08|8|2022

Valdés, el radical que está en la mira de Larreta para una fórmula mixta

08 de junio de 2022

08 de junio de 2022

El gobernador de Corrientes se posiciona como una de las figuras de peso en la UCR. Relaciones internas, preferencias y el coqueteo con el alcalde porteño.

Envalentonado con el triunfo electoral en Corrientes, que le permitió conseguir un segundo mandato, el gobernador Gustavo Valdés comenzó a planificar su salida del pago chico y transformarse en un dirigente de peso en la Unión Cívica Radical (UCR) y también en Juntos por el Cambio (JxC). Con un rol más activo a nivel nacional, se convirtió en una de las figuras vicepresidenciables para 2023 y, de hecho, es quien está en la mira del alcalde Horacio Rodríguez Larreta para ser su compañero de fórmula.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En diálogo con Letra P, su entorno explica que la decisión de pasar a jugar en las ligas mayores se debió al "espaldarazo" que recibió el 29 de agosto pasado cuando se impuso en los comicios provinciales con el 77% de los votos. Ese día, los principales dirigentes del radicalismo se subieron a los festejos y capitalizaron la victoria de Valdés. 

 

El correntino está convencido de que la UCR necesita tener referentes nuevos en todo el país. “Siembro política para cosechar candidatos”, repite como mantra. De ahí su apoyo y financiamiento a diferentes dirigentes radicales en distritos que exceden a su provincia, incluso en lugares donde ya hay figuras instaladas desde hace tiempo.

 

La idea de ganar terreno en el plano nacional y disputar poder dentro del partido boinablanca ocasionó una fuerte tensión con su par de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, con quien mantiene buen diálogo aunque no es tan frecuente como antes. Valdés destaca la necesidad de abrir una línea interna dentro del radicalismo con los dirigentes de “la renovación”. Allí entrarían a jugar Facundo Manes, Carolina Losada, Rodrigo De Loredo y Martín Lousteau, entre otros.

 

Quienes lo conocen aseguran que Valdés es un hombre de carácter, que no duda a la hora de dar un golpe sobre la mesa cuando defiende sus ideas. Su decisión de levantar el perfil es "incompatible" con los planes que tiene en mente su colega jujeño, quien blanqueó sus intenciones de ser candidato a presidente.  

 

“Morales estaba muy cómodo siendo la voz cantante en la UCR hasta que apareció Valdés y planteó sus diferencias. No obstante, la relación entre ambos es cordial”, sostuvo uno de los dirigentes de la mesa de conducción nacional del partido.

 

En la UCR valoran cómo el mandatario provincial supo independizarse de su padrino político y antecesor, Ricardo Colombi, para construir su propio camino. “Cuando ganó su primera elección, de la mano de Colombi, se pegó automáticamente a los referentes del norte como Morales, Luis Naidenoff, y Ángel Rozas, pero luego se sentó a discutir temas con ellos de igual a igual”, agregó la misma fuente.

 

Una de las características que lo diferencia de Morales es la manera de ejercer el poder dentro del partido. “Gerardo le pisa la cabeza a quienes están abajo e impide que la levanten”, sostuvo un senador nacional. 

 

Tal como contó Letra P, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, montó un operativo de seducción para tener a Valdés como vice en una eventual fórmula presidencial. “Horacio se ve muy reflejado en Gustavo. Desde 2017 buscó construir una alianza con él”, explica un colaborador del alcalde. Entre ellos hay "buena sintonía", aunque tuvieron varios chispazos durante el último año. 

 

El último desencuentro se dio en noviembre pasado durante los festejos de JxC tras las legislativas. Ese día, personal de seguridad no lo dejaba ingresar al predio y el gobernador, ofuscado, amagó con volverse a su provincia. El senador Alfredo Cornejo y el secretario de Asuntos Estratégicos porteño, Eduardo Macchiavelli, tuvieron que salir a calmarlo y lograron que ingrese. 

 

“Es un dirigente moderno, seductor, que muestra gestión. No tiene la filosofía del PRO, pero es muy parecida”, remarcó uno de los armadores de Larreta. “Nosotros lo queremos, él a nosotros. Es el más parecido a Horacio que hay dentro de JxC. Hay buena sintonía entre ellos”, agregó otro de los integrantes de la mesa que tiene como objetivo que el jefe de Gobierno se convierta en el sucesor de Alberto Fernández.