X

La confirmación oficial del hallazgo del cuerpo vuelve a poner bajo la lupa el rol de la fuerza que conduce Sergio Berni.

Por 02/09/2020 19:09

Dos patrulleros. Tres testigos. Relatos policiales inconsistentes según la óptica de la querella. Un colgante hallado en una comisaría. La foto del DNI de la víctima y varias preguntas sin respuesta son los principales indicios que ubican en una posición incómoda a policías bonaerenses por la muerte del joven Facundo Astudillo Castro y ponen en crisis el relato oficial que sostiene el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

La confirmación oficial de que el cuerpo esqueletizado hallado en un cangrejal de la localidad de Villarino Viejo, en el sur de la provincia de Buenos Aires, corresponde al joven que estaba desaparecido vuelve a poner en el ojo de la tormenta a la fuerza policial que está bajo el mando operativo de Berni y la responsabilidad política del gobernador Axel Kicillof.

Desde el inicio de la investigación, la madre del joven, Cristina Castro, y sus abogados señalaron a policías bonaerenses como los responsables de la muerte y desaparición forzada del joven de 23 años de edad.

 

 

Para sostener esa hipótesis, se basan en varios indicios, como el relato de tres testigos que dicen haber visto a Facundo subir a un patrullero en la localidad de Mayor Buratovich. También señalaron el relato de tres policías que, por el momento, no fueron indagados por la jueza federal a cargo del caso, María Gabriela Marrón.

Además, Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad analiza el AVL de dos patrulleros que realizaron recorridos poco habituales el día del hallazgo del cuerpo. El AVL es un sistema de rastreo satelital que tienen todos los patrulleros de la fuerza policial, una especie de GPS que marca el posicionamiento de los móviles durante todos sus desplazamientos.

Otra evidencia son dos hallazgos: la foto del DNI de Facundo en el teléfono de una agente policial y un colgante que la abuela le regaló a la víctima y fue encontrado en una bolsa de basura ubicada en un calabozo policial, al que llegaron por el rastreo de un perro.

 

 

El caso es seguido de cerca por el presidente Alberto Fernández y por Kicillof. Ambos recibieron a la madre del joven y escucharon el mismo reclamo: justicia y la renuncia del ministro Berni. Tras confirmarse que los restos hallados pertenecen a Facundo, el presidente Fernández expresó su solidaridad con Cristina y aseguró que él y el gobernador quieren "saber qué pasó" y están "comprometidos con saber la verdad".

"Me llamó la mamá de Facundo y me dio la triste noticia de que el cuerpo hallado era de Facundo. Quiero decirle a Cristina públicamente que cuenta conmigo y que cuenta con Axel, que los dos estamos comprometidos con saber la verdad", dijo Fernández.

"Todo nuestro cariño y toda nuestra solidaridad. Estamos con vos Cristina; Axel y yo estamos de tu lado. Los dos queremos saber qué es lo que paso", agregó Fernández, tras lo cual aseguró que tuvo "un amanecer ingrato" tras conocer la noticia de que los restos hallados el 15 de agosto pasado pertenecían a Facundo.

 

 

FUEGO CRUZADO. El abogado querellante, Leandro Aparicio, expresó este lunes: "No queda ninguna duda, mucho más con la prueba que producimos la semana pasada en tribunales, que es reservada. No hay ninguna duda de que a Facundo lo desapareció la policía de la provincia de Buenos Aires y no hay duda tampoco de quiénes participaron del encubrimiento", dijo a radio Colonia.

El abogado volvió a enumerar las pruebas que lo llevan a creer que Facundo fue víctima de una desaparición forzada y contó que, en el marco de la causa, hay testigos que dijeron haberlo visto “tirado” en la ruta nacional 3 “muerto o inconsciente” el mismo día en que se fue de su casa de Pedro Luro.

Por su parte, el ministro Berni reiteró ese mismo día su convicción de que "la realidad va para otro lado" y de que lo sucedido "no es lo que cuentan los abogados", quienes, consideró, “siguen incitando a un delito que no sucedió”.

 

 

"Entendemos el dolor de la madre, somos cristianos y somos seres humanos, ponemos la otra mejilla", expresó Berni al echar responsabilidad a los querellantes que, “cuando esto termine, van a tener que dar muchas explicaciones".

En una entrevista radial, Berni aseguró que en la causa hay “elementos objetivos que son indiscutibles”, como llamados telefónicos y testimonios que dejan “totalmente acreditado” en el expediente que a Facundo se lo ve por última vez en la “ruta 3 y el cruce de vías”, cerca del control Fitosanitario.

“Lo último que sabe la Justicia de Facundo Astudillo es que esta señora (por una de las testigos que declaró bajo reserva de identidad) lo dejó en la ruta 3 y el cruce de las vías y que comenzó a caminar por esas vías. Y lo importante es que esas vías son una trampa mortal, son un lugar con cangrejales, por donde sube la marea, donde hay que cruzar muchos puentes que no son peatonales, que son vías paralelas sostenidas por un durmiente”, explicó Berni.

 

 

Además, aseguró que “todos los elementos objetivos”, como las fotos de las patentes de autos, los análisis de las comunicaciones y los impactos de éstas en las antenas ubican al joven cerca de Bahía Blanca y no de Villarino, lo que para Berni es prueba de que la policía no le impidió seguir su camino.

Para Aparicio, en tanto, todo lo que dice Berni es "insostenible" y "escandaloso". El abogado opinó que, por ello, "no tiene que responder con su renuncia, sino penalmente".

El letrado agregó que, de acuerdo a lo reconstruido en la causa, al joven lo mataron "el mismo día" en que desapareció y señaló que hay dos testigos que lo vieron tendido en la ruta 3.

 

 

"Hay dos personas que dicen que estaba tirado en la ruta nacional, nadie se pone a tomar sol en una ruta, eso dicen los testigos que llaman a otra persona que llama al destacamento. Facundo estaba ahí muerto o tirado inconsciente en la ruta después de que los que lo agarraron, le pegaron y no sé si le siguieron pegando, no lo sé, pero ya tenemos el dato de que lo desapareció la Policía de la Provincia", expresó.

“Nos estamos jugando muchas cosas acá; hay testigos que están aterrorizados. Yo, por las dudas, no voy a suicidarme. Quiero dejarlo claro: no quiero que aparezca Berni como cuando fue lo de Nisman. Vinimos acá y nos están espiando. No estamos con nenes de pecho enfrente”, concluyó.

Facundo Astudillo Castro desapareció el 30 de abril último cuando se fue de su casa de la localidad bonaerense de Pedro Luro rumbo a Bahía Blanca y fue retenido en un control policial cuyos efectivos ahora están siendo investigados por su presunta responsabilidad en la desaparición y muerte del joven de 23 años.