X

El expresidente de la Cámara de Diputados se diferencia -por enésima vez- de Macri. Pide una nueva construcción en la alianza..

Redacción 13/09/2020 12:16

Emilio Monzó volvió al ruedo en clave de autocrítica justo en la misma jornada en la que el expresidente Mauricio Macri exaltó sin matices la línea política más dura de Juntos por el Cambio.  

Los contrastes son elocuentes. Mientras Macri atacó abiertamente las iniciativas del oficialismo, Monzón realza la estrategia de la moderación y pide armar de cara a 2023 "un gobierno que como consecuencia sea una oposición, no que armemos una oposición que como consecuencia sea un gobierno".

"Los tibios son los duros, porque es esconder un vicio detrás de una aparente virtud. La virtud es entender al otro. Es una actitud de vida" lanzó en una entrevista con Infobae, en la que consideró que "la mesa que vimos entre Axel Kicillof, Horacio Rodríguez Larreta y Alberto Fernández fue un alivio para todos en un momento de gran tensión e incertidumbre".

Además, el expresidente de la Cámara de Diputados se mostró dispuesto a ayudar al gobierno de Alberto Fernández: "tengo toda la predisposición de ayudarlo, porque si a Alberto Fernández le va bien, nos va bien a todos nosotros".

Monzó reclamó además la renovación generacional en la que plantea la necesidad de que Macri y Cristina Fernández de Kirchner den un paso al costado.

"Nos cuesta mucho en nuestro país hacer un cambio generacional definitivo. Creo que Cristina y Macri tienen que ser una etapa terminada".

En ese sentido, calificó al expresidente y a Daniel Scioli como ·dos emergentes de la frivolidad" y señaló que "la salida es que Martín Lousteau, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Cristian Ritondo, Diego Santilli, Pablo Javkin, Rogelio Frigerio, esa generación política tiene que desprenderse del macrismo, del PRO, de Juntos por el Cambio, de esos nombres que para mi ya son del siglo pasado".

En otra entrevista publicada este domingo por Página/12 Monzó opinó que "Cambiemos fue un esquema electoral de 2015, después se armó otro esquema electoral de Juntos por el Cambio, pero creo que todos los esquemas electorales que se han armado en los últimos diez años duran sólo dos años" revisó y planteó que el desafío es "es armar una dirigencia con volumen político donde la moderación sea el factor común".

"Hay que destruir lo construido que está parido con la génesis equivocada y parir algo nuevo con una conducción distinta. Lo mismo apuesto a que haga Alberto, que transite hacia el centro y junte ese volumen político que no lo extreme". opinó.