22|5|2022

La tropa que asoma para suceder a intendentes de Juntos sin 2023

25 de diciembre de 2021

25 de diciembre de 2021

Bendiciones, dirigencia en obra o nada. Cómo se construye el futuro amarillo en los principales distritos PRO. Del número puesto al todos contra todos.

El “no rotundo a las reelecciones indefinidas” difundido el miércoles por el vidalismo y la respuesta del intendentismo amarillo no solo puso sobre la mesa la grieta en el PRO, podría ser, además, la antesala de un reordenamiento obligatorio de los equipos locales si finalmente quienes asumieron en 2015 no tienen chances de volver a presentarse en 2023. Mientras varios jefes comunales ya han mostrado las cartas con las que irán a la contienda en dos años, muchos otros exhiben dudas y algunos, no tienen sucesor o sucesora a la vista.  

 

El mensaje de la exgobernadora María Eugenia Vidal, el diputado nacional Cristian Ritondo y once legisladores provinciales que aún le responden es, como contó Letra P, la sentencia de divorcio con las jefaturas comunales (no solo de Juntos, también del radicalismo). En los despachos distritales molestó el momento, justo en medio de negociaciones contrarreloj por los proyectos de ley de Presupuesto e Impositiva.

 

De fracasar los intentos para imponer cambios a la norma, los intendentes del PRO que juraron por primera vez en diciembre de 2015 deberán diagramar un nuevo esquema municipal a partir del 2023 y para eso, elegir un sucesor o sucesora.

 

Al menos dos han dejado señales claras de quiénes podrían darles continuidad a sus gestiones. Néstor Grindetti, de Lanús, ya anunció que no competirá por el cargo dentro de dos años y en su reemplazo propuso a Diego Kravetz, su jefe de Gabinete y responsable del área de Seguridad del municipio. Jorge Macri, actual ministro de Gobierno de la Ciudad de Buenos e intendente con licencia de Vicente López, eligió a Soledad Martínez, jefa comunal interina, como su sucesora natural.

 

En Junín, Pablo Petrecca podría terminan bendiciendo a Juan Fiorini. El dirigente tenía posibilidad de volver a competir por un periodo más en el Senado bonaerense en representación de la Cuarta sección, pero fue convocado a liderar la lista de concejales en la última elección. En el distrito se menciona que la estrategia buscó devolverlo a la ciudad y ponerlo en cercanía con el electorado de cara a una eventual candidatura a intendente.

 

En Olavarría, Ezequiel Galli podría convocar a un familiar, a su primo Hilario Galli, secretario de Gobierno del municipio y uno de los dirigentes que había sonado para encabezar la lista seccional de senadores. También Diego Valenzuela (Tres de Febrero) podría inclinarse por un familiar, en este caso, su esposa, la senadora provincial en representación de la Primera sección, Daniela Reich, quien fue reelecta en noviembre. Si bien se ha manifestado a favor de la limitación de las reelecciones, Valenzuela ha expresado que su aplicación no debiera ser retroactiva.

 

El bahiense Héctor Gay, como Grindetti, ha anunciado que no volverá a competir en 2023, pero a diferencia del intendente de Lanús no ha dado certezas sobre su sucesión. Hay varios nombres en danza. Por un lado, resuena el exdiputado Santiago Nardelli y la senadora Nidia Moirano, ambos integrantes del tridente que, junto a Gay, ordena el PRO en la sección más sureña. Pero también aparecen nombres más ligados a la gestión local como Pablo Romera, secretario general del municipio, y el reciente elegido diputado provincial, expresidente del Concejo Deliberante, Fernando Compagnoni.

 

La multiplicidad de nombres también se replica en La Plata, donde Julio Garro no ha trabajado en la construcción un o una sucesora. La amplia lista incluye al flamante presidente del Concejo Deliberante, Darío Ganduglia, al senador provincial Juan Pablo Allan, al diputado provincial Daniel Lipovetzky, al vicepresidente de la Cámara de Diputados Fabián Perechodnik y al concejal Javier Mor Roig, entre otros dirigentes que se quieren poner el traje de candidato.

 

Martín Yeza, de Pinamar, como Grindetti y Gay, ha anticipado que no competirá por un nuevo mandato y se ha expresado en la misma línea que Vidal respecto a la ley en debate. Sin embargo, no ha dado señales sobre quién podría sucederlo en el cargo. Tampoco es claro quién podría competir en el lugar de Sebastián Abella (Campana), Javier Martínez (Pergamino) y de Hernán Bertellys (Azul).

 

En 9 de Julio, Mariano Barroso podría apostar por el concejal Paolo Barbieri, eventual intendente interino y candidato a senador en segundo lugar por la lista que en la Cuarta sección compitió respaldando a Diego Santilli. La derrota ante la propuesta radical lo dejó sin chances de ingresar a la Cámara alta y quedó como segundo suplente.

 

En Coronel Rosales, Mariano Uset podría inclinarse por quien liderara la lista de concejales en 2019, el actual secretario de Salud, Carlos Gabbarini; y en Carmen de Patagones, José Luis Zara también podría apostar por quien encabezó la nómina de ediles en la última elección, Fabio Bettinelli.