X

La creación de un gravamen excepcional para financiar la crisis reabrió heridas en la alianza. El PRO no lo ve viable. La UCR tiene críticas técnicas pero pide afinar la puntería sin apuros.

Por 10/04/2020 15:48

La posibilidad de crear un impuesto excepcional a la riqueza que refuerce la capacidad económica del Estado ante la crisis sanitaria cosechó silencios y posiciones contrapuestas en Juntos por el Cambio, pero especialmente en el interior del interbloque de diputados, donde conviven macristas, radicales y lilitos. En rigor, se trata de un debate que sucede en todo el mundo, pero la experimentación criolla arrancó esta semana, cuando el presidente Alberto Fernández habló de cobrarle un impuesto a quienes blanquearon activos durante el gobierno de su antecesor, Mauricio Macri.

El guante fue tomado en la Cámara baja por el titular del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y por el jefe de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, que diseña un texto que sería presentado la semana próxima. También, por sus colegas Vanesa Siley, Hugo Yasky y Aníbal Cisneros, que elaboraron el borrador de un nuevo gravamen: el Impuesto "Patria".

 

 

Apenas comenzó a circular la propuesta, que fija un impuesto adicional para quienes poseen bienes por encima de los diez millones de pesos, las primeras críticas vinieron del radicalismo. Un informe técnico al que accedió Letra P, elaborado por el diputado nacional por Misiones Luis Pastori, sostiene que no es un impuesto nuevo, sino dos, porque contiene una ampliación del Impuesto a los Bienes Personales por única vez, cuando ya existe ese gravamen. Eso genera una doble imposición sobre el mismo "hecho imponible", una falla cuestionable ante la Justicia que se repite en el segundo componente del proyecto: un impuesto a las Ganancias sobre la "rentabilidad neta" a partir determinado monto.

 

 

EL INCIPIENTE DEBATE DE CAMBIEMOS. El paper circuló dentro del radicalismo a nivel nacional y también en las cámaras empresarias. En algunos casos, fue utilizado para defenestrar una nueva creación tributaria menos regresiva que las actuales, pero el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, sin entrar en detalles, se mostró de acuerdo con el principal concepto fiscal de la idea. “Acá vamos a tener que poner todos, me parece muy bien poner un impuesto al que más tiene”, disparó el mandatario luego de deslizar que tampoco descarta utilizar cuasimonedas. "Todavía no", dijo Morales y después se mostró a favor de aplicar un impuesto a las grandes riquezas.

Las autoridades de la Coalición Cívica decidieron "no hacer comentarios por ahora" al respecto, pero este jueves publicaron un comunicado oficial para explicar su posición. "Asumimos que en el medio de una tormenta no hay lugar para conducción colectiva y sabemos que debemos colaborar responsablemente con los que manejan la crisis, despojados de toda intencionalidad oportunista y ventaja personal", sostiene el texto, donde también buscaron "dejar sentado con firmeza que no hay lugar para avances de conductas abusivas que vulneren los derechos individuales consagrados en la Constitución Nacional (porque) hay medidas implementadas en algunas provincias y en distritos municipales, que atentan contra el Estado de Derecho".

 

 

En el macrismo reinó el silencio sobre el nuevo impuesto, salvo un importante diputado amarillo que reflejó la ausencia de una posición común dentro de la principal coalición opositora. "Queremos ver qué presentan y qué dicen los radicales, pero, en principio, la creación de nuevos impuestos aparece muy difícil en este contexto", contestó la fuente.

SUÉLTAME PRESENTE. Tanto el PRO como sus pares lilitos afrontaron momentos incómodos para sus posiciones económicas ante la pandemia. En el macrismo caló muy hondo la decisión del magnate y fundador del PRO Nicolás Caputo de despedir a 745 trabajadores de la empresa ensambladora Mirgor, instalada en Tierra del Fuego y creada junto a su exsocio y amigo personal el expresidente Macri, que tampoco ha dicho una palabra al respecto.

En la CC el bochorno picó cerca cuando se ventiló el acopio indebido que hizo la empresa Farmacity de alcohol en gel para especular con su precio ante el incremento de la demanda. La firma fue fundada por otro millonario vinculado a Cambiemos: el exceo Mario Quintana, exvicejefe de Gabinete y actual integrante del tercer socio de la alianza por su relación de amistad con Elisa Carrió.

 

 

MATICES RADICALES. A diferencia del siencio que adoptan macristas y lilitos, en el radicalismo hay más posiciones a favor que en contra. El misionero Pastori es autor del paper de la UCR y preside la Comisión de Análisis y Seguimiento de las Normas Tributarias y Previsionales de la Cámara baja. Forma parte de los radicales que se oponen a la creación de nuevos impuestos, pero considera que, "si hay un proyecto en ese sentido, hay que definir qué son grandes fortunas, porque ahora buscan gravar a personas físicas desde los diez millones de pesos y eso afecta a la clase media. Estamos predispuesos a analizar un proyecto, no a las corridas, ni demagógicamente", le dijo a Letra P.  Pastori ya presentó proyectos para prorrogar los vencimientos de los principales impuestos y pagarlos en cuotas sin intereses con grandes plazos.

 

 

El diputado radical por San Luis Alejandro Cacace es vicepresidente primero de la Comisión de Previsión y Seguridad Social. En diálogo con este portal, se mostró de acuerdo con un nuevo impuesto, pero aclaró que se trata de una posición personal. "Todos los paises han tenido que dar una respuesta a esta crisis a traves de estimulos fiscales. Argentina tiene un gasto muy modesto en comparación con lo que han hecho los grandes países frente a la pandemia: no alcanza a los tres puntos del Producto Bruto Interno, cuando hay países como Estados Unidos, Italia o Malasia que van de los nueve a los 15 puntos del PBI", explicó.

Coincide con las críticas técnicas de Pastori, pero sostiene que "se puede hacer creando un nuevo impuesto con alícuotas marginales a partir de cierto monto. Es correcto hacerlo para personas físicas que tienen riquezas superiores a los 50 millones de pesos, porque de ese modo estaríamos captando una poprorcion de la renta de los verdaderamente millonarios, aquellos que, aún sin tener muy altos ingresos, tienen riquezas", detalló Cacace.