25|6|2021

Foto de blindaje, llamado a deponer la beligerancia y manotazo a Larreta

09 de septiembre de 2020

09 de septiembre de 2020

Rodeado de intendentes oficialistas y opositoras, Fernández condenó el método de la protesta y anunció traspaso de recursos de la Ciudad a la Provincia.

El Gobierno nacional le puso fin a la jornada de mayor tensión política desde que asumió la gestión con un discurso del presidente Alberto Fernández rodeado por 24 intendentes oficialistas y opositores en el que anunció la creación de un fondo de financiamiento para la provincia de Buenos Aires a partir de la transferencia de recursos de la Ciudad, al tiempo que le pidió a la policía bonaerense que "deponga"  su actitud de protesta.

 

 

 

"Todos los que estamos aquí, el gobernador, la vicegobernadora, los intendentes queremos resolver los problemas que aquejan, pero vamos a hacerlo respetando las reglas de la democracia", dijo el Presidente, sentado junto a Axel Kicillof y Verónica Magario y respaldado por intendentes e intendentas del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el presidente del bloque oficialista en la Cámara baja, Máximo Kichner.

 

 

 

Afuera se dispersaba la protesta policial que había tenido en vilo al Gobierno desde el mediodía, cuando empezaron a llegar uniformados para rodear la Quinta de Olivos. "Todo reclamo tiene un modo de hacerse, no vale cualquier cosa a la hora de reclamar. Espero que reflexionen y cesen cuanto antes esta mecánica", decía Fernández.

 

Poco antes, la clase política le había marcado la cancha a las fuerzas policiales con una reacción en cadena en repudio a la modalidad de protesta. Desde el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hasta los gobernadores Gustavo Bordet, Juan Schiaretti, Omar Perotti y Gerardo Morales, pasando por diputados nacionales y provinciales de la UCR, el socialismo y el PRO, todos expresaron su acompañamiento al Presidente y le pusieron una barrera contundente al accionar policial. El mensaje fue claro: el reclamo salarial es legítimo, pero rodear la Quinta presidencial con uniformados armados, a bordo de patrulleros provistos por el Estado, es "inaceptable".

 

"Sellado el respaldo político, el Presidente sorprendió, luego, con el anuncio de la creación de un fondo de financiamiento para la provincia de Buenos Aires que se armará con los recursos que la Nación decidió recortarle a la Ciudad de Buenos Aires. Representan un punto de coparticipación, que ronda los 36 mil millones de pesos. 

 

 

 

La negociación por el recorte de recursos comenzó en diciembre y siguió durante el verano, pero luego quedó congelada por la pandemia. Sin embargo, como publicó Letra P, la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, puso a su equipo técnico a trabajar en el tema en las últimas semanas y esperaba la orden política para avanzar.

 

La Ciudad de Buenos Aires recibía hasta fines de 2015 el 1,4% en concepto de copartipación. En enero de 2016, el entonces presidente Mauricio Macri le aumentó al bastión electoral del PRO ese monto a 3,75%. La excusa fue la necesidad de costear el traspaso de la Policía Federal. En 2018, bajo el Pacto Fiscal pedido por Macri, la Ciudad resignó ingresos coparticipables y la alícuota bajó de 3,75% a 3,5%. Desde que desembarcó en la Casa Rosada, Fernández entabló conversaciones con Rodríguez Larreta para renegociar el monto y planteó, desde un primer momento, la necesidad de recortar un punto. El número estuvo varias veces en discusión, pero finalmente fue el mismo que anunció Fernández este miércoles.

 

El número estuvo varias veces en discusión, pero finalmente fue el mismo que anunció Fernández este miércoles, cuando la crisis desatada tras el reclamo policial empujó al Gobierno a acelerar la decisión para mostrar una respuesta política en el territorio más caliente.

 

Para blindar el anuncio, el Presidente convocó sobre la hora a intendentes oficialistas y opositores, que se enteraron ya en Olivos del contenido, mientras en la avenida Maipú se apagaban las protestas y se encendían los ánimos en la Jefatura de Gobierno porteño.