Victoria, Compromiso Federal, Proyecto Sur y Forja. "En realidad, todos están enmarcados en tres sectores: el albertismo, el kirchnerismo y el massismo", sintetizaron desde uno de los sellos. Es decir, puede haber una foto multitudinaria el próximo jueves de la mesaza, pero la discusión se dará en un mueble mucho más chico que oficiara de tribunal de alzada sobre lo sea planteado en primera instancia.

 

La postura de llevar el eslogan CFK 2023 al PJ fue conversada en la cúpula del kirchnerismo institucional en la previa de la confirmación de la fecha y el lugar de la mesa. A modo de prólogo reinaba más bien la incertidumbre. La entrevista de Fernández en la que apuntó contra el ministro del Interior, a 24 horas de formalizar la convocatoria, movió la sospecha de que el Presidente estaba autoboicoteando la convocatoria. Que haya invitado a cenar este martes a los mismos alcaldes que fueron a Merlo, sin incluir al trío Kirchner-Wado de Pedro-Axel Kicilllof- alimentó esa visión. A pesar de la cita fijada, para seguir con la novela, resta ver el listado de invitados, lo que podría subir el volumen del ruido. 

 

Como ya contó Letra P, el cristinismo avisó en la previa que la mesa no sólo sería para acordar estrategias electorales, sino que pretendía debatir el rumbo (y la gestión) del Gobierno. "No entiende cómo funciona una coalición, que consultar a otro no lo debilita, sino que somos partes que conforman un todo", le endilgó un dirigente del kirchnerismo al mandatario, al admitir también que en la Argentina, un país presidencialista, no hay antecedentes de gobiernos de coalición. "Alberto tendría que ser la síntesis, no la expresión de una parte", completó. 

 

Fernández marcó la cancha en el tuit del llamado, por partida doble. "Como presidente del PJ, el partido más importante de nuestra coalición de Gobierno, he decidido convocar en los próximos días a la conformación de una mesa que diseñe las reglas electorales del Frente y la estrategia a seguir con miras a las distintas elecciones de este año”, definió. Primero se jacta de estar al frente del principal espacio del FdT; segundo, delimita el temario. 

 

La representación y las sillas es otra cuestión que generó suspicacias en la previa. A falta de un método Coqui, la ecuación matemática que el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, ideó para institucionalizar el FdT, las cúpulas partidarias comenzaron a esgrimir para pelear por sus sillas, por un lado, las planillas con su cantidad de afiliados y, por el otro, los cargos que ostentan en los distintos estamentos del Estado. La palabra clave fue "territorialidad", para justificar un mayor peso en sus opiniones. Desde esa óptica, las miradas apuntan a CFK como "la socia mayoritaria de la coalición". 

 

Si la vicepresidenta no asiste y con Máximo Kirchner que ya avisó que quería la mesa, pero no una silla, la ironía podría resultar que sea De Pedro, el ministro con el que no habla, el representante K en el PJ. "Vamos a ir, en los próximos días se definirá quiénes asistirán", jugaron al misterio en el Instituto Patria, ya confirmada la cita. Minutos antes, el ministro del Interior habló en un acto, su primera aparición pública después de la entrevista presidencial, y pidió "dejar las discusiones internas de lado". 

 

Maximiliano Pullaro y el ministro de Desarrollo Productivo Gustavo Puccini.
El peronismo de Neuquén busca su destino. Darío Martínez se planta y rechaza un acuerdo con Rolando Figueroa.

También te puede interesar