16|9|2021

Rossi no es el plan de Perotti

17 de julio de 2021

17 de julio de 2021

El futuro del gobernador depende de las definiciones que surjan del cierre de listas. Mirabella, su jugada A, B y C. El Chivo, arriba en las encuestas.  

El plan político a presente y futuro del gobernador Omar Perotti depende, en gran parte, de lo que se defina en los próximos días. El rafaelino pulseará por lograr que su mano derecha, el senador nacional Roberto Mirabella, sea el líder de la lista oficialista para el Senado. Minimiza por el momento que haya otras personas que midan mejor en las encuestas y que la Casa Rosada maneje números de una eventual derrota en Santa Fe. Aun en un escenario de grieta que todo lo come, el mandatario confía en hacer valer su proyecto provincial.

 

En aquella caminata por el parque de la Quinta de Olivos, el rafaelino y Alberto Fernández analizaron la situación electoral del Frente de Todos en Santa Fe. Visaron los números de Mirabella y la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun, alfil cristinista en la Cámara alta. El Presidente y el gobernador saben que el ministro de Defensa, Agustín Rossi, es el peronista que más alto ranquea, incluso con chances de ser el precandidato más votado de la provincia el 12 de septiembre.

 

Pero Rossi no es el plan de Perotti. Nunca lo fue. El Chivo no quiere dejar Defensa, pero sabe que está por encima del resto en las encuestas. El gobernador lanzó Hacemos Santa Fe para hacer valer su peso hacia dentro de la interna del peronismo provincial. Priorizó el choque sectorial y concretó, en el cierre de listas local, 257 nóminas en toda la provincia, más una cuarenta de sellos muletos. Esta semana, pondrá todo ese capital territorial sobre la mesa de negociaciones.

 

Perotti cree que puede saltar la grieta, que tiene margen para imponer una agenda provincial en la campaña, que puede zafar de la inflación, la desocupación y otros males que impone el porteñismo. Cree, en cambio, que los logros de su gestión, como Billetera Santa Fe, el Boleto Educativo Gratuito y la obra pública por desarrollar pueden ser los pilares de la campaña de Mirabella.

 

Prueba de ello es la gacetilla que el senador nacional eligió enviar tras la aprobación del nuevo marco regulatorio para biocombustibles. "No es la ley que más me gusta, en absoluto, pero es la ley posible", se sinceró Mirabella, que hubiera preferido no votar el proyecto que impulsó el diputado nacional Máximo Kirchner.

 

Pero Perotti no es Juan Schiaretti. El rafaelino integra el Frente de Todos, no armó una fuerza distrital como su par cordobés. Es socio del kirchnerismo en las buenas y en las malas, el mismo sector que, sobre todo en la figura de Rossi y los suyos, le militó la campaña que lo puso en la Casa Gris.

 

No solo la cabeza de lista hay que dirimir. También, ensayar una arquitectura que contenga a todas las tribus del frentetodismo provincial. Sacnun no es La Cámpora, por lo que el diputado nacional Marcos Cleri tendrá que colocar un nombre. Suena el de la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano.

 

Perotti deberá contener también al Frente Renovador, cuyo jefe, Sergio Massa, desplegó en los últimos meses un fuerte trabajo de crecimiento político en Santa Fe. Pese a que adquirió una notoriedad importante, no sería este el momento del secretario nacional de Transporte, Diego Giuliano. Pugnan por el lugar en la lista el diputado provincial Cachi Martínez y el subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, Roberto Meli, que tiene la tutela de la diputada nacional Vanesa Massetani.

 

El Movimiento Evita defenderá las cartas del concejal rosarino Eduardo Toniolli, en un pedido expreso que Emilio Pérsico le hizo al Presidente. El bielsismo, en tanto, se juega la carta del senador departamental Marcelo Lewandowski, que goza de vuelo propio de todos modos y tiene de operador en Buenos Aires al exsecretario técnico de Aeropuertos Argentina 2000 Marcelo Gastaldi.