23|1|2023

Macri, el padre de todas las batallas

23 de agosto de 2022

23 de agosto de 2022

El ingeniero se inmiscuye más que nunca en Buenos Aires. Ratifica su idea de destilar el PRO y exige mayor presencia territorial. El rol de Ritondo y Lombardi.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Si bien Mauricio Macri aún no dijo en público si competirá por la presidencia en 2023 ni se expresó de manera pública en favor de alguno de los precandidatos a gobernador de Buenos Aires que propone Propuesta Republicana (PRO), volvió a mostrarse este martes como el gran elector de la oposición en la madre de todas las batallas, el territorio del 37% del padrón electoral nacional. Lo hizo con una serie de reuniones en su oficina en Olivos, a la que asistieron su mano derecha Hernán Lombardi, el presidente del bloque amarillo en Diputados, Cristian Ritondo, y Alex Campbell. ¿Qué ordena? Un partido más puro que tenga mayor presencia territorial y comience a delinear un programa de gobierno que continúe lo hecho hasta 2019 por María Eugenia Vidal.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Según pudo saber Letra P, el expresidente se interiorizó sobre el armado que el PRO tiene en la provincia y reiteró su propuesta de retomar la idea fundacional por la que Cambiemos ganó la elección en 2015. Pidió mayor presencia de la dirigencia en los distritos del conurbano, donde él mismo comenzó a mostrarse en compañía de la dirigencia distrital desde hace meses; ya visitó Quilmes, Lanús, Tres de Febrero, Vicente López, Ituzaingó y La Plata.

 

La bajada de línea interna también explica que haya habilitado a Lombardi a ir a la mayoría de las recorridas proselitistas de Ritondo y oficiar como una suerte de embajador de sus intereses en Buenos Aires. Si bien no se expresó en público en favor de ninguno de los cuatro candidatos amarillos -todos hombres- para disputarle el sillón al gobernador Axel Kicillof (Diego Santilli, Néstor Grindetti, Javier Iguacel y el enviado de la diputada por la Ciudad y exgobernadora), sus últimos gestos dan indicio de su inclinación por el exministro de Seguridad. Este lunes, Ritondo y Lombardi inauguraron un nuevo local partidario en Moreno, similar al que pusieron en marcha hace unos días en Merlo.

 

Otro de los temas que el ingeniero remarcó en esta reunión fue “la posibilidad concreta de ganar y continuar con los cambios profundos” que planteó cuando gobernó. También aseguró que es un problema la cantidad de cargos nuevos que se abrieron en la administración bonaerense, quizá en sintonía con la creación de nuevos ministerios, como el de Medio Ambiente, el de Transporte y el de Mujeres y Género, y la necesidad de “ajustar los puestos y la política”.

 

La agenda nacional también ocupó una parte de la jornada del exmandatario. Con Ritondo charló sobre los próximos proyectos que ingresarán a la Cámara baja y el rechazo que harán al consenso fiscal del gobierno, mientras que con los integrantes del foro de legisladores y legisladoras del PRO se inmiscuyó en la política de cada una de las provincias argentinas. Esto último, a propósito de que este organismo partidario de debate cambió este martes de autoridades: venció el mandato del entrerriano de Esteban Vitor y fue reemplazado por el rionegrino Juan Martin.

 

Estos encuentros diarios en su oficina de la calle Libertador, en el barrio de Olivos, los suele amalgamar en las últimas semanas con recorridas proselitistas en el conurbano. Su última parada fue Quilmes, junto al exintendente Martiniano Molina, con quien charló con vecinos y vecinas en las inmediaciones del Parque Lineal de Don Bosco, luego de las tensiones internas que se generaron a partir de la peña con dirigentes peronistas y las versiones que indicaban que Macri había dicho que había que “dejar de traer inventos a la provincia” como Molina.