11|11|2021

Daer suma apoyos decisivos y se perfila para seguir al frente de la CGT

21 de octubre de 2021

21 de octubre de 2021

El dirigente de Sanidad recibió el respaldo de gremios clave a 20 días del recambio de la cúpula de la principal central obrera, que se anticipa colegiada. 

La masiva movilización de la CGT por el Día de la Lealtad, que reventó el centro porteño el lunes pasado, acaparó la atención sobre los movimientos del mundo sindical porque se convirtió en una potente demostración de fuerza. El escenario de crisis interna que se abrió en el oficialismo es el campo de maniobra del sindicalismo envalentonado, que mostró la vigencia de su capacidad de movilización justo cuando el Gobierno se debate en plena campaña electoral entre la calle y las sugerencias de los consultores políticos, que sugieren actos minimalistas. Sin embargo, de manera subterránea, con escasa repercusión mediática, la primera plana de la dirigencia sindical empieza a deshojar la margarita que va a definir la nueva conducción de la CGT el próximo 11 de noviembre.

 

La ausencia de liderazgos claros y la atomización sectorial de intereses de los gremios hacen cada vez más cierto que se vuelva a repetir la fórmula de una conducción colegiada para hacer más abarcadora la representación. Sin portavoces formales que lo confirmen, en la CGT se ve como salida más lógica la repetición de una dirección colectiva que exprese la unidad del movimiento obrero y el retorno del grupo de gremios alineados con Hugo Moyano tras la frustrada experiencia de una conducción tripartita anterior.

 

Sin precisiones sobre cuántos integrantes tendrá esa conducción colegiada, se da por hecho que la moneda de pago al moyanismo será un lugar en la cima del Consejo Directivo, pero en los últimos días hubo movimientos y gestos que indican que al menos uno de los actuales cosecretarios generales de la central continuará allí. Se trata de Héctor Daer, el líder del sindicato de Sanidad. Integrante de la tribu de los Gordos, los gremios más numerosos en cantidad de afiliados, se viene posicionando como uno de los operadores más activos de la unidad sindical pero también como interlocutor privilegiado con el Gobierno. Amigo personal del presidente Alberto Fernández, Daer arrasó en las elecciones internas de su gremio, celebradas la semana pasada, cuando consiguió más del 90% de los votos en un sector con alto protagonismo durante la pandemia, una vidriera privilegiada en un mundo sindical que cultiva el bajo perfil.

 

En ese contexto, el dato que refuerza la hipótesis de la continuidad de Daer es que, apenas 24 horas después de la movilización cegetista, estuvo presente en el Congreso General de la Federación Nacional de Trabajadores de Obras Sanitarias. Allí, frente al jefe de Gabinete, Juan Manzur, y del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que participaban como invitados, José Luis Lingeri blanqueó el respaldo para que el líder de Sanidad vuelva a liderar o coliderar a la central obrera.

 

A simple vista, podría interpretarse como una expresión de deseos, pero el apoyo del jefe del sindicato de Obras Sanitarias y cerebro del sistema de Salud sindical representa el encolumnamiento de los gremios independientes detrás de la postulación de Daer. Ese sector, junto a los Gordos, acaparan la amplia mayoría de congresales, lo que los convierte en un factor determinante a la hora de elegir a la futura cúpula.

 

Desde ahora y hasta el 11 de noviembre, cuando se reúna el congreso que renovará la conducción de la CGT, a la par de la campaña electoral y la suspensión de las restricciones por la pandemia, los actos sindicales masivos volverán a ser moneda corriente y Daer será uno de sus protagonistas.