04|10|2021

La despedida de los Ramones

24 de agosto de 2021

24 de agosto de 2021

El diputado José Luis Ramón no renovará su banca y vuelve a Mendoza. Se desarma el interbloque que lidera y fue aliado del Gobierno. Quiénes quedan y dónde van.

A partir del 10 de diciembre el Frente de Todos contará con un aliado menos dentro de la Cámara de Diputados. Ese día, el diputado mendocino José Luis Ramón habrá terminado su mandato de cuatro años y volverá a su provincia como flamante socio de la coalición peronista. Si las urnas convalidan su regreso, formará parte de la Legislatura local, pero su partida de la Cámara baja implica el fin del interbloque de Unidad Federal para el Desarrollo que hasta fin de año contará con seis votos muy valiosos para la coalición peronista que conducen Máximo Kirchner y Cecilia Moreau

 

Al espacio que conduce Ramón le quedan 100 días de existencia. Desde que lo encabeza, al interbloque lo llaman "los Ramones". Tendrá un rol clave para aprobar el presupuesto 2022 que el Ejecutivo enviará el 15 de septiembre. Entrará tres días después de las PASO, pero recién llegará al recinto después de las generales del 14 noviembre, dentro de una agenda legislativa que comenzará a acelerarse después de las primarias porque incluye una decena de proyectos con dictamen de mayoría para ser sancionados. El interbloque plasmará su respaldo en la mayoría de esas iniciativas, porque las acompañó en los debates de comisión. 

 

La hoja de ruta que "los Ramones" tienen por delante será agitada hasta diciembre. Desde entonces, comenzará la dispersión entre la partida de algunos de sus miembros y los posibles realineamientos de otros. Ramón lidera el bloque "Unidad y Equidad Federal", junto al sindicalista Pablo Ansaloni, que controlaba la obra social del gremio UATRE en medio de una durísima disputa interna. Los dos terminan su mandato a fin de año y clausuran la existencia del bloque. 

 

Las otras cuatro voluntades del espacio están repartidas en dos partes. La más pequeña es el monobloque de Juntos Somos Río Negro, integrado por el diputado Luis Di Giácomo, que concluye su mandato en 2023. La otra está compuesta por las tres bancas del Frente de la Concordia Misionero, ocupadas por Flavia Morales, Ricardo Wellbach y Diego Sartori

 

De los tres diputados que responden al misionerismo, liderado por exgobernador y titular de la Legislatura local Carlos Rovira, el único que termina dentro de dos años es Sartori. Junto a Di Giácomo son los únicos dos socios del interbloque que seguirán después de diciembre. Ambos definirán el futuro del espacio en 2022 con la futura composición de sus espacios después del 10 de diciembre. 

 

Tal como contó este portal, el objetivo del oficialismo misionero apunta a renovar las dos bancas que dejarán Morales y Welbach. Serán las segundas elecciones que tendrá este año luego de las provinciales del 6 de junio, en los que renovó su poderío territorial. El Frente Renovador de la Concordia presentó una lista única para las PASO y no tendrá competencia interna. La lista es encabezada por el intendente de Oberá, Carlos Fernández, y la apoderada partidaria y titular de la empresa mixta Sociedad del Conocimiento, Claudia Gauto. Si las proyecciones se confirman, la fuerza que gobierna la provincia desde 2003 mantendrá las dos bancas y pondrá en esos lugares a la fórmula elegida para encabezar. 

 

En la Patagonia, el oficialismo rionegrino apunta a meter otro diputado que engrose el monobloque que ocupa Di Giácomo, exministro de Gobierno provincial. El frente JSRN no tendrá competencia interna e impulsa en los dos primeros lugares de la lista al exministro de Economía, Agustín Domingo, y la actual secretaria de Salud, Mercedes Ibero. El primer candidato fue la mano derecha en materia económica del entonces gobernador y actual senador nacional Alberto Weretilneck, principal armador del partido que gobierna la provincia bajo la conducción de la mandataria Arabela Carreras. Si las urnas confirman las aspiraciones de esa fuerza el exgobernador, calzado en el traje de senador, tendrá a dos exministros dentro del bloque en Diputados. 

 

Los acercamientos que venia tejiendo Ramón con el oficialismo tuvieron dos tiempos. El primero fue legislativo, al calor de los contactos que tejió desde 2019 con el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, con quien reorientó los acuerdos que le prodigaba a la anterior gestión a través del entonces titular del cuerpo, Emilio Monzó. Durante los últimos dos años, Ramón administró el vínculo con el oficialismo a través de Massa y Kirchner, como interlocutor de espacios que mantienen coincidencias con el peronismo, pero en el marco de una tensión constante de sus gobernadores con el poder central. 

 

A mediados de julio, el diputado mendocino comenzó la segunda etapa de su acercamiento. La senadora nacional y vicepresidenta del bloque del FdT en la Cámara Alta, Anabel Fernández Sagasti, fue la encargada de anunciar que Ramón se incorporaba a la versión mendocina de la coalición peronista junto a su partido Protectora Fuerza Política.

 

En estas próximas elecciones, Ramón seguirá calzado en el traje de candidato. Encabezará la lista de diputados provinciales del FdT por el primer distrito, que comprende al sector más populoso del Gran Mendoza. Su nuevo rol fue confirmado cuando quedó claro que no buscaba la reelección en Diputados y Fernández Sagasti ratificó su candidatura para buscar un segundo mandato en el Senado. Para la Cámara baja será acompañada por el actual senador provincial Adolfo Bermejo, que encabeza la lista de diputados nacionales. Es el hermano de Alejandro, que renunció a su banca en marzo y fue reemplazado por Eber Pérez Plaza. A partir del acuerdo que firmó con Fernández Sagasti, Ramón pudo incluir en el cuarto puesto de esa lista a la abogada Alicia Barrionuevo, dentro de un armado de unidad del peronismo mendocino que logró combinar a sectores kirchneristas con "azules", además de la incorporación del partido de Ramón.