17|1|2022

Losada blindó los votos y le dio a Juntos por el Cambio una victoria cantada

15 de noviembre de 2021

15 de noviembre de 2021

La periodista contuvo el caudal de la interna y ganó sin atenuantes. Fuera de Rosario, barrió con todo lo que le apareció enfrente. De la nada a la gloria.

La elección de Santa Fe se zanjó en septiembre. La periodista y debutante Carolina Losada comandó a Juntos por el Cambio (JxC) a una victoria sin atenuantes ante el peronismo de Omar Perotti y el progresismo. Con un apoyo ordenado del espacio, sobre todo del radicalismo, la debutante contuvo los votos de las PASO, sumó unos pocos más y le dio dos bancas a la coalición opositora. La secundará el intendente de Avellaneda Dionisio Scarpin, dueño del norte.

 

Losada no creció demasiado en los últimos dos meses. Retuvo todos los votos de sus derrotados en la interna y sumó 63 mil votos para totalizar, con el 98 por ciento del padrón, 726 mil voluntades. Quedó lejos del presagio del millón de votos que ilusionaba a la coalición unas semanas después de la interna. También de los 850 mil que presagiaban distintos actores de JxC hace unos días. A la postre, el PJ achicó solo dos puntos.

 

En ese engordar, Losada gozó del peso territorial que le aportó la UCR, en la figura del diputado provincial Maximiliano Pullaro. A la vez, se pegó a cuanta referencia nacional bajó a la provincia. Prolija, en puntas de pie, la periodista, con el sabio consenso de su equipo de asesores, se concentró en no dilapidar nada de lo que ya había conseguido. Con eso le alcanzaba para celebrar. Y celebró.

 

A JxC, la victoria, le alcanza para meter cinco bancas en la Cámara baja del Congreso. Es el número que había quedado saldado en la PASO. En su visita a la provincia, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta pidió un esfuerzo para alcanzar las seis. Mario Barletta, cabeza de lista, es uno de los dos UCR del quinteto. La otra es la segunda, Victoria Tejeda, excandidata a vicegobernadora, aliada de Pullaro. Siguen la nómina tres PRO, Germana Figueroa Casas, Luciano Laspina y Gabriel Chumpitaz, a quien le tocará abandonar la Legislatura provincial.

 

La clave del triunfo estuvo otra vez en el norte, centro y sur de la provincia. En concreto, fuera de Rosario. En el departamento General Obligado, la zona de Scarpin, Losada llegó a unos monstruosos 60 puntos. En la capital, además, la ventaja fue de 13 puntos. En General López, región donde prevalece el rechazo al kirchnerismo, la diferencia arañó los 20. En Rosario y alrededores, la cosa favoreció al Frente de Todos.

 

Arriba del escenario, salvo José Corral que se quedó en la capital, Losada contó con el apoyo de toda la coalición. “Agradecemos a la gente que nos votó, que nos volvió a elegir y que volvió a confiar en nosotros. A todos ellos quiero decirles que hicieron bien, porque no les vamos a fallar y vamos a estar ahí para ustedes“, soltó, desde el centro.

 

“Queremos que Santa Fe pase a ser una provincia importante para el país, hace rato está olvidada, nadie le ha prestado atención durante mucho tiempo y eso es porque no fue defendida cómo correspondía. Vamos a defender los intereses de todos los santafesinos”, añadió.

 

«Santa Fe hace rato está olvidada, nadie le ha prestado atención durante mucho tiempo y eso es porque no fue defendida cómo correspondía»

Abordada por un enjambre de periodistas, evadió cualquier manifestación fuera de libreto. No identificó referente nacional al que persiga y avisó que falta mucho para 2023, que ni se le pasa por la cabeza ser candidata a gobernadora.

 

En un par de meses, dejó el periodismo, se dejó tentar por su hermana Georgina, militante radical, y sacó 40 puntos en su primera elección. “Una bomba electoral”, como la suele definir Pullaro.