30|7|2022

Passaglia divide a Cambiemos (y reina) en la Segunda

26 de diciembre de 2020

26 de diciembre de 2020

La pertenencia política del padre del clan complica el acuerdo PRO-UCR para repartirse lugares en las listas. JxC arriesga seis bancas en Diputados. Nombres.

Con tan sólo 596.447 electores habilitados para votar en 1.770 mesas, la Segunda sección electoral elegirá 11 bancas en la Cámara de Diputados bonaerense. Sobrerrepresentada en comparación con otras regiones con mayor densidad poblacional, Juntos por el Cambio apuesta a repetir los buenos resultados de 2017 que le permitieron ganar seis escaños en esa zona. La unión entre los componentes de la alianza para la confección de las listas esconde un problema a resolver: la familia Passaglia. De raíz peronista, el diputado oriundo de San Nicolás, Ismael Passaglia, podría encabezar la lista de Cambiemos, pero está instalada la controversia entre el PRO y la UCR respecto de su pertenencia política. Para el radicalismo, el hijo del líder del clan que gobierna el distrito es macrista, por lo que su inclusión en la tira de candidatos implicaría tachar un casillero correspondiente a los amarillos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los 15 distritos que la componen alambran a buena parte del corazón sojero bonaerense, donde Cambiemos se hace fuerte, aunque también contiene zonas vinculadas a la industria y el comercio del conurbano, donde el peronismo tiene su peso. La UCR, el PRO y el peronismo inorgánico pretenden mantener la unidad que les abrió el triunfo de 2017. El desafío de la alianza es doble el año próximo: ya no está en la gobernación ni en la Casa Rosada y carga con la derrota -también en la sección- de 2019. La Segunda fue la única sección electoral del interior de la provincia de Buenos Aires donde el Frente de Todos se impuso a Juntos por el Cambio.

 

Los seis lugares que JxC arriesgará en las urnas están ocupados por Santiago Passaglia, hijo de Ismael y hermano de Manuel (exintendente y actual jefe comunal de San Nicolás, respectivamente); Sandra Paris, titular del Comité radical en Zárate y principal armadora del partido bajo la conducción de Maximiliano Abad, y Matías Ranzini, uno de los hombres de máxima confianza de Cristian Ritondo en tierra bonaerense. La lista se completa con Andrea Bosco, que responde al operador judicial y expresidente de Boca Daniel AngeliciGustavo Vélez, que proviene de la Tercera sección bajo la referencia del exministro de Trabajo Jorge Triaca y hoy se encuentra sin padrinos políticos, y Susana Lazzari, que, si bien proviene del frustrado armado del exministro de Transporte Guillermo Dietrich, hoy encontró refugio bajo la conducción de Alex Campbell, espada de María Eugenia Vidal en la Legislatura. 

 

Mismos soldados, nuevo terreno

Todas las fuentes consultadas por Letra P coincidieron en que la alianza buscará mantener la unidad para la confección de las listas, con predominio de los dos partidos más grandes. “Un triunfo no sólo nos va a dar seis diputados, sino la posibilidad de construir el triunfo bonaerense”, apuntó, optimista, uno de los informantes. 

 

Pese al orden, la espina en el apretón de manos de la unidad está representada, justamente, por la familia Passaglia. Mientras en el PRO reconocieron que alguien con ese apellido podría volver a encabezar la lista como representante de la pata peronista en Juntos por el Cambio, en la UCR aclararon que los oriundos de San Nicolás pertenecen a la orgánica amarilla, por lo que un desenlace de este tipo significaría un lugar pago para el vidalismo.  

 

En síntesis, en el partido amarillo esperan que Passaglia encabece la sábana, seguido por una mujer radical y dos lugares siguientes para el PRO, en tanto que los demás espacios podrían definirse en un futuro próximo. La dirigencia boinablanca también está dispuesta a ceder el primer lugar ante el poderío territorial que marca San Nicolás, pero con la salvedad de que pretenden paridad política en los primeros seis puestos. Tres para el vidalismo, con Passaglia incluido, y tres para el radicalismo. 

 

Adelante sin cesar

El cierre de listas en 2019 dejó herido al radicalismo. La alianza que integra perdió la elección general y sólo logró renovar dos bancas en el Senado, la del dirigente del PRO Owen Fernández y la de la referente de la Coalición Cívica Elisa Carca, por lo que frustró las intenciones de Marcelo Di Leo de ir por un nuevo mandato. Este desenlace, que se replicó en otras secciones, generó tensiones que finalmente desembocaron en las peleas internas que se definirán en marzo.  

 

La oposición possista reconoce que la Segunda es una región difícil, aunque apuesta a achicar la diferencia, con intenciones de equilibrar de la mejor forma en distritos fuertes que están en el conurbano. En la sección, bajo la lista de Posse, hay nombres reconocidos con intenciones de pelear un lugar en las listas. Se anotan el exintendente de Pergamino Oscar Gutiérrez, que integra Evolución junto a Martín Lousteau; el exjefe comunal de Ramallo Roberto Filpo, que sigue la línea del sanisidrense, y otras dirigentes de menos trascendencia detrás del histórico Federico Storani.

 

Paris, Abad y Rossi

El oficialismo partidario cuenta con Paris y el intendente de Rojas, Claudio Rossi, como principales figuras. La primera se encuentra impedida de ir por un nuevo mandato producto de la ley que pone límites a las reelecciones indefinidas, aunque desde hace un tiempo trabaja con intenciones de continuar con su carrera política en el Congreso, por lo que se especula que Rossi ocupe su lugar. 

 

Peronismo sin líder

Con Posse o Abad en el trono radical, Juntos por el Cambio deberá enfrentar en octubre a un oficialismo que carece de un liderazgo ordenado, en el que se exponen las internas entre el ministro de Seguridad, Sergio Berni, y el intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro, pero que muestra una mesa a la que se sientan algunos de los principales actores del Frente de Todos como los intendentes, La Cámpora y el Frente Renovador; unidad peronista que les devolvió el triunfo en 2019.