X

El consultor estrella del macrismo residual

Larreta y Vidal posicionan al ex ministro como intérprete único de las medidas de Fernández y Kicillof. Orador central en cumbres cambiemistas, piensa en un think tank para abastecer a la oposición.
Larreta y Vidal posicionan al ex ministro como intérprete único de las medidas de Fernández y Kicillof. Orador central en cumbres cambiemistas, piensa en un think tank para abastecer a la oposición.
Por 09/01/2020 11:31

A menos de un mes de su salida del Ministerio de Hacienda, Hernán Lacunza sigue activo y aplica un seguimiento constante al estado de situación de la economía argentina. A diferencia de varios de sus excompañeros de gabinete, tras dejar su despacho del Palacio de Economía pasó los primeros días pegado al teléfono y atento al paquete de medidas económicas del gobierno de Alberto Fernández. Fue un pedido expreso de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal: tomar el rol de asesor externo, sin cargo ni función, dentro de Juntos por el Cambio.

En las últimas semanas, Lacunza habló con diputados y senadores, estuvo en una reunión del interbloque de Juntos por el Cambio y en una cumbre de los popes de la oposición para discutir la megaley de Fernández. También asesoró, por encargo de Vidal, a intendentes y legisladores bonaerenses sobre la reforma impositiva y el paquete de emergencias que envió Axel Kicillof a la Legislatura provincial. En todas y cada una de esas intervenciones, fue la voz autorizada de Cambiemos para explicar la economía del Gobierno.

 

 

Así lo presentaron el jefe de Gobierno y la exgobernadora que, cuando la salida de Nicolás Dujovne era un hecho, presionaron para que Mauricio Macri se inclinara por Lacunza, entonces ministro bonaerense. Larreta, como buena parte del PRO, cree que debe seguir vinculado al espacio por -según afirman en la oposición- haber "amarrado elegantemente el golpeado barco de la economía argentina" en plena transición con el peronismo.

El primer gesto emanó de Larreta, que buscó contenerlo en el organigrama porteño y hubo un tanteo para que asumiera en el Banco Ciudad, pero Lacunza aceptó únicamente ser un asesor externo. Finalmente, Milagros Gismondi, una economista de su riñón, asumirá en la Fundación del Banco Ciudad. 

Mucho después, con el plantel de ministros de la Ciudad confirmado y el gobierno de Fernández en marcha, el jefe de Gobierno lo citó a la sede de gobierno de Bolívar 1. Fue la voz que explicó la visión del alcalde sobre el paquete de emergencias de Fernández ante Vidal, los gobernadores radicales Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), el senador Martín Lousteau, los diputados Cristian Ritondo (jefe bloque PRO), Mario Negri (jefe interbloque) y Alfredo Cornejo y los lilitos Maximiliano Ferraro y Juan Manuel López.

 

 

La decisión de contener a Lacunza va por un carril diferente al del día a día de la gestión: el guardián del presupuesto porteño es el ministro de Economía y Finanzas, Martín Mura, que trabaja con Larreta desde hace 20 años. Al igual que su par de Educación, Soledad Acuña, crecieron políticamente con el alcalde y fueron los dos primeros funcionarios confirmados para el segundo mandato. El ministro, con muy buena relación con Lacunza, es el elegido por Larreta para discutir la agenda económica con el gobierno de Fernández, desde la incidencia de la Ciudad en el presupuesto nacional, pasando por los impuestos, hasta el debate en torno a la coparticipación federal, que preocupa mucho en las huestes larretistas.

Otro dirigente de Cambiemos que Larreta escucha en temas económicos es Lousteau. Antes adversario político, hoy asoma como una voz amigable en el Senado, como garantía del acuerdo PRO-UCR porteña y con incidencia en la gestión. El economista recibe informes de algunas áreas puntuales y hasta participa de reuniones temáticas de la cotidianidad del gobierno de la Ciudad.

 

 

Larreta, economista de profesión, quiere a Lacunza en su equipo como consultor económico externo, pero ligado al devenir del armado opositor al peronismo y el diseño de los planes para -aventuran en el larretismo- un futuro gobierno de Juntos por el Cambio.

Eufemismos afuera, el jefe de Gobierno considera al exministro un eslabón clave para su aspiración presidencial. Lacunza acompañará al alcalde, pero también seguirá como el gurú que explicará a Cambiemos la macroeconomía de Fernández. Incluso, estudia formar una consultora con su equipo íntimo. A diferencia de Empiria, que se dedica a economía y finanzas, este proyecto seguirá dentro de esas áreas pero tendrá mayor formato de think tank y contenido político para proveer de información a los distintos referentes que cohabitan Juntos por el Cambio.