17|1|2021

Monzó: “Que quede claro, quiero ser candidato a gobernador”

27 de noviembre de 2020

27 de noviembre de 2020

El exdiputado nacional se metió de lleno en la pelea por la sucesión de Kicillof. En un Zoom con militantes, pidió amplitud y primarias. Bloqueo a Santilli.

El expresidente de la Cámara de Diputados de la Nación durante el macrismo, Emilio Monzó, expresó por primera vez en público sus intenciones de pelear por el sillón de Dardo Rocha: “Que quede claro, quiero ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires”, dijo el dirigente oriundo de Carlos Tejedor en un encuentro virtual ante unos 900 dirigentes de la Primera y la Tercera sección electoral. 

 

“Que quede claro, quiero ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Me siento con muchas ganas de ser gobernador. Me siento con la seguridad de gobernar la provincia de Buenos Aires. Pero también quiero decirles que si tengo que empujar desde cualquier lado para que esto termine en un lugar exitoso, me pongo a empujar desde donde me toque”, dijo, y plantó un mojón en su camino hacia la gobernación 2023.

 

 

 

Monzó pidió además saltar la grieta que impone la rivalidad entre los halcones del macrismo y el peronismo gobernante. Incluso, hizo un llamado a ampliar Juntos por el Cambio y convocar a referentes de la moderación que están en otros espacios, como Margarita Stolbizer, Juan Manuel Urtubey y otros de extracción socialista, como el intendente de Rosario, Pablo Javkin, con quien mantuvo encuentros en las últimas semanas.

 

La avanzada de una alianza aperturista contrasta con la ruptura del bloque de diputados y diputadas en la Legislatura bonaerense que comandó a fines de 2019 y por la que paga un costo político y cosecha críticas en la mesa chica del poder opositor. Entre otras, también destacó las figuras de Martín Lousteau, Gustavo Posse y Alfredo Cornejo y aseguró que la Unión Cívica Radical (UCR) “es el partido más importante por fuera del que está en el gobierno”. 

 

 

 

En el plano provincial, busca alinearse con la propuesta de los cuatro barones del PRO de consolidar un proyecto con identidad bonaerense que sólo contemple candidaturas nacidas de las entrañas de la provincia, y de disputar liderazgos a partir de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), una herramienta que defendió en medio de las propuestas de eliminarlas, ya que, dijo, les permite evitar la fragmentación de la oposición, las fugas hacia otros frentes y, en definitiva, perder caudal electoral. La iniciativa se da de bruces contra las intenciones del vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, de trascender las fronteras porteñas e instalarse como el candidato de Horacio Rodríguez Larreta en la provincia. Choca, además, con las aspiraciones de los barones del PRO, que concinan a fuego lento una candidatura a gobernador salida de las entrañas de una jefatura comunal amarilla.

 

Por otra parte, el rey de la rosca y el optimismo aseguró que apostó por la candidatura a presidente de Alberto Fernández y que lo ilusionaron sus primeros movimientos. “Yo también le puse fichas porque es el presidente de todos, y quería uno que transitara hacia el centro, que fuera moderado y que tuviera el peronismo que vi en Carlos Menem. Esa fue mi ilusión, que después creció durante la pandemia cuando lo vi sentado junto a Rodríguez Larreta, una ilusión que compartió toda la Argentina, pero que después se terminó”, lamentó.