26|10|2021

Que no queden huellas: la campaña sin Macri que diseña Larreta

11 de julio de 2021

11 de julio de 2021

El alcalde craneó un escenario que eclipsa al expresidente. Refuerza su proyecto 2023 y le quita al FdT el argumento de la pesada herencia. Pendiente, Jorge M.

Cuando regrese de su viaje por Europa, el expresidente Mauricio Macri se reencontrará con la interna de Juntos por el Cambio a un paso de resolverse en contra de sus deseos, con María Eugenia Vidal ya lanzada como candidata a diputada en la Ciudad y con Horacio Rodríguez Larreta intentando darle las puntadas finales a su Plan Canje en Buenos Aires. Desde España, el expresidente posteó una carta donde aseguró que no busca candidaturas y se mostró prescindente de las disputas. El pronunciamiento confirmó un pronóstico que se respira dentro del PRO desde la última derrota: por primera vez en 18 años el fundador del partido amarillo tendrá un rol secundario y testimonial en una campaña electoral. 

 

En su entorno aseguraron a Letra P que estará donde se lo pidan y que su predisposición ya fue anticipada en el texto que publicó en las redes sociales. "Quiero ser bien claro: soy una persona de consulta desde mi experiencia, pero no peleo lugares ni me meto en discusiones internas", escribió Macri para tomar distancia. "Todos trabajaremos desde donde nos toque para renovar la confianza de los argentinos en nosotros" prometió en otro tramo. Fue el preludio del "renunciamiento" que hizo la titular del PRO, Patricia Bullrich, a su postulación capitalina. Blanqueó el distanciamiento que mantiene con el expresidente desde que dejó en manos de Rodríguez Larreta la tarea de convencerla para que acepte un tercer lugar detrás de Vidal en la lista porteña. La exgobernadora salió a la cancha este sábado y en su regreso público a la Ciudad solo hizo dos referencias al fundador del PRO. Ambas en tiempo pasado. 

 

Tal como contó este portal, el giro coronó una estrategia impulsada por el empresario Guillermo Seita que fue ejecutada por Rodríguez Larreta con velocidad. Terminar con el apellido Macri en las listas de JxC es la ilusión de un sector del partido amarillo que considera, sin mediaciones, que el expresidente "ya fue". En cada tribu del PRO contestaron a Letra P que no piensan en el expresidente como una figura central de la campaña. Una excepción puede ser Córdoba, donde alcanzó el 60% en las últimas generales y todavía podría aportar como gran elector. 

 

"Necesitamos de todos participando", atajaron cerca del alcalde porteño para asegurar que en algún momento llamarán al expresidente para que exprese su apoyo. El operativo para correr a Macri, que algunos funcionarios porteños bautizaron "el parricidio de Horacio y María Eugenia", no es unánime en el larretismo. Algunos creen que el jefe de Gobierno fue mal asesorado por Seita y que la anticipación de la ofensiva contra el expresidente puede ser un búmeran si no logra su cometido. Sin marcha atrás, la arremetida acelera la maduración del plan presidencial que tiene el jefe de Gobierno para 2023. 

 

La pelea de fondo por el liderazgo opositor no detendrá su marcha. Cuando el magnate regrese cumplirá con su prescindencia electoral, pero quedaron esquirlas de la última reunión que mantuvo con Rodríguez Larreta que retumban en los despachos del gobierno porteño. La cita fue hace dos semanas. Cuentan que Macri le repitió sus críticas y le entregó el listado de las 60 acciones de su gobierno de las que se arrepentía. Después le habría dicho: "¿Y vos cuántas veces te arrepentiste? Vos nunca te arrepentiste de nada", reza la anécdota que murmuran en la sede comunal de la calle Uspallata. 

 

La decisión de eclipsar a Macri tiene costos pero también beneficios. Le permite a Rodríguez Larreta quitarle un eje de campaña al oficialismo y contiene la preocupación de los tres partidos de tener que lidiar con un expresidente que, hasta su viaje, estaba dispuesto a incidir en todo. Pero con una imagen negativa a cuestas que es un poco más baja que el altísimo nivel de recordación que tiene en la opinión pública. Salvo sus seguidores más duros, en el larretismo, en la UCR y en la Coalición Cívica pretenden que Macri se quede en el lugar de expresidente.

 

Así como no acuerda con el retorno de Vidal en la Ciudad, Macri tampoco coincide con la candidatura del vicejefe de gobierno Diego Santilli a primer precandidato del PRO a diputado nacional por la provincia. En esa pelea no está solo. Cuenta con el apoyo de su primo Jorge Macri, que está a un paso de resignar su candidatura a cambio de una compleja negociación con Rodríguez Larreta. 

 

Los dos miembros del clan familiar viven nuevamente el peso negativo de su apellido, pero el fundador del partido amarillo también padece la pérdida de peso territorial. Toda la estructura porteña que tejió desde 2003 ahora responde al alcalde. Tampoco posee la lapicera y su influencia ahora quedó reducida a los pedidos que haga en favor de sus colaboradores más cercanos. Ya pidió lugares expectantes en la lista para su secretario personal Darío Nieto y para su exjefe del Sistema Nacional de Medios Públicos Hernán Lombardi

 

"¿Macri recargado?", se preguntó un larretista que trasiega el macrismo desde sus años originarios. "No, Macri ya fue. Tanto él como su primo. El apellido Macri ya está, porque tampoco tiene la posibilidad de volver como CFK siendo vice. Él siempre quiso ser primero en todo", resumió con letal franqueza.

 

La frase podría ser considerada una blasfemia por los macristas fervientes, pero se sustenta en los casos que seguirán castigando su legado. La declaración de la quiebra de Correo Argentino S.A. es un punto negro que podría crecer en los próximos meses. La situación de la empresa residual del Grupo Macri podría extenderse a SOCMA, su nave insignia. La fallida concesión del servicio telepostal de principios de siglo no deja de ser una pesadilla para el heredero más famoso de Franco y en JxC no quieren que el caso se meta en la campaña.

 

Desde este jueves no es la sombra más importante. Se sumó la denuncia contra su gobierno que formuló el canciller boliviano Rogelio Mayta. Acusó a Bullrich de haber enviado material antitulmulto a la administración de facto de Jeannine Áñez para reprimir en las llamadas "masacres de Sacaba y Senkata". De ahora en adelante será un tema ineludible para Macri y parte de su gabinete con un caso de impacto internacional que escalará en los próximos meses. 

 

El ostracismo que le desean, sin embargo, no será amargo. Estará colmado de conferencias y reconocimientos por la presentación de su libro "Primer Tiempo". Es la zona de confort, a veces con lustre internacional, que le trae los mejores recuerdos, aunque las intenciones de un "segundo tiempo" que plantea en el libro se hayan diluido, al menos por ahora. O hasta la próxima crisis, uno de los pronósticos que el magnate no deja de imaginar como un puente que le permitiría otra oportunidad.