CONMOCIÓN NACIONAL

Con dudas sobre los votos, el FdT vuelve a patear la reactivación de Diputados

La sesión que se iba a realizar este miércoles pasó para la semana próxima y quedará en medio de la visita de Manzur y la presentación del Presupuesto 2023.

Cecilia Moreau deberá esperar una semana  más para encabezar una sesión regular en la Cámara de Diputados. El sábado presidió la primera desde que fue elegida al frente del cuerpo, pero estuvo exclusivamente dedicada a tratar el repudio contra el intento de asesinato de Cristina Fernández de Kirchner. Hasta entonces, en el Frente de Todos apuntaban a concretarla este miércoles, pero finalmente fue postergada para el próximo jueves. Esa hoja de ruta implicará que el recinto funcione dos días en la misma semana: el miércoles 14 está prevista la visita del jefe de Gabinete, Juan Manzur, para ofrecer su primer informe de la gestión ante la Cámara Baja. Será un día antes de que el Ejecutivo presente el proyecto de Presupuesto 2023, aunque el ministro de Economía, Sergio Massa no explicará el texto ese mismo día, sino antes del 20 de este mes.

 

El nuevo cambio de fecha para la sesión disparó interrogantes y se multiplicaron este lunes por la tarde, luego de la reunión que el presidente Alberto Fernández tuvo en la Casa Rosada con Moreau y con el titular del bloque del FdT, Germán Martínez. Fuentes oficiales explicaron que la reunión estuvo dedicada a analizar el rodaje legislativo del sábado pasado, pero Martínez dijo a la salida que el Presidente “está con la expectativa de que este repudio al atentado contra Cristina pueda generar que oficialismo y oposición, en sus distintas vertientes, avancen sobre temas que ayuden a seguir consolidando el proceso democrático”.  La frase deslizó que también hablaron de un eventual proyecto para evitar las expresiones de odio en la conversación pública y en los medios.

 

Tanto la postergación de la sesión como la reunión en Balcarce 50 fueron leídas en Diputados como un coletazo por los debates del sábado pasado. Fuentes al tanto de los pormenores del encuentro con el Presidente, deslizaron que la cita también incluyó un repaso sobre la negociación política con el Frente Patria Grande, que este domingo suspendió su separación del bloque oficialista porque el Ejecutivo anunció el financiamiento de una “prestación monetaria extraordinaria no contributiva y de alcance nacional que asegure una adecuada alimentación para las personas en situación de extrema vulnerabilidad”. Las mismas fuentes consultadas aseguraron que también abordaron la agenda legislativa que se viene y las negociaciones que buscan destrabar la sesión, entre la visita de Manzur y el ingreso del plan de cuentas nacionales para el año próximo.

 

En los despachos de Moreau y de Martínez no ofrecieron detalles sobre la reunión en Casa Rosada. Cerca de la titular de la Cámara baja sólo aseguraron que la postergación de la sesión se debe por problemas logísticos de diputados y diputadas de varios bloques. Otros legisladores no desestiman el problema de traslado, pero lo adjudican a la falta de votos para sancionar el Consenso Fiscal 2021 y la prórroga hasta el 31 de diciembre de 2027 de siete impuestos coparticipables que configuran el 32% de los ingresos federales para todas las provincias.

 

Para el debate sobre Consenso Fiscal se espera una votación dividida de Juntos por el Cambio. En el Senado, el PRO votó en contra y volverá a repetir su posición en Diputados, aunque el radicalismo aportará las voluntades que le faltan al oficialismo para transformarlo en ley. “Nosotros respetamos la posición de los gobernadores y entendemos que esto forma parte de la responsabilidad institucional que tienen, porque cuando pactaron con el Ejecutivo no fue gratis y recibieron distintos beneficios a cambio, ahora es sólo una prórroga”, confió a Letra P un destacado integrante de la Comisión de Presupuesto que preside el oficialista Carlos Heller.

 

Hasta ahora hay dos enfoques en danza que obstaculizan la llegada de esa iniciativa al recinto. Está el dictamen del oficialismo, con 25 firmas, que avala la prórroga del texto enviado por el Ejecutivo. Lleva la firma de la exministra Silvina Batakis y es el único proyecto de ley que envió la funcionaria mientras estuvo en el Palacio de Hacienda. En disidencia, JxC anunció un dictamen propio con cambios en las alícuotas de bienes personales y también impulsa una redefinición de las asignaciones específicas de los impuestos. El Gobierno está dispuesto a ceder en este punto y desdoblará el artículo donde aborda el tema, pero no aceptará la disminución de las alícuotas de Bienes Personales. Esa modificación podría destrabar la negociación del proyecto que prorroga por cinco años la imposición de este impuesto junto a Ganancias, IVA y otros gravámenes como el dedicado a los créditos y débitos, al tabaco y al capital de cooperativa.

 

El interbloque de JxC no es el único hueso duro de roer para el oficialismo: el bloque Córdoba Federal también está en plena negociación y su diputado Ignacio García Aresca no firmó el dictamen que impulsa el oficialismo. 

 

Si la oposición acepta la oferta de Economía comenzará a desmalezarse el camino para sumar este texto al temario de la semana que viene. Hasta ahora, según fuentes oficiales, el texto no aparece en los planes de Moreau. Lo mismo sucede con Consenso Fiscal. En los dos bloques mayoritarios del recinto confirmaron que hay una negociación en marcha para destrabar ambos textos, pero ya descuentan que tratarán la ley de enfermería, la creación de tres universidades nacionales y sancionarán las leyes de tratamiento de neumáticos fuera de uso y los permisos para el ingreso y egreso de tropas para ejercicios militares en el extranjero.

 

El exintendente de Santa Fe, Emilio Jatón y el exsecretario general Mariano Granato.
El socialismo llenó Metropolitano en Rosario. 

También te puede interesar