20|6|2022

Un radical libre, la fórmula de Jatón para no perder el Concejo de Santa Fe

05 de diciembre de 2021

05 de diciembre de 2021

Aliado del intendente, Leandro González seguirá al mando del recinto. Las vicepresidencias, objeto de disputas. JxC mira a 2023.

“Está todo encaminado”, se atrevió a decirle a Letra P un legislador haciendo referencia a quién presidirá el Concejo Municipal de Santa Fe. No importa a qué bloque o espacio político represente la fuente citada, casi todos coinciden en que será reelecto Leandro González, el radical progresista de Libres y aliado del intendente Emilio Jatón. Dentro del clima tranquilo que se respira en el palacio legislativo, queda una pequeña disputa por las vicepresidencias. Juntos por el Cambio calienta motores pensando en el 2023.

 

El Frente Progresista gobierna la capital santafesina y también es la primera minoría dentro del recinto, a pesar de que salió segundo en las últimas elecciones y perdió una banca. Con esa premisa negociaron y rosquearon los operadores y operadoras de la coalición, algo que logró una aceptación prácticamente unánime en casi todos los espacios. “De no ocurrir algo extremadamente raro, González sigue presidiendo”, es la conclusión que hacen en el recinto. El actual presidente forma parte de Radicales Libres, un espacio que sigue en el Frente Progresista, tanto a nivel local como provincial.

 

El Concejo que viene será atípico porque con el recambio postelecciones tendrá seis bloques, algo que no ocurrió nunca: el progresismo con seis bancas, JxC con cinco, el PJ con tres y los tres monobloques de Barrio 88, La Causa y Unión Federal. Los últimos dos espacios harán su estreno en el Legislativo. Todos los sectores creen que será complejo y llevará mucho trabajo llegar a acuerdos, pero con la votación por el cargo máximo, que será el jueves 9 de diciembre, hicieron una excepción.

 

La reelección de González prácticamente se definió el mismo día de las generales. Con la remontada del Frente Progresista que le sirvió para ocupar el segundo lugar, el radical pudo renovar su banca. Paralelamente, en el bunker justicialista alguien que conoce los pormenores del Concejo le anticipó ese mismo día a Letra P que “el peronismo no va a votar a JxC para la presidencia”.

 

En Juntos por el Cambio las estrategias e intenciones de cara al futuro fueron variando. En la euforia de la noche del triunfo de las generales un referente muy importante del espacio se entusiasmó con la idea de pelear la presidencia: “¿Por qué no? Si la gente nos eligió y ganamos la ciudad”. Las aguas se fueron calmando y, a pesar de que en el espacio se barajó ir en serio por la silla más importante del recinto, a días de que se concrete la elección afirman que “se está trabajando” para que González sea reelecto.

 

De todas maneras, la bancada de JxC, compuesta mayoritariamente por el sector de José Corral, acompañado por el espacio de Mario Barletta y el PRO, ya piensa a futuro. Explican que a pesar de que este año decidieron no pelear la presidencia, el próximo podría ser distinto. Habrá que esperar cómo se desarrolla el juego de las alianzas, cómo se mueven los monobloques y las estrategias de los distintos espacios. El gran objetivo es recuperar la ciudad, pero antes creen que deben dar otros pasos.

 

Las vicepresidencias sí dejan margen para pequeñas disputas. Juntos por el Cambio apunta a la primera y la elegida sería Inés Larriera. Mientras que el PJ, que tiene dos bancas menos, hará el intento para que la perottista Jorgelina Mudallel ocupe ese lugar. Las negociaciones seguirán hasta último momento, pero la balanza parece inclinarse hacia el espacio que ganó los comicios.

 

La discusión se da en el marco del debate por el presupuesto, la ordenanza tributaria y un paquete de endeudamiento que muy probablemente se votará este lunes. Implícitamente el tire y afloje de los bloques opositores por el tema presupuesto formó parte de la negociación por la presidencia. Más allá de eso, está todo dado para que Leandro González continúe en el lugar al que llegó en el 2019. Desde todos los bloques destacan su “apertura, diálogo y capacidad para llegar a acuerdos”, algo que también es valorado por el Ejecutivo.