NICOLÁS KREPLAK

“Es indispensable que Kicillof tenga un segundo mandato”

El ministro de Salud empuja la reelección del gobernador. Crisis en Todos, integración del sistema sanitario, FMI y más, en esta entrevista con Letra P.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El ministro Nicolás Kreplak no duda: “Es indispensable que (Axel) Kicillof tenga un segundo mandato”, dice. En entrevista con Letra P, habla maravillas del gobernador de Buenos Aires, describe la situación actual de la pandemia de coronavirus y traza los objetivos centrales de su gestión en el Ministerio de Salud, entre los que destaca la integración del sistema sanitario argentino. En línea con La Cámpora, agrupación de la que es parte, revaloriza la discusión al interior del Frente de Todos (FdT) y dice que es “evidente” que el gobierno debe hacer “modificaciones fuertes” para mejorarle la vida a la gente. ¿Es posible salvar la unidad de la coalición? “Es necesario. Hay que resolverlo cueste lo que cueste”, afirma el sanitarista.

 

-¿En qué situación de pandemia está la provincia?

 

-Muy bien en caída de casos, pero en un alto nivel de transmisión de enfermedades respiratorias. Hay contexto para enfermarse, pero no de Covid por el enorme nivel de inmunidad de la población.

 

-¿Está transformándose en una enfermedad respiratoria más?

 

-No estoy seguro, nadie lo sabe, pero no me parece que tenga el nivel de capacidad de mutación para parecerse a la gripe que todos los años vuelve. Si pasamos el invierno sin una situación de gravedad, se termina el modo pandemia.

 

-¿Cómo es el sistema de salud integrado que usted propone?

 

-El sistema de salud en Argentina está muy fragmentado. Dependiendo de qué obra social tenga o dónde viva, la persona tiene acceso a diferentes cosas. No es igual para todos. Tiene que haber igualdad y para eso es necesario integrar el sistema de salud. Lo hicimos durante la pandemia. Pero eso no nos pasa con los infartos, la mortalidad infantil, el cáncer. En el sistema de salud hay inequidad, los pobres sufren más.

 

-¿Cuáles serían los alcances concretos de esa integración?

 

-El objetivo de fondo es que cada persona no tenga que saber qué dice su obra social o que dice su prepaga o su municipio para saber cómo acceder a un derecho, sino que nosotros nos ocupamos. Si la persona tiene un problema de salud, no importa quién lo financie, el sistema la tiene que acompañar y alojar. No queremos sacarle nada a una obra social, queremos saber qué está pasando con la salud en el país. Por ejemplo, cuántos infartos hay en un territorio y si los servicios de cardiología alcanzan a atenderlo o no. Si cada uno hace lo suyo por su lado, no funciona. Capaz que todos juntos podemos poner un servicio de hemodinamia en el mismo lugar al mismo tiempo. Hay que integrar la información del sistema de salud, que haya una única historia clínica que tengan todos; hay que hacer compras conjuntas para conseguir mejores precios, articular la producción de medicamentos del Estado y los laboratorios. Tal vez no le cambie tanto a alguien que vive en una zona céntrica y tiene una obra social muy importante, pero hay un porcentaje muy importante de la población que se está quedando afuera.

 

-¿Cómo se logra esa integración?

 

-Con inversión del Estado. Con las obras sociales, debemos pensar qué hacemos para que, por ejemplo, las personas que padecen cáncer tengan los mismos estándares de cuidados, tengan prepaga, obra social o se atiendan en el sector público.

 

-¿Qué se necesita para eso?

 

-Debemos llegar a acuerdos de financiamiento y de compras conjuntas. Las tapas de los diarios decían “van por las cajas…”. Todos los que nos dedicamos al tema sabemos que no hay ninguna caja en discusión, nadie quiere tocar ninguna caja.

 

-¿A qué responde, entonces, el rechazo de empresarios y sindicalistas? ¿Se tocan intereses?

 

-Siempre se tocan intereses; el tema cuáles y de quiénes. No son los intereses de todo el sector privado, porque no todos son iguales. Hay sólo un sector muy minúsculo que es muy nocivo para la salud. Nadie va a quedar afuera, lo vamos a discutir con las obras sociales, las prepagas, los trabajadores y la comunidad.

 

-¿Es el momento para empezar la discusión?

 

-Sin dudas. Es indispensable y ya empezamos.

 

-¿Será uno de los temas centrales del congreso de la Salud que se hará en Mar del Plata?

 

-Sí. La idea es que todos los sectores lo debatamos ahí e intentar construir cuatro o cinco líneas que salgan y terminen con marcos normativos que las plasmen.

 

-¿Busca que de allí surja un proyecto de ley?

 

-Sí.

 

-¿Cuáles son los objetivos centrales en Salud dentro del plan 6x6 presentado por Kicillof?

 

-Uno tiene que ver con IOMA. Otros son el proceso de digitalización de historias clínicas, el banco de prótesis que ya está funcionando pero que hay que seguir, la puesta en valor de todos los hospitales con el programa “Hospitales a la Obra”. Pero, sin dudas, el desafío más grande de estos seis años es la integración del sistema.

 

-¿Por qué Kicillof tiene que ser reelecto?

 

-Axel es un trabajador incansable, una persona muy inteligente. Si se dan las condiciones y él quiere, sería indispensable que esté cuatro años más, un mandato más. Es un gran gobernador y necesita un mandato más. Pero, insisto, lo más importante es el proyecto político.

 

-¿Cómo ve la crisis política que atraviesa el Frente de Todos?

 

-Está bien que haya discusiones. Es evidente que hay que hacer algunas modificaciones fuertes. No sólo porque perdimos, sino porque hay una necesidad de la gente. Nuestro laburo es gestionar bien y cada uno tiene que hacer la parte que le toca. Si alguien no lo hace bien, el conjunto de la conducción del frente lo tiene que acomodar.

 

-¿Es posible superar la crisis sin que se rompa el frente?

 

-Debemos resolverla cueste lo que cueste, por la responsabilidad que tenemos con la gente que nos votó y por nuestra historia.

 

-¿Ve a los máximos referentes de Todos haciendo lo posible para solucionar la crisis?

 

-Lo van a tener que hacer, con todos adentro. Va a pasar, con más o menos discusión. Hay que achicar lo más posible los problemas innecesarios y laburar por la gente.

 

-¿Está de acuerdo con la postura que tomó Kirchner respecto del acuerdo con el FMI?

 

-El FMI no viene a ayudar a los países en desarrollo y no tenemos que tener confianza en que las cosas van a salir bien cuando en toda la historia el Fondo empujó a políticas de ajuste. Desde mí área lo veo: cada vez que se ajusta aumenta la mortalidad. No podemos ir a eso. Al acuerdo tenían que votarlo aquellos que lo generaron, de eso no hay ninguna duda. Y está muy bien que una parte del Frente de Todos, con Máximo, pero muchos más también, que creen que no pueden acompañarlo, que no los representa, no lo hagan. Pero sabiendo que ya estaba la herramienta asegurada para el gobierno. En ese voto está también el desacuerdo con el FMI, está bien y es razonable.

 

-¿Este acuerdo puede perjudicar alguno de los objetivos que tiene en Salud?

 

-Sin dudas va a repercutir. Sin este crédito tendríamos perspectiva de crecer mucho más rápido en el sistema de salud. Va a costar crecer como en otras épocas. Pero yo sé, porque lo dijo el gobernador, que va a hacer todo lo posible para que no tengamos que hacer ajustes sobre lo que tenemos.

 

Victoria Villarruel, vicepresidenta de la Nación.
Daniela Ortíz, directora de Seguridad Vial en el gobierno de Javier Milei

También te puede interesar