02|12|2021

No soy de aquí ni soy de allá

21 de agosto de 2021

21 de agosto de 2021

Signada por su huida de la provincia que gobernó, su campaña en la Ciudad no echa raíces. Discurso nacional al compás de los títulos y, ahora, Macri.

Apenas confirmó su precandidatura para diputada nacional por la Ciudad, la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal comenzó a transitar el escarpado camino del cambio de domicilio que decidió. Dejó la provincia que gobernó por cuatro años y regresó a la capital, el territorio donde no deberá afrontar una nueva derrota. La sombra del trasplante territorial no la abandona en las encuestas y tampoco en la campaña. 

 

Fue la primera dificultad del regreso a la arena electoral. Los problemas continuaron con las expresiones misóginas del diputado Fernando Iglesias, que la acompaña en la lista en busca de su reelección. Los reveses tuvieron freno con el escándalo por la foto que se filtró de la residencia de Olivos, donde se ve al presidente Alberto Fernández violando las restricciones sanitarias que él había dispuesto durante el cumpleaños de su pareja, Fabiola Yañez, el 14 de julio de 2020. El cumple-gate domina la agenda electoral desde más de hace una semana y le permitió al PRO reordenar un poco el despliegue electoral de Vidal. En ese contexto, ahora sumó al expresidente Mauricio Macri, una inclusión que hace 40 días resultaba impensada

 

El fundador del PRO reapareció con dos mensajes claros que parecieron destinados a alambrar al voto duro que tiene en el territorio originario de su carrera política. El libreto, según supo Letra P, se escuchará este domingo en el partido bonaerense de Tres de Febrero, donde el ingeniero acompañará al exvicejefe de Gobierno Diego Santilli, que encabeza la lista del PRO para la Cámara de Diputados de la Nación por ese distrito. El regreso del magnate a la campaña comenzará con las dos candidaturas que hace dos meses le cuestionó al alcalde Horacio Rodríguez Larreta. Llegaron a un punto de desacuerdo crítico que desembocó en un intempestivo viaje de Macri a Europa. Se declaró prescindente y se ganó el rechazo de la titular del PRO, Patricia Bullrich, que renunció a competir con Vidal, pero lo acusó de dejarla sola. 

 

Este fin de semana, Macri buscará cerrar esas heridas de cuerpo presente, pero el despliegue no es ambicioso en la campaña que conduce Rodríguez Larreta. Parece un "toco y me voy", porque, luego de mostrarse con Santilli, Macri viajará a Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe durante la próxima semana. Luego podría volver a participar en territorio porteño y bonaerense a razón de una aparición por semana, aunque la agenda nacional podría quitarle tiempo. Buena parte de esas definiciones fueron compartidas por el alcalde y Macri en un almuerzo que compartieron para mostrarse juntos y cerrar los tironeos previos al viaje europeo del expresidente. 

 

Otro dato que comparten distintos funcionarios porteños involucrados con Vidal es que el regreso de Macri a la campaña no habría sido posible sin una reconstrucción del vínculo entre ambos para volver a comunicarse después de las derrotas que sufrieron en 2019. "Si logran llevarse bien, entonces no habrá problema", confió a este portal uno de los tejedores del acercamiento. La primera prueba se experimentó este viernes, en el museo Fernández Blanco, del barrio porteño de Retiro, en un evento organizado por padres y madres que cuestionan la suspensión de las clases por razones sanitarias. Macri y Vidal participaron juntos, pero solo se cruzaron en el evento y no compartieron ninguna reunión de trabajo. 

 

El magnate llega a la campaña larretista cuando está en pleno desarrollo. Vidal busca antagonizar con el Gobierno todo lo que puede y apunta a instalarse en la discusión mediática de alcance nacional. Hasta ahora no aportó ninguna definición porteña y en su entorno dicen que tampoco lo hará. Desde que posó en el gobierno capitalino para confirmar su postulación y firmar su precandidatura, Vidal busca asociarse a la gestión local, especialmente en materia sanitaria. La estrategia apunta a mostrarla con el ministro de Salud, Fernán Quirós, que hasta aparece en los spots publicitarios que se ven por tevé. La elección no es casual: en el larretismo confían que el regreso de Vidal a la Ciudad solo puede ser posible a través de la gestión.

 

Sobre esas redes trabaja calzada en el traje de candidata, pero en un recorrido callejero cotidiano lejos de los medios. "Los timbreos de antes ahora son salir a buscar a la gente y hacer escucha activa todos los días", confió a este portal un integrante del equipo de campaña porteño. La agenda propositiva podría ser lanzada la semana que viene, como parte de otra etapa de la estrategia de marketing político.