EL IMPACTO POLÍTICO

Caso Astudillo Castro: el Gobierno, entre la presión y un curioso tuit

La confirmación de que el cuerpo es el del joven desaparecido caló hondo en el Frente de Todos. Reclamos de justicia y el factor Berni, sin nombrarlo.

 

La acusación de la familia del joven de que efectivos de la Policía bonaerense tuvieron participación en la desaparición y muerte de Facundo le dan volumen político al caso, que toca una fibra sensible para el Frente de Todos como la política de derechos humanos y el rol de las fuerzas de seguridad en democracia.

 

El presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof se reunieron con la madre de Astudillo y este miércoles, luego de la confirmación, volvieron a ratificar su disposición para acompañar a Cristina Castro en el proceso que se avecina: saber cómo murió su hijo. El kirchnerismo duro pide justicia y el ministro de Seguridad, Sergio Berni, se mueve autónomo: publicó un video donde dice que en la provincia el derecho a la vida, la libertad y la propiedad privada son innegociables. 

 

 

“Quiero decirle a Cristina que cuenta conmigo y con Axel y que los dos estamos comprometidos en saber lo que pasó. Todo nuestro cariño y nuestra solidaridad, estamos con vos Cristina, Axel y yo”, fue el mensaje que mandó el Presidente antes de dar inicio al acto por el día de la industria. Fernández contó que ya habló con la madre de Astudillo Castro. Según supo Letra P, hasta el inicio de la tarde, Kicillof y Cristina Castro no habían intercambiado mensajes. 

 

Fue el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, el vocero del gobierno provincial para hablar sobre este tema  de altísima sensibilidad. La línea fue la misma que la de Fernández: estar a disposición de la madre, acompañar y esperar el avance de la Justicia. El gobierno provincial dice que hizo todo lo que pidió la querella y que estuvo a su alcance. Apartó a la Policía bonaerense de la investgación y separó a los efectivos que participaron en los dos controles por los que pasó Astudillo Castro en la ruta 3, cuando decidió emprender viaje a Bahía Blanca.

 

 

 

“La verdad (es) que todos estamos muy acongojados por esta situación, por esta confirmación. Vuelvo a repetir por si queda alguna duda: aquí no se va encubrir a nadie, desde la provincia de Buenos Aires no se va a intervenir de ninguna manera en la investigación porque no corresponde, eso le corresponde al Poder Judicial. Estamos a disposición para entregar toda la información que sea solicitada y repito: acompañar en este momento tan duro y tan difícil a la mamá de Facundo y al resto de su familia”, dijo Bianco. 

 

Luego se sumó la vicegobernadora, Verónica Magario, quien, además de enviar su solidaridad a Cristina Castro, remarcó que "desde el Gobierno provincial seguiremos trabajando para conocer la verdad y que la familia tenga justicia". Y llamó "a las y los comunicadores y dirigentes a respetar la investigación". 

 

“Verdad y Justicia por Facundo Astudillo Castro”, tuiteó la cuenta oficial de La Cámpora, tal como lo hiciera cuando se dio la desaparición de Santiago Maldonado, durante el gobierno de Mauricio Macri. El tuit de la organización fue replicado por el secretario general del espacio, Andrés Larroque, que además es el ministro de Desarrollo de la Comunidad. La línea de Larroque, explican en su entorno, es esa: no permitir que el caso sea relativizado.

 


 

 

El propio Máximo Kirchner había dicho que no era comparable el caso de Maldonado con el de Astudillo Castro. En el primero, el gobierno de Macri se ocupó más de defender a la Gendarmeria, en la figura de la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que de atender a la familia del joven. En contraposición, Fernández y Kicillof recibieron a Cristina Castro, dijeron colaborarán para determinar cómo murió Facundo y que no encubrirán a nadie. 

 

Otras figuras del oficialismo también hicieron lo propio y clamaron por justicia en el caso de Facundo. El senador nacional por la provincia de Buenos Aires Jorge Taiana, el diputado nacional Leonardo Grosso  y la diputada provincial Florencia Saintout también exigieron justicia. La legisadora platense enfatizó que “estas cosas no pueden pasar, gobierne quien gobierne”. 

 

La querella posa la responsabilidad en la participación de la Policía bonaerense. La fuerza, que supera los 90 mil efectivos, tiene al ministro de Seguridad, Sergio Berni, como la máxima autoridad. Berni, se sabe, se mueve en forma autónoma. Solo habla con Kicillof y Bianco por la gestión diaria. Su primera y última terminal política es la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, la única que puede domar al indomable. Ningún funcionario o funcionaria de primera línea del oficialismo menciona públicamente a Berni en la cadena de responsabilidades por lo que pasó con Astudillo Castro. 

 

Este miércoles, horas después de la confirmación del ADN, Berni publicó un video en su cuenta de Twitter en el que hace referencia a la toma de tierras y, casi en soledad, toma una posición dura en el FdT: “El derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad privada es innegociable”, dijo haciendo referencia a que –en lo que va del año- fueron desalojadas 868 tomas de terrenos. En ese video, Berni le habla a efectivos de la fuerza. La agenda del ministro parece ir por otro lado. Tolerancia cero al delito y declaraciones explosivas siguen moldeando a un funcionario que, dice, no mira un futuro electoral propio. El recorrido judicial y la resolución del caso de Facundo será un punto de inflexión para el ministro más perfilado del gabinete de Kicillof.

 

kicillof les tira un salvavidas a intendentes de todas las tribus (menos del pro)
La caída de la industria se profundizó con Javier Milei.

También te puede interesar