24|11|2022

Carolina Losada, la outsider de los 740 mil votos

La senadora radical irrumpió fuerte en la escena política en 2021 y sigue ganando terreno. Por qué aplica para integrar una fórmula opositora.

SANTA FE (Corresponsalía) Cuando hace apenas un año Carolina Losada dejaba atrás las luces del periodismo porteño para lanzarse a la aventura de ser precandidata a senadora nacional en la espinosa interna de Juntos por el Cambio de Santa Fe, en el búnker de la rosarina dificilmente imaginaran lo que se venía. Doce meses y 739 mil votos después, no sólo ocupa la vicepresidencia del Senado, sino que su nombre está anotado en las libretas de casi todas las figuras de la coalición opositora que abrigan sueños presidenciables para 2023.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Es, según pudo saber Letra P, en el armado de Facundo Manes donde mayor interés despierta Losada como eventual compañera de fórmula. Sería un binomio puramente radical para ir a la interna de JxC. Este viernes, incluso, el bonaerense y la santafesina compartirán presencia en La Matanza para poner a circular una foto que dejará más de un mensaje. Algo similar empezó a pasar en el PRO, sobre todo en el larretismo, donde cambió la forma en la que miran a la senadora, al punto tal de ponerla al nivel, en cuanto a consideración para el cargo de vice, del gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés.

 

En las huestes de la senadora, nadie se hace los rulos. “No hay que poner el carro delante de los caballos”, le dicen a Letra P fuentes del entorno de Losada y aseguran que, hasta el momento, la experiodista no recibió ningún ofrecimiento. “No hay candidato a presidente que esté establecido, más allá de las pretensiones de muchos o algunos”, argumentan. También le bajan el precio a una posible precandidatura para la gobernación de Santa Fe. “No es más que un rumor”, se atajan.

 

Losada no pasó desapercibida ni un minuto desde que metió los pies en el barro de la política partidaria. Primero, con una campaña de altísimo perfil destilando un rabioso antikirchnerismo. Después, con una resonante victoria en las PASO de JxC y, luego, en las generales de noviembre sobre el candidato del gobernador Omar Perotti y la vicepresidenta Cristina Fernández. Apenas puso un pie en el Congreso, le arrebató la vicepresidencia primera de la Cámara alta a Martín Lousteau. Un sprint a puro vértigo.

 

La senadora no tiene definido su futuro o, en todo caso, esconde bien las cartas. Su juego, como ya contó Letra P, es a dos bandas: discurso nacional de alto rendimiento aprovechando su pasado mediático combinado con una cuidada presencia en Santa Fe. Su entorno mira los números de reojo y mantiene stand by la definición de a dónde apuntar el GPS. La Casa Gris o la silla de CFK en el Senado, opciones.

 

También hay mucho celo en el espacio de Losada en no mostrar preferencia alguna por las figuras que se disputan la marquesina presidencial en JxC. Destacan que “hay buena relación y muchas coincidencias con Manes, pero también las hay con (Gerardo) Morales, (Horacio Rodríguez) Larreta y Patricia (Bullrich)”. Por el momento, la idea es continuar una construcción con otras figuras de la coalición que sirva para incluir a referentes de otros partidos que quieran “debatir ideas y no personas”.

 

Sabiendo que la interna será un hecho y con los casilleros aún en blanco, una de las alternativas que se baraja para la conformación de las boletas del próximo año en JxC es la “fórmula mixta”. Sería la posibilidad de que un nombre del PRO encabezara la fórmula y fuera secundado por uno del radicalismo y viceversa. “Hay quienes piensan que las PASO son una pulseada entre partidos que debilita a la coalición. Entonces, las fórmulas cruzadas garantizan que los espacios siempre tengan una representación en el número uno o en el dos”, reflexionó un boinablanca.