31|1|2023

De Loredo escapa del factor Macri y acelera su scouting para la interna

29 de noviembre de 2022

29 de noviembre de 2022

Lanzado a la gobernación, el diputado radical suma intendentes con pragmatismo. Silencio ante la reunión del líder PRO y Llaryora. ¿Es el preferido del Panal?

CÓRDOBA (Corresponsalía) Aunque el modo elegido para confirmarlo haya generado alguna sorpresa, la decisión de Rodrigo de Loredo de disputar la precandidatura de Juntos por el Cambio (JxC) a la gobernación sigue tomando forma y puede rastrearse en el paulatino endurecimiento de sus discursos, ya por propia boca, ya por oficios de su entorno. El tono busca despejar cualquier duda sobre la firmeza de su intención. El diputado no solo contempla la posibilidad de una elección interna para dirimir fuerzas con Luis Juez: directamente se prepara para ello.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Nuestra prioridad, como parte de Juntos por el Cambio, es ganar las elecciones. Eso es innegociable. Si somos los candidatos, mejor, pero vamos por todo. No especulamos. No sabemos si ganaremos, pero sabemos jugar en internas porque así hemos construido nuestra trayectoria. Por eso esperábamos el momento. Si vamos a buscar algo, lo hacemos convencidos, no hay vuelta atrás. No vamos a huir de repente. Vamos a competir y nos preparamos para ello”, enfatizan en el entorno del extitular de ARSAT.

 

Bajo tal premisa, sigue sumando adhesiones en toda la provincia. Por un lado, cuenta con un nutrido grupo de intendentes. Algunos ya han hecho público su apoyo en un encuentro realizado hace dos meses en Villa Carlos Paz. Allí destacan Luis Picat de Jesús María, Gustavo Botasso de Hernando, Oscar Saliba de Huinca Renancó, José Bria de Morteros, o Matías Gvozdenovich de Arias.

 

En otros casos se han ido sumando a medida que De Loredo pisaba sobre las piedras para cruzar su Rubicón. Inclusive, algunos que hasta entonces amenazaban con impulsar nombres propios y con presencia territorial. Aún impredecible para muchos correligionarios, Carlos Briner, alcalde de Bell Ville, dijo presente en el lanzamiento del joven parlamentario.

 

Política al fin, el scouting se subsume al pragmatismo necesario para resultar airoso en una contienda de este estilo. La posibilidad de un triunfo propiamente radical se ofrece como herramienta de seducción. “Hay pueblos y ciudades donde tenemos representantes afines. Son prioridad, pero si hay otro que nos garantiza más votos, sea porque es el favorito, intentaremos cerrar con ese. Queremos ganar”, remarcan en el grupo que rodea al precandidato. Más clara parece la colecta de apoyos en la capital provincial. Como contara Letra P, el De Loredo cuenta con el beneplácito de tres de las cinco figuras de JxC que trabajan en sus precandidaturas a la intendencia. Especialmente de Juan Negri, con quien coordina acciones conjuntas desde hace meses.

 

Hipótesis

En algunos corrillos sostienen que a Hacemos por Córdoba “le conviene” enfrentar a De Loredo. Aún ramplones, tales análisis indican que el dirigente radical es menos conocido, acaso menos "picante", que Juez. Tal hipótesis justificaría también una eventual intervención del aparato schiarettista en los proyectados comicios internos. Así lo sigue expresando públicamente el propio senador.

 

Los supuestos obran como acicate para el ímpetu deloredista. “Dicen que prefieren enfrentarnos, porque sería más fácil ganarnos. No lo creo. Rodrigo ha crecido mucho y va a seguir creciendo. Tiene gran potencialidad como candidato. Es disruptivo y tiene muchos atributos, como los valores que expresa. Eso genera incertidumbre al Gobierno”, dice uno de los armadores del espacio. Tal incertidumbre, sostiene, se constata observando los pasos dados por el schiarettismo en las últimas semanas, desde el tibio posicionamiento de Martín Llaryora como candidato hasta la indefinición del cronograma electoral para el próximo año.

 

“El peronismo está preocupado. No ve un escenario fácil. No tiene claro ni cuándo llamará a elecciones. Se frustró el lanzamiento de Llaryora por el caso de Oscar González. Si el peronismo supiera que gana, llamaría a elecciones sin dejar dudas”, amplía la joven voz consultada.

 

Ese escenario, subraya, debe alentar a la unión del espacio. Por ello pide un proceso de definición de fórmulas sin agresiones, con generosidad para aceptar los resultados que ocurran. “No tenemos problemas en acompañar si perdemos. Lo importante es asegurar la mejor fórmula para ganar en 2023. Por eso es necesario contar cuanto antes con el reglamento”, amplía la fuente.

 

El alegato por la unidad cobra otro sentido tras la controversia en torno a la reunión entre Mauricio Macri y Llaryora, que generó nuevos remezones al interior de JxC y la ira juecista por considerar el encuentro funcional a los intereses del oficialismo cordobés y una bomba sucia para el futuro cambiemista. En las últimas semanas, el precandidato radical había encadenado encuentros con el líder del PRO, en lo que fue interpretado como un aval explícito a sus aspiraciones, tanto como una ratificación del escaso apego macrista por la figura de Juez.

 

Sin embargo, en el entorno del diputado optaron por el silencio ante la requisitoria de este medio sobre si alguna de esas esquirlas impactaba en la figura del jefe del bloque Evolución en Diputados. Este lunes, como toda respuesta, circularon las fotos de carteles colocados en distintos puntos de la provincia. En ellos se ve a De Loredo sonriendo junto a los intendentes que hicieron públicos sus avales. Todos usan un mismo slogan, popularizado por el expresidente: "Es por acá".