LETRA P EN SAN PABLO

Bolsonaro cerró la campaña en un estado clave para el ballotage

El presidente viajó hasta Minas Gerais, la región termómetro de cada elección. La esperanza de dar vuelta las encuestas con promesas al bolsillo.

SAN PABLO (Enviado especial) Como ya es tradición en sus actos, Jair Bolsonaro el presidente que este domingo buscará la reelección, cerró su campaña con una motocicleada y una caravana de autos en Minas Gerais, el estado del centro del país que sirve como termómetro de las tendencias electorales nacionales. Con la esperanza de revertir el resultado adverso que consiguió en la primera vuelta, el jefe de Estado reiteró sus promesas económicas y se mostró junto a una multitud. 

 

La legislación electoral de Brasil es flexible y permite los actos hasta el último día de la elección, pero en la previa prohíbe que los candidatos hablen en público. Por eso, el jefe de Estado llegó directamente desde el aeropuerto local hacia el barrio de Barreiro, donde comandó una marea de motos y autos que lo recibieron con el tradicional grito de “Mito, Mito, Mito” junto al gobernador reelecto, Romeu Zema, quien le manifestó su apoyo luego de la primera vuelta

 

A diferencia del anterior cierre, cuando atascó uno de los accesos de San Pablo de la mano de miles de personas que fueron a recibirlo, este sábado el jefe de Estado eligió Belo Horizonte como el broche de lo que puede ser su última campaña presidencial. La elección no es azarosa: el estado mineiro representa el segundo centro electoral con más de 12 millones de votantes y está ubicado en el centro del país, por lo que funciona como un termómetro de lo que ocurre a nivel nacional y, según estipula la historia, quien gana Minas Gerais, gana la elección. Solo un hombre llegó al Palacio de Planalto sin ganar esta provincia: Getúlio Vargas, en 1950.

 

El escenario para el oficialismo en esta región no es optimista. En la primera vuelta se impuso el candidato por el Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, con el 48,2% de los votos contra el 43,6% de Bolsonaro. Según la última encuesta de Atlas, el resultado este domingo sería 51,7% a 48,3%; y, según Datafolha, la oposición ganaría con el 52% contra el 48%. 

 

Durante esta nueva campaña, el jefe de Estado recorrió Minas Gerais en seis oportunidades, por lo que fue la provincia más visitada. Mantuvo encuentros en distintas ciudades con empresarios, con iglesias evangélicas, alcaldes, el gobernador y, ahora, con sus bases. Si el oficialismo añora dar vuelta el resultado este domingo, estará obligado a ganar en esta región y por eso puso todo la carne al asador. 

 

En un breve encuentro que tuvo con la prensa, el mandatario reiteró su promesa electoral de elevar el salario mínimo hasta los 1.400 reales, un anuncio que realizó este viernes durante el último debate presidencial. Mientras Minas Gerais es una región fundamental en augurios electorales, el curso de la economía es vital para sus sueños electorales. Durante esta campaña fue uno de los francos que Bolsonaro más sufrió, una tendencia que intentó revertir durante los últimos días. Si los viajes al corazón de Brasil y las ofertas de bolsillo le darán resultado, se terminará sabiendo este domingo, cuando se conozcan los resultados de la elección más importante de los últimos 40 años del país. 

 

También te puede interesar