16|1|2022

Ancho por su triunfo en Chaco, Capitanich primerea y pide PASO para 2023

16 de noviembre de 2021

16 de noviembre de 2021

Tras dar vuelta el resultado en su provincia, fue el primer gobernador en pisar la Casa Rosada. Pidió internas presidenciales e institucionalizar el FdT. 

Fue uno de los pocos ganadores del domingo para el Frente de Todos (FdT) y el primero de los gobernadores en poner un pie en la Casa Rosada después de las elecciones. Tras dar vuelta el resultado de las PASO en su distrito, Jorge Capitanich voló a Buenos Aires con un mensaje contundente para la coalición de gobierno: la necesidad de naturalizar la posibilidad de dirimir la candidatura presidencial para 2023 en una gran interna.

 

“Es necesario pensar que la elección está a la vuelta de la esquina y el compromiso de trabajo empieza hoy. Las PASO deben ser garantizadas para que tengamos la fortaleza del liderazgo de los candidatos presidenciales que emerjan en esa disputa política”, dijo Capitanich el lunes desde Chaco, donde todavía celebraba su victoria.

 

Las elecciones chaqueñas fue una de las pocas buenas noticias que el peronismo le dio al Gobierno el domingo, cuando festejaba la remontada de la provincia de Buenos Aires como un triunfo, y recibía datos negativos de la mayoría de los distritos del país. El presidente Alberto Fernández lo felicitó en público desde el escenario del búnker oficialista.  “Abrazo muy grande para mi querido ‘Coqui’ Capitanich, que ganó una gran elección en el Chaco”, dijo Fernández.

 

El Norte y Tierra del Fuego aportaron victorias, con diferentes matices. En Formosa, Gildo Insfrán ratificó su hegemonía después de unas PASO que habían sembrado dudas. En Catamarca, ganó con comodidad la lista que apoyó el gobernador Raúl Jalil y llevó como candidata a la exgobernadora Lucía Corpacci. En Salta triunfó la alianza entre la Casa Rosada y el gobernador Gustavo Sáenz. En Santiago del Estero arrasó Gerardo Zamora. Sergio Uñac y Juan Manzur ganaron por un margen muy estrecho en sus respectivos distritos, San Juan y Tucumán. En el otro extremo del país, el FdT dio vuelta la elección en Tierra del Fuego. El resto cosechó derrotas.

 

En Chaco, Capitanich fue protagonista de una remontada heroica. La lista del FdT, que encabezaba Juan Manuel Pedrini obtuvo poco menos de 200 mil votos en las PASO –el 35,67% de los votos– frente al 44,14% –247 mil votos– de Juntos por el Cambio. En las generales del domingo el número se dio vuelta. El FdT sumó 63 mil votos y consiguió el 44,33% de los sufragios. Juntos por el Cambio también sumó, pero solo siete mil votos y llegó al 42,75%. De perder por nueve puntos en las primarias, el peronismo pasó a ganar las generales por dos.

 

A la Casa Rosada no le sorprendió. La semana previa a los comicios en Balcarce 50 aseguraban que Capitanich se había lanzado a trabajar el territorio después de la derrota de las PASO, que estuvo tan marcada como el resto del país por la baja participación. En septiembre concurrió a votar el 60% del padrón. El número no mejoró demasiado en noviembre: pasó al 65,5%, en una jornada que estuvo marcada por un temporal y lluvias intensas en toda la provincia.

 

Con la legitimación de la victoria en el bolsillo, Capitanich salió rumbo a Buenos Aires con definiciones sobre el futuro del FdT, pensando en 2023. Pidió empezar a instalar la idea de que el peronismo tiene ir a una gran interna para definir candidaturas, con el fin de contener a todos los sectores y volvió a plantear la necesidad de “institucionalizar” el FdT.

 

La idea no es nueva y fue impulsada desde el comienzo del Gobierno por el propio Fernández, que la conversó en varias oportunidades con Capitanich. El FdT iba en esa dirección cuando irrumpió la pandemia, en marzo de 2020. Por esos días, el oficialismo tenía todo dispuesto para hacer un gran evento de celebración por los primeros 100 días de gobierno, que daría el puntapié para el lanzamiento de la vida institucional del espacio, a la manera del Frente Amplio uruguayo. Capitanich tenía reservado un papel protagónico en ese esquema y ahora pretende recuperarlo.

 

Como contó Letra P, durante la reunión que mantuvieron el lunes en el Partido Justicialista integrantes del albertismo, el cristinismo, la CGT y los movimientos sociales acordaron sobre la necesidad de avanzar en la organización interna del frente y de impulsar mecanismos de resolución de las diferencias. Volverán a reunirse la semana que viene.

 

En Casa Rosada, este martes, el chaqueño se concentró en temas de gestión y políticos en los encuentros que mantuvo con Fernández y Manzur. Abordó cuestiones relativas a la agenda del Norte Grande, habló sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y analizó el escenario político. Avisó, además, que estará el miércoles en la marcha por el Día de la Militancia. Para más tarde, tenía agendada una reunió con Cristina Fernández de Kirchner, que se recupera en su casa de una histerectomía. Capitanich tiene una relación muy cercana con la vicepresidenta e integra su círculo de consulta.

 

Después de la victoria, el chaqueño también deberá ordenar su frente interno. En julio, logró sellar una lista de unidad con los otros dos referentes del peronismo local, el exgobernador Domingo Peppo, y el intendente de Resistencia, Gustavo Martínez. Tras la victoria, Capitanich ya piensa en los futuros cambios que hará en el Gabinete, en el que sus socios reclaman lugares.