04|8|2022

El Gobierno les hace un guiño a las provincias para que manejen su caja

02 de diciembre de 2021

02 de diciembre de 2021

En esta nota de hace tres semanas, Letra P adelantó que el Gobierno flexibilizaba el consenso fiscal que se firma este lunes. Satisfacción en las gobernaciones.

Con entusiasmo por parte de las autoridades provinciales, el Gobierno negocia con cada gobernación la firma de un nuevo consenso fiscal con un guiño que les permitirá manejar los impuestos locales de acuerdo a lo firmado a fines de 2019, sin necesidad de esperar cada año la aprobación de una nueva ley.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Durante el gobierno de Mauricio Macri, las provincias rubricaron con la Casa Rosada el consenso fiscal 2017, mediante el cual habían acordado la disminución paulatina de impuestos, como el de Ingresos Brutos. Esa situación quedó congelada luego de la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada.

 

En diciembre de 2019, tras el cambio de gobierno, el Presidente y los 24 distritos firmaron un nuevo consenso fiscal que suspendió la rebaja de impuestos, que tenía impacto en la recaudación y las cuentas provinciales. La foto incluyó a oficialistas y opositores -entre ellos, Horacio Rodríguez Larreta- que recibieron la noticia con beneplácito.

 

El congelamiento de la rebaja de impuestos volvió a refrendarse un año después, el 3 de diciembre de 2020. El ritual de la firma y el acuerdo sobre la suspensión de la reducción de impuestos se repetirá nuevamente antes de esa fecha, aunque con una noticia que mejorará aún más la situación de las provincias.

 

La novedad, que ya les hicieron saber a los gobernadores y a las dos gobernadoras el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, es que el nuevo texto dejará vigente la suspensión de la rebaja sin establecer fecha de vencimiento. Es decir, que las provincias no deberán esperar a la firma de un nuevo consenso fiscal, en 2022, para hacer sus proyecciones económicas.

 

En definitiva, quedará vigente lo firmado en 2019, que congeló la rebaja impositiva. Lo demás, quedará a criterio de cada jurisdicción. “Creemos en la autonomía de cada provincia, y en que cada distrito pueda decidir si quiere bajar sus impuestos”, apuntan en el Ministerio del Interior.  

 

Postergada por el cronograma electoral, la ronda de conversaciones con las gobernaciones se inició en los últimos días y tuvo por ahora buena recepción de las provincias, más allá de algunas cuestiones puntuales que suelen generar ruidos en el trámite, como la cláusula que establece que las jurisdicciones deben abstenerse de presentar demandas o continuar los juicios en curso por el régimen de coparticipación, fondos y transferencias que la Nación gira a cada una de ellas. 

 

En el Ministerio que conduce De Pedro confían en que la firma podrá concretarse a fines de la próxima semana y que hasta los más díscolos están dispuestos a estampar su apoyo. Uno de los clasificados como difíciles en la relación es el cordobés Juan Schiaretti, que sin embargo le hizo algunos guiños a la Casa Rosada en las últimas semanas. Schiaretti tiene una relación estrecha con el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme, y mantiene un buen vínculo con el tucumano Juan Manzur. Las últimas elecciones dejaron señales de alerta en su provincia, donde Juntos por el Cambio obtuvo el 54% de los votos y dejó a su fuerza, Hacemos por Córdoba, con el 25%. El Frente de Todos apenas llegó al 10%.

 

En tanto, la firma del consenso 2020 contó con representantes de todas las provincias con la única excepción de Rodríguez Larreta, en guerra con la Casa Rosada por el recorte de un punto de coparticipación y la discusión por los fondos del traspaso de la policía.

 

Una vez firmado, el texto pasará por el Congreso para su aprobación, dentro del paquete de leyes económicas que se tratarán en el últimos mes del año. El Consenso actual tiene vigencia hasta el 31 de diciembre.