X

“No tengo nada que esconder”

La espada legislativa PRO se despega del espionaje ilegal. Además, pide más peronismo en la oposición para 2023. Grieta amarilla, liderazgos e intendentes.

Por 09/08/2020 14:57

Fue uno de los coroneles del gobierno de Cambiemos en Buenos Aires y es voz y ojos de María Eugenia Vidal en la Legislatura. Acérrimo defensor de la gestión que encabezó su jefa política, el diputado Alex Campbell analiza el presente y el futuro políticos de la alianza opositora. Revisa el pasado, admite errores que –afirma– le costó la derrota electoral a la coalición amarilla y sobre aquellos proyecta la pelea por retomar el poder del principal distrito electoral del país. “Para 2023, el peronismo debe tener un lugar más importante en Juntos por el Cambio”, advierte. Esta charla con Letra P es la primera entrevista que Campbell concede tras el escándalo del espionaje ilegal que investiga la Justicia y lo tiene señalado en una causa. “No tengo nada que esconder; he trabajado con transparencia los cuatro años”, se defiende.

Además, desgrana la discusión por la Ley de Financiamiento concedida a Axel Kicillof y destaca la importancia de los intendentes en la construcción política, pero nombra al tridente Macri-Larreta-Vidal cuando se le pregunta por los liderazgos. Reconoce la grieta amarilla, pero insiste en que esas diferencias “enriquecen” el espacio. Y se entusiasma: “No nos alcanzó con el 41% y eso nos invita a ser aún más abiertos, más amplios. Tenemos que trabajar juntos para volver a gobernar la provincia de Buenos Aires y la Argentina en 2023”.

 

 

-¿Está conforme con los cambios al proyecto original de la Ley de Financiamiento?

-Nuestra prioridad era lograr el mejor proyecto posible pensando en acompañar a los 135 intendentes en un contexto crítico, por eso pedimos que se cancelen todas las deudas que la Provincia tiene con los municipios y se agreguen fondos extras para paliar la crisis. El resultado surgió del diálogo y el consenso para garantizar la gobernabilidad, priorizando el bienestar de los bonaerenses.

-El gobierno dijo que había una intención política de la oposición de dilatar el tratamiento de la iniciativa. 

-Votamos el endeudamiento que nos pidieron en enero pese a que la Provincia no cumplió con los fondos a los municipios, y le dimos las herramientas de emergencia y seguiremos dando gobernabilidad. Eso no quiere decir que vayamos a darle (a Kicillof) un cheque en blanco y le demos un endeudamiento sin saber en qué se va a gastar ese dinero.

 

 

-¿Vidal siguió de cerca el proyecto, se involucró en la discusión? ¿Qué sigue ahora?

-Tenemos que pensar en el escenario pospandemia. Nuestra prioridad es impulsar iniciativas que beneficien a los intendentes, porque ellos son el primer punto de contacto directo con los vecinos. María Eugenia es una persona de diálogo y consenso, por eso fue lamentable que algunos funcionarios del gobierno de Axel Kicillof mintieran y la acusaran de querer trabar el endeudamiento. Pedíamos que se escuchara a los intendentes y tener la información detallada de en qué se iban a utilizar los fondos. Sólo pedimos que los fondos lleguen y no haya discrecionalidad de parte del gobierno.

“Nunca tuve citación o llamado del poder judicial. No tengo nada que esconder y he trabajado con transparencia los cuatro años.”

-¿Cree que hay discrecionalidad?

-Tuvimos problemas cuando decidieron quitar policías en las comunas de Juntos por el Cambio; es importante que haya federalismo y se acompañe a todos por igual. 

-¿Cuando ustedes fueron gobierno se manejaron distinto?

-En el gobierno de Vidal ayudamos a los 135 municipios por igual. Y los colegas de la Cámara, muchos exintendentes, pueden dar fe de cuál fue nuestra manera de trabajar, y eso es lo que pretendemos con nuestros intendentes.

-¿Cómo sobrellevan las diferencias al interior de Juntos por el Cambio?

-Cuando Cambiemos se creó, muchos creían que no íbamos a llegar juntos a las elecciones. No sólo sucedió eso, sino que, también, terminamos el mandato, ganamos las elecciones de 2017 y, después de ocho meses como oposición, los bloques en el Congreso y en la Legislatura siguen juntos. 

-Pero hay diferencias marcadas.

-Nuestros intendentes, al igual que el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, tienen que trabajar y dialogar con consensos para poder gobernar. Después, hay otras miradas, las de quienes no tienen que gobernar. Eso es lo que nos enriquece y nos permite tener un espacio más amplio. No nos alcanzó con el 41% y eso nos invita a ser aún más abiertos, amplios, y respetar que algunos pueden pensar de otra manera. Tenemos que trabajar juntos para volver a gobernar la provincia de Buenos Aires y la Argentina en 2023.

 

 

-¿A quién ve liderando ese camino?

-Hay excelente dirigentes como María Eugenia (Vidal), Horacio (Rodríguez Larreta) y Mauricio (Macri) que deben trabajar junto al radicalismo, la Coalición Cívica y también con una pata peronista que debe tener un lugar más importante para poder llegar de la mejor manera a 2023. Pero no es momento de hablar de elecciones, sino de unidad y de representación.

-¿Qué opina del ala más dura de Juntos por el Cambio que encarnan Patricia Bullrich, Miguel Pichetto, Alfredo Cornejo y el propio Macri?

-Los respeto mucho, son grandes dirigentes y es un orgullo tenerlos dentro del espacio. Pero eso no quiere decir que no haya dirigentes que tengamos otra mirada. Cada una de esas miradas y el trabajo que han hecho son importantes para Juntos por el Cambio.

 


Administración PRO: Campbell y Vidal, en Gobernación.

 

-¿La pretensión de ampliar el frente lleva implícita una autocrítica sobre la poca representación que el PRO les dio a sus socios mientras fueron gobierno?

-Tuvimos un grave error político: tres espacios que iban a buscar votos en el mismo electorado como (José) Gómez Centurión, (José Luis) Espert y (Roberto) Lavagna. Por eso, hablo de ampliar y unir a todos los sectores. Deberían haber estado bien representados dentro de Juntos por el Cambio y no hubiéramos perdido las últimas elecciones. Si hubiésemos sumado los votos de estos tres dirigentes, seguramente habría habido segunda vuelta. 

 

 

-¿Hay otros acuerdos en los que deban avanzar con el Frente de Todos?

-Cuando asumimos en 2015, la Provincia aportaba el 40% al PBI nacional y recibía el 18% y, gracias a Vidal, logramos llevarlo al 23%, pero aun así no alcanza. Necesitamos llevarlo al 30% para poder dar el servicio que se merecen los bonaerenses. El presupuesto per cápita de una persona de Catamarca es de más de 100 mil pesos y en Buenos Aires, de 20 mil pesos.

-¿Qué tiene para decir sobre la causa por espionaje ilegal en la que está involucrado?

-Lo único que vi fueron notas en medios periodísticos, pero nunca tuve citación o llamado del Poder Judicial. Si tuviera alguna, estaría a disposición, para aclarar cualquier cosa. No tengo nada que esconder. He trabajado con transparencia los cuatro años. 

-¿Hace alguna lectura al respecto?

-Es un problema que judicialicemos la política y que salga en los medios antes de que haya una notificación de la Justicia. Pero tanto yo como cada uno de los que integramos el bloque siempre vamos a estar a disposición de la Justicia para clarificar.