EMILIO MONZÓ

“Celebro la aparición de Manes y bienvenido sea Espert en una interna"

El bonaerense recibió en exclusiva a Letra P en medio de la puja más chiva de JxC. La unidad requiere esfuerzos. Las PASO, un piso inclusivo. Macri ya fue.

Emilio Monzó lleva un año y medio afuera de la Cámara de Diputados. La presidió durante toda la gestión de Mauricio Macri. Aunque fue uno de los armadores de Cambiemos en 2015, representa a uno de los sectores más postergados dentro del PRO por el expresidente y también por la exgobernadora María Eugenia Vidal. Ahora que transitan el despoder, Monzó volvió a recorrer la provincia y trabaja en su candidatura a gobernador para 2023. Sabe que una parte de ese futuro se definirá en las legislativas de este año. En una entrevista exclusiva con Letra P, dice que quiere primarias amplias en Juntos por el Cambio (JxC) en Buenos Aires. Tanto, que está dispuesto a aceptar al ultraliberal José Luis Espert. También prefiere al radical Facundo Manes frente al vicealcalde porteño Diego Santilli, pero ante todo, insiste que la clave de la unidad serán los pisos necesarios que se definirán para meter un diputado. 

 

-Macri le pidió a Horacio Rodriguez Larreta que evite las internas innecesarias. ¿Se siente aludido?

 

-Para nada. Celebro la aparición de Manes como candidato de la UCR, hace mucho tiempo no tenían una figura provincial. Va a equilibrar la mesa de decisiones en JxC. Quiero que haya PASO con reglas claras y sin internismo. 

 

-¿A qué se refiere con "internismo"?

 

-Cuando se tergiversa el sentido de la competencia y se buscan cargos políticos, y se desentienden y disocian de la realidad. 

 

-Rodríguez Larreta hizo dos demostraciones de poder en favor de la candidatura de Santilli y llamó a la unidad. ¿Lo interpela?

 

-Es una discusión conceptual. Cualquiera sea la figura, el esfuerzo por la unidad hay que hacerlo.

 

-¿Usted se siente representado por Santilli o iría con su lista?

 

-Mantenemos nuestra postura y la candidatura, pero habrá diálogos transversales en los próximos 30 días. Se tienen que plantear las reglas de juego, respecto del piso y la distribución de lugares, para que las primarias sean inclusivas.

 

Exclusiva. Monzó en diálogo con Letra P.

-¿Un piso alto lo podría dejar afuera?

 

-Uno puede decir que es un frente inclusivo, pero si el reglamento refleja un piso de más de 30 puntos, el mensaje es que no habrá competencia interna sino un monopolio de conducción.

 

-¿Qué piso sugiere?

 

-Lo que necesita un espacio para obtener una banca legislativa, siete u ocho por ciento.

 

-Si hay PASO, podrían competir y luego convivir con Carrió, que ha sido muy crítica con usted.

 

-Ella fue prudente durante la pandemia, una prudencia que está marcada por su silencio. Hay que entender los matices. Si hay internismo, es que hay grieta dentro de nuestro espacio. 

 

-¿Espert puede ser parte de JxC?

 

-Me hace un poco de ruido porque tiene una posición más extrema desde el punto de vista ideológico, pero respeto su posición. Bienvenido sea Espert en una interna para la provincia. 

 

-¿Cómo ve la convivencia con López Murphy?

 

-López Murphy es muy firme en sus posiciones, pero es una persona tolerante y diálogo permanente. Es un actor importante que genera crecimiento en JxC.

 

"El objetivo es que nuestra generación gobierne en 2023"

-¿Cuánto lo representan los libertarios?

 

-Estamos en un proceso en el que aparecen actores que demanda la sociedad. Después, quienes tengan a cargo el armado verán qué tan amplio será el espacio, para incluirlos siempre que mantengan los mismos valores.

 

-¿Cree que podrían poner en riesgo los valores de los que habla?

 

-Por suerte ya no tengo la función de armador, y no tengo que razonar eso. Si tuviera ese lugar, tendría esa disyuntiva.

 

-¿Quiere construir un JxC sin Macri?

 

-El objetivo es que nuestra generación gobierne en 2023 y eso genera un desplazamiento natural de los que estaban antes. A mí me gustaría que los expresidentes ayuden al recambio generacional.

 

"Estoy para construir una alternativa política con recambio. Macri tiene que aportar desde otro lugar"

-Si aún así Macri quiere presentarse en 2023, ¿lo acompañaría?

 

-No, creo que tenemos que ofrecer una alternativa hacia el futuro. No me gustaría que apelemos al pasado en 2023. Estoy para construir una alternativa política con recambio. Macri tiene que aportar desde otro lugar.

 

-¿Desde cuál?

 

-Como expresidente, muy por encima de la coyuntura, con una visión de estadista. Los excandidatos eternos le hacen mal a la democracia.

 

-¿Qué opina de Pichetto?

 

-Le aportó una apertura y una oxigenación muy importante al espacio en 2019. Lo veo como un potencial aliado.

 

-¿Qué coincidencias tiene? Teniendo en cuenta que está más cerca de los halcones que de los moderados.

 

-Es muy crítico de que nos encerremos como espacio, y esa seguridad es lo que más me une. Sus posiciones más duras no impiden que podamos llegar juntos al 2023.

 

"Vidal deja un hueco importante en la provincia"

-¿Hay que esperar una definición de Vidal?

 

-Creo que Vidal tomó la decisión de jugar políticamente en la capital.

 

-¿Le parece bien?

 

-No considero que sea correcto. A mi criterio tendría que jugar en la provincia. Eso hubiera ordenado la interna (de JxC), porque es una exgobernadora reciente y, como candidata, hubiera generado unidad. Celebro las primarias, pero hubiera sido más ordenado que fuera candidata en la provincia o tener más tiempo para organizarse con su ausencia. Haberlo entendido a tan pocos días de un cierre de listas no creo que haya sido una buena decisión.

 

-¿Fue parte de una estrategia?

 

-Puede ser, y deja un hueco importante en la provincia.

 

-¿Es un error político de Larreta intentar que sea candidata en la Ciudad?

 

-La estrategia no es de Larreta, es una decisión personal de Vidal y hay que respetarla.

 

-Hay quienes creen que se debe a que se enfrenta a una nueva derrota.

 

-Si la exgobernadora fuera candidata en la provincia estaría muy cerca de lograr un triunfo, por eso me cuesta entender su decisión desde el punto de vista político. Quizá ella tiene una visión distinta, y a eso hay que agregarle su postura personal.

 

-¿En qué cedió Vidal en la provincia?

 

-No cedió nada (risas), pero a veces nos toca este lugar. Gobernó prescindiendo de nosotros y la relación no fue fácil, pero habrá tenido su lógica para hacerlo.

 

-¿No es inocente creer que ahora sí va a ceder?

 

-No, ahora debe ser un tema de responsabilidad. El último año y medio nos permitió sanar muchas cosas.

 

“Hay una puja entre la centralidad del PRO porteño y el resto de los partidos”

-¿El Plan Canje de Larreta desnuda una pelea de fondo con Macri?

 

-Está crujiendo un recambio generacional. Cuando el que debe llegar empuja, el que se tiene que ir, resiste. 

 

-Aun así son los mismos que estuvieron en 2015. ¿Cómo pretenden que sea mejor en 2023?

 

-No somos los mismos. Martín Lousteau, Rodríguez Larreta, Manes, Alfredo Cornejo, Pablo Javkin... Somos una nueva generación que quiere cambiar las cosas.

 

-¿Y cómo se logra eso?

 

-Cediendo. La nueva generación sabe que la realidad se transforma con el otro, gracias a los pactos, y estamos muy cerca de eso. Hay una generación de dirigentes dialoguistas como Florencio Randazzo, Sergio Massa, Sergio Uñac, Gabriel Katopodis, el peronismo que le votó todas las leyes a Macri, o gobernadores como Juan Schiaretti. Por eso creo que nos quedamos cortos, tuvimos una gran oportunidad para hacer transformaciones importantes, y ahora vamos a tener una segunda oportunidad en 2023.

 

-¿Qué caracterización hace del destrato de Macri hacia el sector político que impulsó esos diálogos?

 

-El trato es subjetivo, pero la autocrítica es que deberíamos haber involucrado mucho más a ese peronismo que tuvo el gesto y la responsabilidad de colaborar con Macri, cuando no teníamos mayoría en el Congreso. Y aún así hay que escuchar hoy cosas estúpidas y sin raciocinio como que el peronismo fue destituyente. A Macri le faltó involucrar más a muchos de estos actores, como a casi todos los gobernadores del peronismo.

 

-¿Espera un acuerdo con Manes?

 

-Hay una comunión con la UCR y compartimos la rebeldía federal. Hoy vemos una puja entre la centralidad de los actores del PRO de la Ciudad y el resto de los partidos. 

 

-En el plano electoral, ¿espera una boleta que los incluya?

 

-No lo sé, pero no pondría condicionamientos para aportar algo a este espíritu más federal.

 

"Cuando el que debe llegar empuja, el que se tiene que ir, resiste."

-Dice que quiere ser gobernador y que en la provincia está todo por hacer, ¿elude una crítica a Vidal al decirlo así?

 

-Quiero ser gobernador de la provincia de Buenos Aires. Tengo muchas ganas porque conozco y siento la provincia. No quiero poner en Vidal la situación de Buenos Aires, el peronismo gobernó casi toda la democracia. 

 

-¿Cómo se tendrían que repartir las listas?

 

-Si logramos reflexión y autocrítica sobre el manejo excesivo de la centralidad política de algunos actores del PRO, vamos a poder hablar de unidad. Y después de los cargos, eso es lo más fácil. Podríamos repetir la lista de 2015 o 2017.

 

-Los intendentes reclaman la lapicera en las seccionales.

 

-Tienen que comenzar a tener preponderancia en las secciones, lo que no fue respetado en las últimas elecciones justamente por esa centralidad, algo que reclamamos Jorge Macri, el Grupo Dorrego, Joaquín De la Torre, los radicales y yo. En eso coincidimos.

 

Gisela Scaglia y Federico Angelini se baten a duelo por la conducción del PRO en Santa Fe.
Mauricio Macri

También te puede interesar