23|6|2021

Fernán no es Ginés

01 de marzo de 2021

01 de marzo de 2021

El discurso de Larreta tuvo un solo nombre propio, el del ministro de Salud que suena cada vez más como candidato. El espejo con el vacunatorio VIP de AF.

Pidió un aplauso y lo ponderó. Lo hizo ante las cámaras de televisión, ante el gabinete porteño, pero sobre todo ante la atenta escucha de sus aliados en el PRO y en Juntos por el Cambio (JxC). La defensa y felicitación de Horacio Rodríguez Larreta a su ministro de Salud, Fernán Quirós, en la Apertura de Sesiones de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires fue un mensaje para múltiples destinatarios. Fue el único nombrado y el que se llevó una mención especial por su gestión frente a la pandemia por coronavirus en territorio porteño, un saludo al que, minutos después, se sumó el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, que lo destacó por "nunca bajar los brazos en los momentos más duros". 

 

Afín a la crítica velada, Rodríguez Larreta bendijo a Quirós al presentarlo como antítesis. ¿De qué? ¿De quién? ¿Por qué? El alcalde PRO evitó nombrar el escándalo conocido como vacunatorio VIP y que tuvo como protagonista al exministro de Salud Ginés González García, pero lo hizo de manera indirecta en ese pasaje de su discurso. Acto seguido, realzó el operativo de inmunización porteño, sobre el que pesan denuncias por una logística "privatizadora" como sostiene la abogada Natalia Salvo y el Frente de Todos (FdT). Un combo que utilizó como táctica para referirse al vacunatorio VIP sin nombrarlo. Una herramienta discursiva que el alcalde PRO emplea cada vez que interviene públicamente y quiere enviar un mensaje.

 

"Mirando en retrospectiva todo lo que vivimos juntos durante el 2020, me gustaría aprovechar este momento para darles las gracias. Primero al personal de salud, al equipo del Ministerio y también a Fernán Quirós, que lideró la lucha contra el virus con un coraje y un compromiso excepcionales. Es admirable lo que todos ustedes dieron y siguen dando en un contexto de tensión, de mucho trabajo, de desgaste emocional e incertidumbre. Estoy profundamente agradecido. Así que quiero pedir un aplauso para Fernán, para todo su equipo y para todos los trabajadores de la salud", sostuvo Rodríguez Larreta.

 

Ese pasaje del discurso no debe limitarse únicamente a una intención de comparar a Ginés con Fernán. La herramienta de la antítesis también es para rivalizar con la jefa PRO, Patricia Bullrich, que cuestionó al ministro por no condenar el escándalo del vacunatorio VIP. El titular de la cartera sanitaria también hace culto al manual de la moderación larretista. Consultado sobre el escándalo, lo calificó como un "error" y remarcó que el diálogo Ciudad-Nación seguiría inalterable en términos de gestión sanitaria.

 

Rodríguez Larreta lo eligió como único y favorito vocero ante los temas sanitarios, incluso los que rozan lo político y el pugilismo electoral entre el Gobierno y la coalición Juntos por el Cambio (JxC). Siempre, el exdirector del Hospital Italiano respondió ofreciendo la otra mejilla y esquivando la confrontación. Quirós dice lo que piensa y quiere construir con Rodríguez Larreta, que es la antítesis de lo que expresa Bullrich. La interna, siempre, empieza por lo discursivo.

 

La ponderación también tiene fines electorales: en los planes larretistas, ungir a Quirós como primer candidato a diputado nacional por la Ciudad figura como última opción. El alcalde lo quiere preservar al frente de la cartera sanitaria porque, como repite, "la tormenta (de la pandemia) no pasó". Sin embargo, también lo postula como antítesis para frenar la embestida de Bullrich, que corre con el aval de Mauricio Macri para liderar la boleta porteña. La negociación sigue. Es la última carta, pero Quirós, como contó Letra P, está cada vez más adentro del bolillero amarillo para la Ciudad.