X

Las colectoras parlamentarias del Frente de Todos

Desde afuera de la bancada oficialista, legisladores impulsan proyectos que le interesan al Gobierno. Un modus operandi con pioneros en las dos cámaras.

Desde afuera de la bancada oficialista, legisladores impulsan proyectos que le interesan al Gobierno. Un modus operandi con pioneros en las dos cámaras.

Por 21/11/2020 12:32

El bloque del oficialismo en el Senado ya no cuenta con 41 votos. Su composición no ha cambiado, pero, desde la pandemia cuenta con 42 voluntades a partir de la cercanía y los acuerdos que unen al exgobernador Alberto Weretilneck, del monobloque de Juntos Somos Río Negro, con el espacio que conduce el formoseño José Mayans pero responde a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Esa nueva convivencia se perfeccionó este viernes, cuando la Comisión de Justicia y Asuntos Penales le dio dictamen favorable a un proyecto presentado por el patagónico para modificar el mandato del procurador general de la Nación, una reforma que encastra con otras que impulsa el Frente de Todos para el Ministerio Público Fiscal. 

La táctica lo emparenta con otro despliegue similar del FdT, pero en la Cámara baja, a partir de un tema que atraviesa al oficialismo como la posibilidad de suspender las primarias del año que viene. Hace un mes el diputado mendocino José Luis Ramón, titular del interbloque Unidad y Equidad Federal, presentó una iniciativa para suprimir las PASO en 2021 por razones económicas y paliar parte de las consecuencias de la pandemia. En el Gobierno niegan que haya planes para hacerlo, pero el texto de Ramón reforzó el operativo clamor que impulsó una decena de gobernadores peronistas para reclamarle lo mismo el Ejecutivo. 

 

 

La iniciativa del rionegrino, que este viernes quedó a un paso de llegar al recinto de la Cámara alta, se enmarca en los intentos del oficialismo para designar un nuevo jefe de los fiscales, actualmente en manos del titular interino, Eduardo Casal. El presidente Alberto Fernández propuso al juez federal Daniel Rafecas, pero el oficialismo no cuenta con los dos tercios necesarios para nombrarlo. En su lugar, el oficialismo busca reformar la Ley Orgánica del Ministerio Público, cambiar la duración vitalicia en el cargo, reducirla a cinco años y que la designación sea por una mayoría absoluta y no con dos tercios.

A pesar de los amagues del oficialismo para llevar esa iniciativa, el trabajo corrió por cuenta de Weretilneck. Lo hizo luego de un gesto del oficialismo que reafirmó su interés por resolver la reforma de la Procuración: hace dos semanas, el FdT impidió que el radical Martín Lousteau y la neuquina Lucila Crexell pudieran retirar una propuesta similar, con el objetivo de utilizarla. La iniciativa del rionegrino resultó mas efectiva, pero el amague anterior despejó las dudas. 

 

 

Ante las consultas de este portal, cerca de Ramón dicen que la relación con el oficialismo es inestable, pero desde diciembre apoyó la mayoría de las iniciativas del Gobierno. Encabeza un conglomerado de seis votos y contiene a otro aliado del FdT: los cuatro escaños del Frente de la Concordia Misionero, que reporta al gobernador Oscar Herrera Ahuad pero mantiene una cercanía estrecha con el Frente Renovador y su jefe, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. También hay un patagónico en ese tejido: el rionegrino Luis Di Giácomo, único diputado de JSRN y exministro de Gobierno de Weretilneck. Su rol también fue clave en el operativo anti PASO y hace diez días pidió en el recinto que fuera tratado el proyecto del diputado macrista Pablo Tonelli, que propone desde 2018 la eliminación de las primarias. Fue el hito más reciente de la ofensiva contra las primarias. 

Ramón también goza del vínculo con Massa, pero la llave maestra de la relación con el oficialismo pasa por Mendoza, su terruño, a través de su coterránea, la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, que responde directamente a CFK. El partido de Ramón es Fuerza Protectora y cuenta con legisladores y concejales propios en esa provincia. El espacio encierra tensiones internas por la cercanía de Ramón con el peronismo que quedaron en evidencia cuando apoyó la intervención de Vicentín y los dirigentes locales lo desautorizaron. Con Fernández Sagasti como flamante titular del PJ mendocino, se abre otra instancia de convivencia en la provincia que podría estrechar el alineamiento de Ramón. 

 

 

En Río Negro, la escena es diferente. La provincia es gobernada por Arabela Carreras, sucesora de Weretilneck. En la Legislatura local, el FdT es opositor y sus intendentes conviven a los tirones con la mandataria, pero las disputas en el pago chico no arruinan el juego de Weretilneck, que viene de acompañar proyectos clave para el kirchnerismo en el Senado: apoyó la Reforma Judicial luego de negociar la inclusión de una cámara para la localidad de General Roca y también avaló el rechazo a los traslados de los magistrados Germán Castelli, Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia. Sin embargo, también tuvo sus distanciamientos. A fines de julio, votó en contra de la Ley de Teletrabajo y se sumó a la negativa del interbloque de Juntos por el Cambio. 

En ambos espacios provinciales relativizan la cercanía con el Frente de Todos, pero tanto en el Senado como en Diputados, el Gobierno cuenta con ellos para poner en juego algunas de sus iniciativas cuando no conviene que el fuego sea disparado por los propios. Los gestos continuarán hasta que llegue el momento de definir la convivencia electoral en sus provincias, donde pondrán en juego su continuidad.