14|8|2022

Universidad de Tucumán: Manzur juega una ficha en un mapa de lealtades rotas

26 de marzo de 2022

26 de marzo de 2022

La casa de estudios va a las urnas con dos listas que mezclan aspirantes radicales y peronistas. La tirria del jefe de Gabinete contra un histórico armador.

La Universidad Nacional de Tucumán (UNT) elegirá este año nuevas autoridades entre dos fórmulas que muestran referencias e identidades políticas cruzadas. El actual rector, el radical José García, apoya la candidatura del binomio integrado por su correligionario Sergio Pagani (actual vicerrector) y la peronista Mercedes Leal (Filosofías y Letras). Enfrente, el jefe de Gabinete y gobernador en uso de licencia, Juan Manzur, apuntala a la dupla boina blanca que forman José Pío Jiménez (Ciencias Económicas) y Hugo Fernández (Ciencias Naturales), donde confluyen sectores del radicalismo más conservador.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Desde la recuperación de la democracia en 1983, la UNT, en la que se forman hoy 65.000 estudiantes, es una de las instituciones en las que la presencia del radicalismo y de la agrupación estudiantil Franja Morada juegan fuerte. Ese peso puede leerse en la figura de José Hugo Saab, egresado de la Facultad de Bioquímica de la casa y desde hace décadas hombre fuerte de la universidad. Con un cargo de alto volumen político, secretario General, es una suerte de coordinador de la gestión que viene del radicalismo, pero tendió puentes con el peronismo a través del exgobernador José Alperovich y luego de Manzur.

 

Esa buena relación lo llevó a ocupar un cargo como asesor de Nicolás Trotta, el primer ministro de Educación designado por Alberto Fernández, pero también a tener que dejarlo como parte del enfrentamiento entre Manzur y su vice, Osvaldo Jaldo, ahora a cargo de la provincia. Como contó Letra P, en marzo de 2021 la interna en la cima del poder tucumano estalló cuando Jaldo impuso como Defensor del Pueblo a Eduardo Cobos, dejando de lado a Fernando Said Juri Debo, el ombudsman en funciones y postulante de Manzur. En la terna con Cobos estaba también la contadora María Emilia Saab. En medio de la disputa, el hombre fuerte de la UNT buscó tomar distancia: "No soy asesor de Manzur ni lo soy de Jaldo", dijo. No alcanzó. En esas declaraciones televisivas también contó que había recibido un llamado del jefe de gabinete de Trotta, Matías Novoa, para exigirle la renuncia a su cargo por pedido del entonces mandatario provincial.

 

En estas elecciones, Jaab apoya a la fórmula Pagani-Leal y Manzur se encargó de avisar que su candidato es Jiménez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas que mantuvo vínculo con el gobierno provincial a través del ministerio de Gobierno y Justicia. En los últimos días, se mostró con el secretario de Políticas Universitarias, Oscar Alpa, y también con Emiliano Yacobitti, el diputado nacional que oficia de armador de la línea Evolución en la UCR y es referente en Económicas de la UBA.

 

¿Cómo llegó Saab al peronismo? La respuesta hay que buscarla en la tradición que marca el pulso de las elecciones en la UNT e indica que quien ocupa la vicerrectoría durante un periodo, encabeza la próxima fórmula. Sin embargo, en 2010 el contador Juan Alberto Cerisola quiso un segundo mandato y dejó trunca la proyección de María Luisa Rossi de Hernández. Su vicerrectora se postuló enfrentándolo, con apoyo de Saab, y perdió. Eso implicó el alejamiento del operador radical de la gestión universitaria y el acercamiento al gobierno de Alperovich, de orígenes radicales que se difuminaron con su acercamiento al justicialismo. Se cruzaban así las identidades y los ámbitos de gestión. Cerisola tenía a Alicia Bardón como vice, una investigadora que fue decana de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia por ocho años y se convirtió en 2014 en la primera mujer en conducir la UNT.

 

Pagani y Leal, la fórmula de Futuro UNT que tiene a Saab como espónsor.

Su llegada al rectorado implicó la vuelta del peronismo a ese cargo luego de casi 70 años. Antes de Bardón, hay que remitirse a 1945, cuando el farmacéutico y doctor en Farmacia y Bioquímica Horacio Descole fue designado rector. El golpe de Estado de 1955 intervino la UNT y Descole fue uno de los tantos cesanteados, lo que lo impulsó a partir a Chile.

 

Entre la mayoría radical que ocupó el rectorado en la UNT hay dos que proyectaron sus carreras políticas. Uno fue Rodolfo Campero, primer rector tras la recuperación de la democracia que, luego de dos mandatos, se convirtió en diputado nacional, directivo del Banco de la Nación Argentina e interventor de ANSES. El otro fue Mario Marigliano. Rector entre 1998 y 2006, fue candidato a gobernador de Tucumán en 2007 por la Unión Cívica Radical (UCR). Fue derrotado ampliamente por Alperovich, quien obtuvo en esa oportunidad su reelección con casi el 80% de los votos.

 

Jiménez-Fernández, la dupla de la lista Somos UNT que banca Manzur.

Bardón tuvo como número dos en la gestión al exdecano de Ciencias Exactas José García, quien encabezó la fórmula en 2018. Un radical volvía entonces a conducir la universidad y lo hacía en sintonía con el Gobierno a cargo de la alianza Cambiemos.

 

Su vicerrector es Pagani, ingeniero de buen vínculo personal con García y con un perfil bajo en el armado político de la casa. Está acompañado en la lista Futuro UNT por Leal, decana de Filosofía y Letras y exsecretaria del gremio docente en los 90. Fue funcionaria del ministerio de Educación en los inicios del gobierno del Frente de Todos, cuando estuvo a cargo del Instituto Nacional de Formación Docente (INFOD) un año y medio. Dejó ese rol para cumplir con su proyecto de disputar y conducir la UNT. Si ganan, el acuerdo es que Leal represente a la universidad en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) integrando el bloque peronista.

 

Este cruce de identidades políticas comenzará a medirse en mayo, cuando se voten consejeros y consejeras en cada unidad académica. El 19 se constituirá la Asamblea Universitaria que definirá con su voto a quienes conducirán entre 2022 y 2026 a la institución que ya cuenta con 180 años de vida y es considerada “la madre” de las universidades del noroeste argentino. La asunción de las nuevas autoridades está prevista para el 25 mayo.