07|5|2021

Los Eskenazi y el gobernador, un solo negoción

10 de abril de 2021

10 de abril de 2021

Los dueños del Banco de Santa Fe armaron un paquete a su medida para que la provincia explote con subsidios al consumo. Alivio al bolsillo y nafta electoral.  

El Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, le sirvió en bandeja al gobernador Omar Perotti un negocio que reparte réditos mutuos: económicos para los dueños del Nuevo Banco de Santa Fe y electorales para la gestión del rafaelino. A través de una plataforma de pago del grupo empresario, el gobierno de Santa Fe lanzó un programa de subsidios al consumo con generosos reintegros que fue rápidamente aceptado por las clases medias bancarizadas sedientas de beneficios al bolsillo.   

 

Se trata de Billetera Santa Fe, programa que otorga un 30% de reintegro en compra de bienes en supermercados, indumentaria, restaurantes, farmacias, y 20% en electrodomésticos, entre otros rubros, un beneficio que sólo ofrecen a cuentagotas algunas tarjetas de créditos. Con esto el gobierno inyecta hasta 5.000 pesos mensuales a un segmento amplio y pretende incentivar al consumo y a la actividad comercial.

 

Pagando a través de un código QR desde la plataforma virtual Plus Pago, con previa vinculación de tarjeta de débito o crédito de cualquier banco, la Provincia devuelve el porcentaje mencionado como saldo para compras futuras o para poder extraer en efectivo. El reintegro al comprador es financiado en un 85% por la Provincia y lo restante el comercio donde se realiza la compra. 

 

Una vez más el ministro de Economía, Walter Agosto, acomodó los números del Tesoro y con poco presupuesto puede ofrecerle a Perotti una medida de impacto electoral. La primera etapa hasta el 31 de marzo tuvo una erogación de 200 millones de pesos que en parte recupera, ya que, al incrementarse la actividad, también incrementa la base impositiva.

 

Esos primeros 200 millones fueron compuestos a partir de la modificación presupuestaria de las partidas de Salud y Transporte, 40 millones y 160 millones respectivamente, que se transfirieron a Billetera Santa Fe.  Por regla presupuestaria, para ampliar transferencias se debe reducir otras que en teoría tienen créditos excedentes.

 

Con la renovación ya en marcha dada la buena recepción que tuvo, posiblemente se mantenga durante varios meses hasta entrada la elección intermedia. De hecho, el candidato de Perotti al Senado, Roberto Mirabella, ya la sumó a su prematura campaña. “Los bolsillos están flacos, se ha perdido poder adquisitivo y por eso también se implementan este tipo de medidas", sostuvo. Lo cierto es que es prematuro saber si la herramienta terminará incentivando el consumo haciéndolo crecer de manera sostenida, o sólo impacta en compras que, con descuento o sin él, igual se efectuarían.

 

El negocio

Según pudo saber Letra P, la propuesta fue acercada al gobierno por parte del Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, dueña del Nuevo Banco de Santa Fe que es el agente financiero y caja obligada de la provincia. “El banco le ha propuesto a la Provincia fomentar el consumo de bienes y servicios (…) mediante una ‘Billetera Virtual’”, sostiene el contrato.

 

El banco lo ejecuta a través de su empresa Administradora San Juan SA (ASJ) dedicada a la recaudación de impuestos y al desarrollo de los medios de cobro, en este caso la plataforma virtual Plus Pago. En el contrato el banco fundamenta que como agente financiero asumió “el compromiso de implementar y prestar a la Provincia todos aquellos servicios nuevos o conexos que habilite, brinde o desarrolle en el futuro”. 

 

El banco no cobra comisión al gobierno de Santa Fe, pero sí a los comercios adheridos a través de la obligatoriedad de abrir una cuenta en la entidad con la correspondiente comisión fija -algo que otras plataformas no hace-, más lo definido por co-financiar las compras, que varía según pague con saldo (0,6%), débito (1,9%) o crédito (5%). En cambio, el consumidor no está obligado a tener una cuenta del NBSF ya que puede operar con cualquier entidad. Un grifo para el banco que no financia los reintegros. Negocio redondo. 

 

El ministerio de Economía tiene una cuenta especial en el banco que, a través de ASJ, administrará las bonificaciones establecidas en el programa para volcarlas luego como saldo virtual al consumidor. 

 

Exclusivo

El contrato se extenderá hasta la finalización del vínculo de agente financiero y caja obligada del Nuevo Banco de Santa Fe con la provincia que expira en tres años y medio, más la posibilidad de una prórroga de cinco. No se establecen cláusulas de exclusividad como sí sucede en la adjudicación del servicio de agente financiero, pero igualmente hay una situación particular.

 

La provincia podría abrir el espectro y ejecutar el programa a través de otras plataformas a la vez como Mercado Pago o la billetera virtual de Banco Nación para mencionar dos ejemplos, y así dar la posibilidad de ir acumulando beneficios y descuentos. La multiplataforma le daría la posibilidad a los comercios de elegir el banco e incluso operar sin cuenta bancaria en algunos casos.