17|1|2023

Jalil saca cuentas para liquidar la reelección indefinida en Catamarca

17 de abril de 2022

17 de abril de 2022

Es una de las tres provincias sin límites para repetir. El gobernador quiere un máximo de dos mandatos para todos los cargos. El número mágico de la oposición.

TUCUMÁN (Corresponsalía) El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, está decidido a cumplir con una de sus promesas de campaña y buscará que antes de fin de año se convoque y reforme la constitución provincial. Para lograrlo, deberá convencer a la oposición para que se siente a dialogar y llegar a acuerdos para darle legitimidad al llamado, aunque también necesita de sus votos. Hasta ahora, no lo ha conseguido. El mandatario provincial llegó a la Casa de Gobierno en 2019 prometiendo podar el gasto público y limitar los mandatos en los tres poderes del Estado. En Catamarca rige la reelección indefinida para la figura del gobernador, un permiso que solo sigue vigente en Formosa y Santa Cruz. La cruzada de Jalil para limitar esa posibilidad a solo dos mandatos para todos los cargos se transformó en una bandera que, paradójicamente, puede resultar vital para el otro de sus objetivos: asegurarse la reelección en 2023.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Otra propuesta de Jalil es transformar la bicameralidad vigente en una Legislatura unicameral. En la actualidad, existe un Senado provincial con 16 bancas (una por departamento) y una Cámara de Diputados con 41 escaños. "Queremos bajar a 36 legisladores en una sola Cámara", sostuvo el gobernador en una entrevista a medios locales.

 

"Sería una locura, porque perderían representación los departamentos y llegarían a los cargos los dirigentes surgidos de los distritos con mayor concentración de votantes. Iría en detrimento de la pluralidad de voces", sostuvo el diputado provincial de Juntos por el Cambio (JxC) Alfredo Marchioli, en abierta oposición a esta iniciativa oficial.

 

Todo el proceso es seguido de cerca por la senadora Lucía Corpacci. Exgobernadora y presidenta del Partido Justicialista local, para Jalil "Lucía es la Cristina (Fernández de Kirchner) del presidente Alberto Fernández", según un veterano político del peronismo catamarqueño. Dos gestos en las redes sociales muestran las diferencias, aunque sutiles, que hay en esta sociedad política. Tras la aparición de los afiches que el 28 de marzo empapelaron el centro de la ciudad de Buenos Aires en los que se acusaba a CFK de "asesina", Corpacci expresó dos veces su repudio en Twitter. La primera, como integrante del bloque del Frente de Todos en el Senado. Unos días después, como titular del PJ catamarqueño. Jalil no emitió ningún mensaje. "Tiene una estrecha relación con Sergio Massa y busca mantener un perfil propio", señaló a Letra P un funcionario de segunda línea para explicar ese silencio.

 

Corpacci impulsó sin éxito en 2014 una reforma de la Constitución provincial que incluía la supresión de la reelección indefinida para todos los cargos electivos. Ahora, el fallo que habilitó a Guillermo Ferreyra, intendente de Fray Mamerto Esquiú, para competir por un tercer mandato elevó la temperatura del debate.

 

Las dos campanas

No será fácil para Jalil sentar en una mesa de acuerdos a la oposición que hace dos semanas ya lo desairó. Invitó a las autoridades de todos los bloques políticos a un encuentro, tras la aprobación en Diputados de los acuerdos mineros, pero no fueron y le respondieron con un duro comunicado. "Nos quería nada más que para la foto, sin ánimo de un verdadero diálogo", sintetizó Marchioli en diálogo con Letra P.

 

"La oposición no quiere dialogar. Debería rever su postura, porque es necesaria la reforma de la Constitución. Es una deuda de la política con la sociedad. Se puede debatir sobre los tiempos y otros aspectos a modificar, pero no podemos mirar para otro lado", retrucó el diputado provincial y presidente del bloque del Frente de Todos, Ramón Figueroa Castellanos, en diálogo con este medio.

 

"No estoy muy seguro de que el contexto ayude a que haya reforma. La gente está preocupada por otras cosas, pero si hay voluntad y la política es el arte de lo posible, habría que avanzar, porque nuestro espacio siempre lo planteó", reflexionó Figueroa Castellanos. Tampoco lo descartó de plano Marchioli y dejó una puerta abierta para una convención constituyente: "Si hay acuerdos, se puede llamar antes de fin de año, pero tiene que ser  un diálogo planificado, con fuerte presencia parlamentaria, con expertos y funcionarios de áreas clave, como salud, educación, desarrollo social y minería".

 

El dirigente opositor de origen radical insistió en que sería fundamental que una hipotética nueva carta magna local incorpore institutos que garanticen la transparencia en el manejo de los fondos públicos. Por ejemplo, que no pueda contratar con el Estado ninguna empresa que esté ligada al gobernador hasta un segundo grado de parentesco, como mínimo. También reclamó que se establezcan políticas claras de protección del medio ambiente e inversiones sociales en las zonas en donde se desarrollen explotaciones mineras.

 

Dos tercios y dos votos

Para reformar la Constitución catamarqueña es necesaria una ley que debe ser aprobada por ambas cámaras provinciales con una "mayoría calificada y jerarquizada" que alcance las dos terceras partes de los votos. En el Senado, el gobernador reuniría sin inconvenientes los dos tercios, pero en Diputados requerirá 27 votos sobre un total de 41. Como el oficialismo ocupa 25 bancas, necesitará sí o sí de, al menos, dos voluntades opositoras.

 

Antes de sacar cuentas, el primer escollo para Jalil será acordar las características de la convocatoria. Mientras el oficialismo va por un llamado a libro abierto, la oposición pretende que la convocatoria se enfoque en la modificación de artículos específicos.

 

Dirigente relacionado desde hace décadas a empresas de salud e inmobiliarias, Jalil suele tener desayunos de trabajo con su equipo de trabajo más cercano, costumbre que lo acompañó cuando fue diputado y como intendente de San Fernando del Valle de Catamarca. Para darle continuidad a ese modo de relación, días atrás en una conferencia de prensa, en la que expuso temas relacionados con la minería, anunció que este lunes 18 invitará a diputados y diputadas de todos los bloques a un desayuno de trabajo en cuya agenda figura, entre otros temas, el asunto de la reforma constitucional. Quizás sea el primer paso hacia la enmienda que anhela o se transforme en un nuevo desaire opositor.

 

Por las dudas, dos personas de su entorno más cercano ya trabajan en un borrador del discurso que el gobernador leerá el 1° de mayo para abrir el período de sesiones ordinarias en ambas cámaras. Todas las miradas estarán puestas en si en uno de sus párrafos incluye su sueño reformista.