08|3|2021

08|3|2021

"Suspender las PASO sin apoyo opositor puede tener costo en las urnas"

04 de febrero de 2021

04 de febrero de 2021

El politólogo advirtió que el FdT deberá buscar acuerdos para "cambiar las reglas de juego" en el año electoral y no sufrir consecuencias en el cuarto oscuro.

El politólogo y director de la consultora Escenarios, Federico Zapata, advirtió que el gobierno de Alberto Fernández deberá buscar un "acuerdo" con la oposición para suspender las PASO si no quiere pagar "el costo electoral" de tomar esa decisión en soledad, la cual podría ser interpretada por la ciudadanía como "un acto de oportunismo". 

 

"Modificar las reglas de juego implica alcanzar acuerdos y el oficialismo no debería perder de vista esa dimensión", señaló el politólogo cordobés y aseguró que la posible suspensión de las primarias favorecería al Frente de Todos porque esa instancia electoral implica "un riesgo de desorden" dentro de la coalición.

 

Asimismo, dijo que Juntos por el Cambio tendrá que "administrar la tensión entre un liderazgo emergente, que tiene a Horacio Rodríguez Larreta como figura, y un liderazgo en transición, representado por Mauricio Macri", si quiere tener buenos resultados en las urnas.

 

-¿Cómo imagina este año electoral?

 

-La pandemia acentuó la dinámica estructural presente en Argentina desde 2011: en lo económico con las dificultades para encontrar un patrón de crecimiento y desarrollo, en lo político-social con polarización y desacuerdo en torno a una matriz de relacionamiento Estado-Mercado y en lo internacional con la declinación y la pérdida de relevancia geopolítica. Este año, la agenda electoral estará atravesada por las tensiones que cruzan esos ejes, con el agravante de la crisis sanitaria.

 

-¿A quién le conviene una elección polarizada?

 

-En Argentina hay una forma particular de polarización, la denominada grieta o empate hegemónico. Se trata de un sistema donde compiten dos polos de poder sobre ventajas relativas, tácticas, a costa de la dimensión estratégica del país. En esa dinámica tacticista, siempre ganan las minorías intensas a costa del resto de la sociedad.

 

-¿Qué figuras políticas cree que serán protagonistas?

 

-Hay una interrelación entre las dos coaliciones: si las palomas del oficialismo se fortalecen, se fortalecen también las palomas de la oposición. Si los halcones del oficialismo priman, priman también los halcones de la oposición. ¿Qué dinámica prevalecerá? Dependerá de la capacidad del Gobierno para sortear el desafío sanitario y económico en el primer semestre. Si lo logra, el oficialismo buscará construir candidatos que amplíen la base electoral, por ejemplo los ministros Gabriel Katopodis, Wado De Pedro, Matías Lammens o Martín Guzmán. La oposición, en cambio, tiene un desafío diferente: segmentar sus candidatos y discursos para evitar perder votos por derecha o por el centro. Es decir, ser Rodríguez Larreta sin dejar de ser Mauricio Macri. No es un juego simple.

 

-¿Por qué el Presidente delegó la negociación de la suspensión de las PASO en los gobernadores y en el Congreso?

 

-Es un movimiento lógico. Las PASO son reglas de juego del sistema. Por lo tanto, su modificación y/o eliminación tiene que contar con un acuerdo entre oficialismo y oposición. Es decir, se trata de una decisión que necesariamente tiene que pasar por el Congreso. En ese contexto, el Poder Ejecutivo necesita negociar con los poderes subnacionales para poder llegar al Congreso, suponiendo que ese sea su objetivo. Pero quizás puede ser al revés. Que la presión provenga de los gobernadores y suba al Ejecutivo. En cualquier caso, se necesita pasar por el Congreso.

 

-¿Cómo impacta en la opinión pública la posible suspensión de las primarias?

 

-Si hay un acuerdo federal y transversal a las fuerzas políticas para modificarlas o eliminarlas, no habría cuestionamientos mayoritarios de la opinión pública. Por el contrario, si el Gobierno avanza en una suspensión de las PASO sin apoyo opositor, la ciudadanía podría tomarlo como un acto de oportunismo y eso podría acarrear un costo en las urnas. Modificar las reglas de juego implica acuerdos y el oficialismo no debería perder de vista esa dimensión. Las PASO fueron diseñadas para ordenar la competencia, y la política argentina se comporta de manera oligopólica. 

 

-¿A quién beneficia y a quién perjudica la eventual suspensión de las PASO?

 

-En términos generales, una eventual suspensión de las PASO perjudica poco a los oficialismos y algo a las oposiciones. Poco a los oficialismos, porque éstos normalmente ordenan las listas con el poder del aparato gubernamental. Para un oficialismo, las PASO son un riesgo de desorden y competencia al liderazgo instituido y, además, cuestan plata. En sentido contrario, les sirven a las oposiciones, para lograr coaliciones amplias, dirimir candidaturas y evitar la división del voto opositor. 

 

-¿El debate por las PASO puede afectar la relación entre el Presidente y su vice? 

 

-Las PASO son una sutileza en la agenda de temas entre el Presidente y la vice. No creo que puedan afectar la relación. En un gobierno coalicional, Fernández no va a modificar las PASO sin el acuerdo de Cristina Kirchner. En lo que respecta a La Cámpora, su ventaja competitiva no radica en un arreglo externo (las PASO) sino en una capacidad interna: apostar a una organización en un contexto en donde los políticos apuestan a personalidades y personalismos.

 

-¿Quién tendrá la lapicera en el oficialismo a la hora de armar las listas de candidatos y candidatas?

 

-El Frente de Todos es una coalición singular donde el liderazgo gubernamental no coincide con el liderazgo político. La lógica que primará es la negociación entre el liderazgo gubernamental y el liderazgo político, condicionados por los poderes subnacionales. Fernández pujará por ratificar su gestión y Cristina buscará confirmar su liderazgo. Los gobernadores pujarán por defender sus territorios. Las listas van a reflejar esas tres dinámicas en juego, y la habilidad de cada jugador en cada partida, dado los recursos con los que se cuente. Básicamente, candidatos competitivos en términos electorales.

 

-¿Cómo cree que resolverá Juntos por el Cambio la elección de candidatos y candidatas?

 

-Es una elección muy importante para Juntos por el Cambio, un experimento de la capacidad o no de la fuerza para administrar la tensión entre un liderazgo emergente, que tiene a Rodríguez Larreta como figura, y un liderazgo en transición, representado por Macri. Si logran sortearla, la fuerza se despersonalizará y, por lo tanto, se institucionalizará.