25|6|2021

El desafío de sembrar lilitos para cortar con la Carriódependencia

30 de abril de 2021

30 de abril de 2021

La Coalición Cívica cumple 20 años al ritmo de su fundadora y busca darle minutos al semillero. Socio menor de JxC, quiere pelear las listas en todo el país.

“Somos un partido que todo el mundo desconoció, pero que hace 20 años que está en el centro del poder político de la Argentina”, definió a principios de este año la exdiputada Elisa Carrió para reinvidicar la vigencia de la Coalición Cívica e instalar su intención de pelear por la gobernación bonaerense en 2023. Sólo han pasado tres meses de esa ofensiva discursiva que lanzó en el mayor distrito electoral del país, pero en las entrañas del socio más chico de Juntos por el Cambio ya no creen que ella se presente. Prefieren reemplazar esa duda con la ratificación de la estrategia electoral elegida para este año: reclamar espacios en las listas para todos los distritos y mantener las 14 bancas que tiene el bloque en la Cámara baja, aunque este año la mitad termina su mandato.

 

Todavía no hay definiciones sobre las postergaciones del cronograma electoral. Si los cambios se concretan, la CC celebrará los 20 años el 25 de noviembre, cuando Lilita conmemore la firma del acta fundacional del movimiento Argentinos por una República de Iguales (ARI). Ese germen originario de la CC fue fundado un mes antes de la renuncia del entonces presidente Fernando De la Rúa, y la fecha no alcanza a meterse en medio de la campaña proselitista que prepara el partido, aunque será uno de los ejes elegidos para comunicar que el socio más chico de JxC tiene una historia más frondosa que el PRO. 

 

Carrió renunció hace un año a la banca que tenía en Diputados, pero su presencia sigue inalterable en la vida de un partido con una larga tradición parlamentaria que nunca pudo arañar una banca en el Senado. En la CC aseguran que Lilita siempre desconfió de la Cámara alta y concentra sus fuerzas en la ampliación del bloque de 14 voluntades que ahora conduce Juan Manuel López, en reemplazo de Maximiliano Ferraro, que sigue como presidente del partido. 

 

Delibera pero no gobierna

El paso de la CC por el poder fue muy exiguo. Durante la administración de Mauricio Macri, Lilita sólo aceptó meter en la jefatura de Gabinete a Fernando Sánchez, su mano derecha. El exfuncionario y exdiputado mantiene un bajísimo perfil desde que dejó el cargo ejecutivo, pero ninguna de las fuentes consultadas apuestan a su regreso a la Cámara baja. 

 

Por su lado y a pesar de la pandemia, desde el final del gobierno de Cambiemos Ferraro viene tejiendo la consolidación nacional de la fuerza que conduce, aunque hayan pasado dos décadas de su fundación formal. Este viernes estará en Santa Fe, junto a su colega santafesina Lucila Lehmann, pero buscará ampliar la agenda a Córdoba, Chaco y Jujuy, luego de una primera recorrida por Santiago del Estero y Formosa, el territorio elegido para antagonizar con el gobernador peronista Gildo Insfrán por la extensión y dureza de la cuarentena local. 

 

Cada escala del armado apunta a contener a la militancia propia bajo el signo del partido pero como reserva moral de la continuidad de Juntos por el Cambio como principal escudo opositor contra el peronismo. Con esa definición, Ferraro busca consolidar la acumulación política en el interior del país. Es un paragolpe preventivo para cuando llegue el momento de las negociaciones con la UCR y el PRO para definir candidaturas y aplicar la decisión que acordó el partido por consenso: poner candidatos propios en cada una de las listas provinciales y negociar en mejores condiciones los sitiales en las boletas para diputados nacionales. 

 

Por ahora, el despliegue sucederá sin Carrió. Dicen que hay razones sanitarias obvias, pero también algunos argumentos políticos de peso. La abogada oriunda del Chaco considera que es el momento de aumentar el perfil de sus dirigentes más jóvenes. Detrás de las aspiraciones democráticas para proyectar el alcance del partido, hay necesidades que urgen dentro de la Cámara baja, porque la mitad de las diputadas y diputados del bloque terminan su mandato este año.  

 

En provincia de Buenos Aires, el partido necesita renovar las bancas de Javier Campos, Marcela Campagnoli y Héctor "Toty" Flores, pero hasta ahora no hay confirmaciones sobre la reelección de esas tres espadas. La más interesada, susurran, es Campagnoli, que arrancó el año con reiteradas visitas a Formosa para ahondar su antagonismo con Insfrán. Sin embargo, en territorio bonaerense también hay expectativas sobre la legisladora provincial Maricel Etchecoin. Es la titular del partido en ese distrito y algunos lilitos la imaginan peleando por una banca en Diputados porque su mandato en la Legislatura bonaerense termina este año.

 

En la Ciudad de Buenos Aires la atención estará puesta en la continuidad de López que, como anticipó este portal, es número puesto para pelear un segundo mandato. También lo termina Paula Oliveto, a quien en la CC consideran una de las figuras más competitivas en la capital por su capacidad para contener al electorado más duro. El futuro de ambos dependerá de los acuerdos que cierre Carrió con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta. Tales definiciones, dicen en la CC porteña, serán más importantes que su propia candidatura. 

 

La chaqueña Alicia Terada y la santafesina Lehmann también terminan este año. La gira de Ferraro por la provincia litoraleña y la eventual escala que haga en Chaco buscarán respaldar la pelea de ambas por un segundo round. En Santa Fe el dirigente también se reunirá con los radicales José Corral y Mario Barletta con ese armado por delante y con la táctica de preservar la convivencia dentro de JxC pero sin perder la identidad del partido. En el bloque parlamentario cuentan que cada intercambio que realiza Ferraro es informado con velocidad a Carrió, que sigue todos los movimientos desde su casa en el partido bonaerense de Exaltación de la Cruz, el lugar que eligió para cambiar de domicilio y alimentar la postulación que ahora sus seguidores consideran "poco probable".