ENRIQUE CRESTO

"Frigerio ataca al Presidente porque quiere esconder a Macri"

El precandidato a diputado por Entre Ríos apunta a su rival de hoy y de 2023, y le carga la mochila del exmandatario. Fe K, banca a Fernández y tono antigrieta.

Enrique Cresto tomó licencia como intendente de Concordia a pedido de Alberto Fernández cuando en 2019 lo convocó para un cargo nacional. El entrerriano ahora acaba de presentar la renuncia como titular del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) para ser precandidato a diputado nacional en una lista de unidad que tiene el acuerdo de los socios mayores del oficialismo -Fernández, Cristina Kirchner Sergio Massa- y del gobernador Gustavo Bordet

 

Su principal oponente es Rogelio Frigerio, que debe dirimir la interna de Juntos por Entre Ríos con un sector del radicalismo, pero que se perfila para pelear la gobernación. De este modo, las elecciones legislativas oficiarán de adelanto de la pelea grande que se viene en la provincia en 2023. Cresto afirma que con el exministro de Cambiemos representan "dos modelos de país totalmente diferentes", pero se manifiesta "antigrieta" y no se privó de subir una foto con su contricante en las redes sociales.

 

Aunque cedió la firma y la conducción del Enohsa al subadministrador y suspendió el goce de haberes, el trámite de la dimisión de Cresto está pendiente de resolución. Por eso, recibió a Letra P en esa oficina que está dejando, en la porteña avenida Corrientes casi esquina Callao. Dos cuadros señalan sus lealtades: en blanco y negro está Eva Perón y, en colores y con banda de gobernador, Bordet. 

 

-Después de anunciar su precandidatura fue recibido por la vicepresidenta, que publicó una foto con usted en su despacho. No es un gesto habitual. ¿Sin ser de La Cámpora ni kirchnerista es su candidato también? 

 

-Soy de Entre Ríos y peronista. Fui senador provincial, presidente del bloque del Frente para la Victoria (FpV), candidato a vicegobernador en 2007 y siempre estuve. Incluso, aquel día de 2016 en Comodoro Py bajo la lluvia acompañando a Cristina en un momento difícil para ella. También, acompañé su candidatura a senadora en 2017. Como intendente de Concordia y siendo Mauricio Macri presidente, dije que Cristina o quien ella eligiera iba a ser presidente en 2019. Ella lo sabe, por supuesto.

 

-¿Cómo fue el encuentro?

 

-Le agradecí porque, gracias al Senado que ella conduce y a la Cámara de Diputados que preside Massa, el Enohsa pasó de tener un presupuesto de $5000 millones a contar con obras por más de $50 mil millones. Lo más importante de la charla fue conversar sobre una ley para generar el acceso universal a las políticas de agua y saneamiento, y crear un fondo para que la plata vaya a los municipios, que los intendentes no tengan que venir acá. Está buenísimo que vengan al organismo, pero lo más lógico en un país federal es que ese intendente tenga la plata en la cuenta del municipio para encarar las obras.  

 

-Frigerio fue ministro del Interior y Obras Públicas y dice que ustedes faltan a la verdad cuando dicen que no hubo obras en el gobierno de Macri.

 

-Que traiga a un intendente de Cambiemos que diga si en la gestión de Macri recibió una obra de agua y saneamiento. No va a encontrar. Es la realidad. No es una cuestión personal, porque nunca tuve mala relación con él. Lo que pasa es que Frigerio tiene una mochila muy pesada, camina por Entre Ríos y siente esa mochila de las políticas del macrismo. No solamente por haber sido ministro del Interior, sino por haber ingresado al gobierno de Cambiemos y haberse mantenido hasta el último día. Le pesa muchísimo. 

 

-El oficialismo critica lo que no hizo o hizo mal el gobierno de Macri, pero ¿por qué se habla de una elección muy peleada?

 

-De los 19 meses de gobierno del Frente de Todos, 16 fueron en pandemia. Los objetivos y el plan de acción tuvieron que recalcularse. Cada día que pasa vamos a estar mejor. Si bien ese bienestar no llegó al 100% de la gente, porque estamos viviendo los efectos de la pandemia, todos los índices de crecimiento lo marcan. Hablo con la UOCRA de Entre Ríos casi todos los días. Tenían 12000 personas inscriptas, bajaron a 4000 con el macrismo y, con pandemia y todo, ya tienen 7000. Se verá el resultado. En Entre Ríos, el triunfo del oficialismo será contundente. 

 

-Una crítica histórica es que el reparto de obras depende del signo político...

 

-El actual gobierno le da obras a todos, no le importa el signo político. Yo ni me entero de qué partido son los que vienen. Me presentan los proyectos, firmamos el convenio y a veces, después de que firmamos les pregunto, ¿de qué partido sos?

 

-Juntos por el Cambio pide frenar al peronismo, ¿qué se juegan ustedes?

 

-Todo está en juego. Intento no hablar de Frigerio porque a me enseñaron que de los otros, nada; de uno, poco; y de las cosas, mucho. Pero hablo de Frigerio porque él habla del Presidente. Lo ataca porque quiere esconder la vergüenza que lleva en su espalda, que es Macri. Fernández está reconstruyendo la Argentina y es la síntesis del Frente de Todos. Frigerio lo ataca con mentiras y dice que hay que votar a Cambiemos para ponerle un freno al kirchnerismo y que el país no sea Argenzuela. ¿Por qué el Congreso se va a transformar en Argenzuela si los doce años de Néstor Kirchner y Cristina todo lo que se aprobó en el Parlamento fue a favor de los argentinos?.

 

-Para la oposición, Argenzuela es el intento de expropiar Vicentin, Juan Grabois en la estancia de los Etchevehere en Entre Ríos, la prohibición de circulación en pandemia, las clases virtuales...

 

-Son cosas que marcan quienes escriben la línea discursiva de Cambiemos, están coacheados. No tuvo éxito nada de lo que hicieron. La oposición, un gobierno neoliberal que ha endeudado a la Argentina en dólares, tiene como estrategia que la gente cuando vaya a votar tenga la imagen de la cena de Alberto que está continuamente los medios. Es subestimar al electorado. La foto que hay que poner es la del debate de Macri en 2015. No puede decir que no hubo tarifazo, que no hubo inflación. Aníbal Fernández no pudo ser gobernador en 2015 por todas sus mentiras, le arruinaron la carrera.

 

-Pero la foto y la cena de cumpleaños en pandemia en Olivos existieron. ¿Le incomoda? ¿Puede perder votos?

 

-Ya está. Hay que ir para adelante. El Presidente pidió perdón. Nunca escuché a Macri pedir perdón. Una vez dijo que no iba a mentir más, pero no sé si fue así.

 

Cresto en diálogo con Letra P.

-En sus redes subió una foto con Frigerio. "Es importante que demostremos madurez", escribió.

 

-Fue casualidad. Nos cruzamos en Maciá, en una obra que llevamos adelante, que pertenecía a su área y nunca se hizo. Le dije: "Esta obra era del ministerio de Obras Públicas, son fondos de tu gestión que no se ejecutaron". En nuestro caso no van a quedar fondos, porque ejecutamos la que tenemos y la que no tenemos. Al 30 de julio ya ejecutamos el presupuesto de todo el año.

 

-Entonces, ¿le tiene que pedir más plata al ministro de Economía, Martín Guzmán? ¿Se va a tener que pelear?

 

-No, no. Nos da. Acá premian a los que ejecutan. Le dije al Presidente: "Le garantizo que no va a encontrar ningún pueblo que recorra, donde no haya una obra de saneamiento".

 

-Volviendo a Frigerio, el mensaje en Twitter parecía más amigable.

 

-Yo soy antigrieta. Lo demostré en mis cuatro años como intendente de Concordia. Todas mis ordenanzas se aprobaron por unanimidad. Es lindo hablar de ser antigrieta y el diálogo, pero sirve si se acompañan con acciones que no generen grieta. No se discute una guerra contra Frigerio, pero representamos dos modelos de país totalmente diferentes.

 

La comitiva oficial en el vuelo que los regresó a la Argentina. 
campeona del slalom politico: quien es lucila crexell, la sorpresiva embajadora libertaria

También te puede interesar