X
Habló con 30 empresarios de peso por videoconferencia para acordar una alianza público-privada ante el avance de la pandemia. Análisis de la situación económica e informes de las medidas sanitarias.
Por 26/03/2020 16:05

Planta baja de la Jefatura de Gobierno, sala de conferencias, una mesa larga y un televisor. De un lado, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; del otro, por medio de videoconferencia, más de 30 CEO de peso del Círculo Rojo argentino. La cumbre virtual fue este miércoles y se acordó un trabajo conjunto ante el avance del coronavirus, con foco en los aportes y donaciones que pudieran hacer las empresas en este contexto.

Larreta hizo un repaso de las medidas de prevención, control y tratamiento que realiza el gobierno a través del Ministerio de Salud, dio a entender que la cuarentena se estirará más de lo previsto y le pidió a los empresarios colaboración. Lo escucharon Juan Pablo y Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), Hugo Sigman (Grupo Insud), Martín Berardi (Ternium), Javier Goñi (Ledesma), Alejandro Gorodisch (Farmacity), Diego Marcantonio (Cencosud), Juan Martín de la Serna (Mercado Libre), Dolores Fernández Lobbe (Walmart), Martín Migoya (Globant) y Sergio Kaufman (Accenture), entre otros.

 

 

En el marco de la propagación del Covid 19 y su consecuente impacto en la vida social y económica de la Ciudad, el gobierno evalúa créditos del Banco Ciudad para llevar algo de alivio fiscal para empresas con caída del consumo, entre otras medidas de urgencia para preservar la productividad y el empleo.

A todo este mapa de medidas, Rodríguez Larreta le quiere sumar la ayuda y el refuerzo de las compañías, tanto para el desarrollo tecnológico como en la provisión de insumos y recursos humanos, por ejemplo. En la cumbre virtual hubo popes de las alimenticias, los unicornios tecnológicos, laboratorios y bancos, entre otras ramas de la producción y los servicios, convocados personalmente por Rodríguez Larreta y el secretario General y de Relaciones Exteriores, Fernando Straface.

 

 

En términos cotidianos, el pedido de Larreta se traduce en horarios específicos de atención para adultos mayores, para las firmas que brindan atención al público, y una profundización del teletrabajo en las empresas, entre otras variantes.

Por estas horas, algunas compañías ya pusieron recursos humanos propios a disposición del gobierno para que se anoten como voluntarios y, también, para "validar" a quienes se inscriben en la plataforma digital de voluntariado. En rigor, el programa Mayores Cuidados, destinado a contención y ayuda los adultos mayores, requiere de un proceso de inscripción online que debe ser auditado para tener en claro quién estará cuidando de los ancianos.

 

 

De movida, a las firmas tecnológicas se les pidió colaboración con el know how para incorporar el teletrabajo en compañías que aún no han sumado tecnología en sus planes de negocios. En este último punto también hay un capítulo para monotributistas y cuentapropistas que no pueden o no cuenta con la capacidad tecnológica para volcar sus servicios o productos en la red. Además, las alimenticias garantizaron abastecimiento de productos y ofrecieron donaciones para cubrir las demandas de productos de la canasta básica en los barrios.

La alianza que planteó Larreta consta de dos pasos: el primero está envuelto en la emergencia y en cómo responder ante la contingencia del coronavirus, que trastocó la hoja de ruta del gobierno para 2020, pero también el desarrollo del sector privado, que se vio forzado a cambiar usos y costumbres. Un ejemplo claro lo aportaron los bancos privados que, en cuestión de días, tuvieron que virar toda su planta de empleados hacia el teletrabajo y comprar computadoras portátiles para hacer frente a esa demanda. Varias compañías plantearon al alcalde un esquema de inversiones para fomentar el home office como herramienta para garantizar la productividad en épocas de cuarentena obligatoria.

 

 

El segundo escalón de la cooperación entre el larretismo y el sector privado pasará por la reactivación económica, donde uno de los focos podría ser el sector de servicios y, especialmente, el turismo. Durante la conversación con Rodríguez Larreta, los popes del empresariado plantearon inquietudes e intercambiaron escenarios sobre el día después de la pandemia, estrategia en la que trabajarán Straface y el jefe de Gabinete, Felipe Miguel.

También participaron de la videoconferencia Marcelo Tarakdjian (Telefónica), Roberto Nobile (Telecom), Martín Alberto Ticinese (Quilmes), Fabián Kon (Banco Galicia), Martín Zarich (BBVA), Sergio Lew (Santander), Pierpaolo Barbieri (Ualá), Alejandro Elsztain (IRSA), Eduardo Costantini (Malba/Consultatio), Marcos Bulgheroni (Pan American Energy), Roberto Alexander (IBM), Alec Oxenford (Letgo), Damián Scokin (Despegar), Santiago Mignone (PWC), Néstor García (KPMG), Maria Inés del Gener (Deloitte), Norberto Nacuzzi (Ernest & Young), Luis Giustini (Manpower) y Andrea Avila (Raandstad).

También, en representación de las organizaciones empresariales estuvieron Gastón Remy (IDEA), José Urtubey (UIA) y Julia Bearzi (Fundación Endeavor).