17|5|2022

Reelecciones, la sentencia de divorcio de Vidal con intendentes de Juntos

El comunicado de la exgobernadora generó rechazo de jefes comunales. Ley “obsoleta” y “manotazos” por “falta de protagonismo”. PRO y UCR preparan documento.

La sociedad política entre María Eugenia Vidal y los intendentes de Juntos se rompió el día que la exgobernadora anunció que regresaría a competir en la Ciudad de Buenos Aires. Pese a ese desenlace previsible, los dos sectores mantuvieron cierta armonía algún tiempo más, sobre todo, atentos a la conducción que ejercía sobre buena parte de la alianza Horacio Rodríguez Larreta. Ahora, el intento de encumbrar -hace unas semanas- a Cristian Ritondo como su sucesor en la gobernación en 2023 y su rechazo explícito -este miércoles- a cualquier cambio a la ley que pone tope a las reelecciones en una jurisdicción que ya no comanda fueron los dos temas que terminaron de sentenciar el divorcio definitivo. Entre la tropa intendentista, el comunicado de la exmandataria generó indiferencia y rechazo.

 

Pese a eso, la horizontalidad de la mesa de conducción de jefes comunales se permite distintas posturas. En el PRO se dividen entre los que leen el comunicado de Vidal con indiferencia, aunque coinciden en rechazar cualquier intento de modificación a la ley que limita sus propias reelecciones y los que manifiestan que el proyecto sancionado en 2016 tiene serias deficiencias en su redacción y, así, intentan impulsar cambios que los beneficien.  

 

“Ella se queda en el título, pero en la práctica la ley era tan obsoleta y mal armada que hay que enmendarla para hacerlo efectivo. Estuvo mal la ley y mal la reglamentación”, sentenció una fuente relevante de un populoso distrito amarillo. A esa declaración, que se repite incluso en algunas bancas de la Legislatura, se le suma una lectura política que intenta explicar el abandono de Vidal en la provincia para no perder y su regreso a territorio porteño para construir desde ahí una posible candidatura nacional en 2023: “Ella se dio cuenta que está quedando afuera de la discusión política y está a los manotazos para no perder protagonismo”.

 

Es que, tal como detalló este medio, el posible ingreso de una iniciativa para modificar la ley 14.836 que impulsó el Frente Renovador de Sergio Massa se da en el marco de una negociación mayor que incluye los proyectos de Presupuesto 2022 y Fiscal Impositiva, y una serie de acuerdos sobre cargos en el Banco Provincia y organismos de control. Y en esa discusión, el sector vidalista oficia de mero espectador de una mesa a la que hoy se sientan intendentes como Julio Garro (La Plata), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Néstor Grindetti (Lanús) y Jorge Macri (Vicente López), además de dirigentes legislativos. 

 

En el radicalismo tampoco cayó bien el comunicado, más aun considerando la “injerencia” de la “porteña” Vidal en una discusión sobre la normativa de la ley que abre el juego a “interpretaciones sui géneris”. En cuanto a los intendentes boinablanca, la postura se focaliza en cuestionar que “no se puede legislar para atrás” y que la normativa no tendría que correr a partir de 2023, es decir, tomando como primer período el iniciado en 2015. 

 

Aunque también hay voces que enfatizan que, si la gente vota a un mismo intendente varios periodos, “por algo será” y ponen como ejemplo varios casos propios “exitosos”. 

 

Consultado sobre el comunicado difundido por la exgobernadora bonaerense, el titular del Foro de Intendentes UCR, Miguel Fernández (Trenque Lauquen), dijo a Letra P: “Es la opinión de Vidal. No es la opinión de los intendentes radicales, que ya nos hemos manifestado”. En efecto, sostienen que el período 2019-2023 debe ser considerado como primer mandato y no el tramo 2015-2019. 

 

Asimismo, Fernández aseguró que intendentes PRO “tampoco coinciden exactamente con esa declaración” emitida este miércoles por Vidal: “Tuvimos un zoom conjunto entre intendentes del radicalismo y del PRO donde la opinión del conjunto no fue esa. Hay matices, que hay que contemplar”. Con esto, apuntó contra “una pésima redacción del decreto reglamentario, que dejó abierta la puerta a cuestiones como las que están pasando”. Así, orientó directamente los cañones a la exmandataria y remató: “Que cada uno se haga cargo de los errores que cometió”.

 

En este marco, según pudo saber este medio en adelanto, intendentes del PRO y de la UCR están cerca de acordar una comunicación conjunta sobre este tema, documento que se difundirá “en breve”, antes de fin de año.