04|7|2022

El nuevo mapa en desarrollo del archipiélago de JxC en Diputados

06 de diciembre de 2021

06 de diciembre de 2021

La fractura del bloque radical definió una nueva geografía en el interbloque opositor y pone en duda quién ejercerá su jefatura. Suben las acciones de Ritondo.

Los puentes que se cortaron el jueves entre el sector de diputados y diputadas que responde a Mario Negri y el que respalda a Emiliano Yacobitti no volvieron a reconstruirse este fin de semana. Este lunes se oficializó la ruptura del bloque de la UCR, a partir de la conformación de UCR-Evolución, el espacio disidente que será conducido por el diputado electo Rodrigo De Loredo. Jurará este martes su cargo y luego asumirá la conducción de un bloque de 12 integrantes sobre el que gravita el senador porteño Martín Lousteau. Seguirán dentro del interbloque de Juntos por el Cambio, cuya conducción continuará por ahora en manos de Negri. Los cambios abren nuevos interrogantes sobre su continuidad y aumentan las chances de que sea reemplazado por el macrista Cristian Ritondo. Con la fractura radical, el bloque del PRO queda como la fuerza más grande dentro de un armado que contará con nuevos espacios.

 

“No podemos premiar a perdedores”, le dijo a este portal un diputado macrista. Lo dijo para asegurar que cada vez son más los integrantes de esa bancada que coindicen con reclamar la presidencia del interbloque, a partir de la fragmentación radical y del derrotero electoral de Negri. El diputado se midió en internas con Luis Juez y perdió la chance pelear por una banca en el Senado. Ese revés no solo ha sido utilizado por el sector de Yacobitti para pedirle un lugar en la conducción del bloque. Ese concepto ahora también resuena dentro de la bancada macrista, porque el saldo de la disputa radical no dejó a Negri afuera de la conducción del bloque. Quedará al frente de un espacio con 33 integrantes, pero sensiblemente más chico que los 46 que comandó hasta el jueves pasado. Con esa nueva aritmética, Negri queda como una autoridad parlamentaria, pero cada vez más lejos de ser ratificado como titular del Interbloque opositor.

 

El espacio de JxC contará desde este martes con el bloque radical, encabezado por Negri; el bloque de UCR Evolución, liderado por De Loredo; el espacio macrista, con Ritondo a la cabeza; el monobloque del Frente Cívico de Catamarca, con Julieta Marcolli; y el monobloque Producción y Trabajo, que lidera el sanjuanino Marcelo Orrego. Ambos podrían sumarse al bloque del PRO y equilibrar la salida de Sebastián García De Luca y Domingo Amaya, que formarán un bloque aparte, dentro de JxC, junto al extitular de la Cámara baja, Emilio Monzó y la exdiputada Margarita Stolbizer, que iniciará su quinto mandato.

 

Los contornos del nuevo interbloque opositor incluirán otros tres monobloques. El exministro Ricardo López Murphy contará con uno propio, llamado Republicanos Unidos, y se sumarán el salteño Carlos Zapata, de Ahora Patria, y el puntano Claudio Poggi, de Avanzar San Luis. Ambos podrían sumarse también a la bancada macrista, aunque Zapata aclaró que formará parte de un espacio que sea “federal”, siempre dentro de JxC.

 

Todo ese archipiélago contará con 116 bancas, pero su ordenamiento deja al PRO como el mayor bloque del espacio, mientras que el bloque de UCR Evolución podría dejar relegado en importancia a la Coalición Cívica, presidido por Juan Manuel López, pero que se referencia en la exdiputada Elisa Carrió y que sumará 11 bancas. La fundadora del partido aceleró la disputa radical hace diez días cuando buscó defender a Negri y trató de corruptos al espacio de Yacobitti, que se referencia en Lousteau y el empresario y exministro Enrique Nosiglia.

 

Luego de la tempestad que desató en el acto por los 20 años del partido que fundó, Carrió tuvo una reunión con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, que la habría persuadido de “bajar un cambio”. Lilita volverá a guardar silencio y habría pactado aceptar que Ritondo ocupe el interbloque, cuando ella ha sido parte de los históricos críticos del exministro de Seguridad bonaerense.

 

El desenlace de esos movimientos no será inmediato. Si Ritondo queda como jefe del Interbloque será antes de fin de año, pero no tan cerca de la pelea radical. El partido sigue en proceso de ebullición tras la fractura de su bloque en la Cámara baja. El titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, tuvo una reunión con el gobernador jujeño Gerardo Morales esta mañana y convocó a la Mesa de Conducción para convocar a las próximas elecciones de autoridades, que se concretarán en diciembre. Además de Morales, también asoma Lousteau como el otro contendiente que buscará disputar el lugar que detenta el mendocino Cornejo, que concluirá su último mandato como titular del partido en medio de un cisma inédito que, posiblemente, definirá las correlaciones internas del partido en los próximos dos años, hasta que llegue el momento de definir las candidaturas presidenciales de la alianza opositora.