28|11|2021

El búnker bonaerense de Santilli

09 de agosto de 2021

09 de agosto de 2021

El PRO remodela dos plantas de un edificio en Lanús. Salas de conferencia y despachos, con salida rápida a la Ciudad.

Es Juntos pondrá en funcionamiento esta semana su nuevo búnker de campaña, desde el que los integrantes de la mesa chica del PRO controlarán la comunicación estratégica durante la campaña, el contacto con la prensa y la logística de la fiscalización en los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires. Ubicado en barrio Lanusita, a unas diez cuadras del Municipio que dirige Néstor Grindetti, terminaron de remodelarlo la semana pasada y prevén amalgamar en esa ubicación a los distintos equipos que trabajan en la instalación del precandidato Diego Santilli y el proyecto de largo plazo que tiene anotado Horacio Rodríguez Larreta.

 

Se trata de dos plantas de un edifico ubicado en Lanusita, en la zona centro oeste de Lanús, conocida por su vida gastronómica y comercial en constante contacto con la Ciudad de Buenos Aires a través de la Avenida Hipólito Yrigoyen, que conecta directo con la Avenida 9 de Julio. Remodelaron el lugar, que no tiene antecedentes proselitistas, y montaron salas de reuniones y conferencias, además de un despacho, que comenzarán a tener actividad política esta semana. 

 

Según pudo saber Letra P, trasladarán al búnker las reuniones de la mesa de los lunes, que conforman, además de Santilli y Grindetti, los intendentes Jorge Macri (Vicente López) y Julio Garro (La Plata) y el presidente del bloque de diputados y diputadas de Juntos por el Cambio en el Congreso, Cristian Ritondo. Allí funcionará la usina donde se dará continuidad a la estrategia para imponer al porteño sobre Facundo Manes, el candidato radical para el que trabajan los peronistas Emilio Monzó y Joaquín de la Torre

 

Una de las salas alojará a la mesa política ampliada, de la que, por un lado, participan los intendentes más representativos de cada sección electoral, como Guillermo Montenegro (Quinta) o Diego Valenzuela (Primera), con quienes Santilli mantuvo reuniones y recorridas de campaña en los últimos días y, por el otro, representantes de los partidos aliados como la Coalición Cívica, de Elisa Carrió, y Peronismo Republicano, de Miguel Ángel Pichetto.  

 

“Repasamos la agenda de El Colorado, nos encargamos de la logística de los carteles y folletos y comenzamos a ver cómo desplegamos la fiscalización”, confió a este medio una de las personas al tanto de la puesta en marcha del búnker. La fuente aclaró además que después se bajará una línea política a los jefes comunales para que sean ellos los que, en última instancia, accionen estas herramientas de acuerdo a las necesidades de cada distrito. 

 

En cualquier caso, las encuestas, los focus group y el análisis del territorio segmentado se suman a la plataforma proselitista. “Donde gobernamos, tenemos la estrategia de transferencia de gestión e imagen de los intendentes a Diego (Santilli)”, sintetizó a Letra P, con optimismo, un hombre que está en el destalle del armado de Santilli. Asegura que tienen medida las fortalezas y debilidades de los jefes comunales y hasta de sus referentes en los distritos que no gobiernan.

 

Esa estrategia ya se ve en los carteles de publicidad, donde al nombre de Santilli y del candidato o candidata que encabeza la nómina seccional se le suma el del jefe comunal respectivo. El armado contempla, además, pegar las agendas, tal como sucedió con Garro, Valenzuela y Montenegro desde que largó la campaña.

 

Como los tiempos apremian, la flamante usina PRO con base en Lanús decidió poner la lupa en 43 de los 135 distritos bonaerenses, buena parte de ellos de la Primera y de la Tercera sección, donde se amontona el mayor caudal de votos y donde el ex vicejefe de Gobierno porteño está más instalado debido a la proximidad con la Ciudad, además de en las ciudades cabeceras del resto de la provincia, entre las que se cuentan Bahía Blanca (Sexta), Olavarría (Séptima), Junín (Cuarta) y La Plata (Octava).