22|1|2021

“Las intenciones de Santilli son tan legítimas como las de los intendentes”

25 de noviembre de 2020

25 de noviembre de 2020

El senador de JxC mete al vicejefe de gobierno en la pelea por la gobernación bonaerense. “No importa de dónde venga el candidato”, dice. Larreta, al trono.

El senador provincial de Juntos por el Cambio (JxC) Lucas Fiorini confirmó la construcción de una nueva pata opositora que busca hacerse lugar entre macristas, radicales y lilitos, aunque negó tensiones con sus socios partidarios y aseguró que trabajan para “disputar los distritos” del Frente de Todos. Elogió a tres jefes comunales del PRO y opinó que el armado “central y más importante” es el del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. En entrevista con Letra P, el dirigente marplatense analizó la posibilidad de suspender las PASO y la propuesta de desdoblar las elecciones bonaerenses. Sobre el armado en territorio bonaerense con proyección 2023, destacó la figura del vicejefe de gobierno porteño: “El problema no es de dónde venga en candidato. Son válidas las inteciones de Diego Santilli, tanto como la de los intendentes”.

 

 

 

-¿Qué análisis hace de la gestión de Kicillof? ¿Encuentra diferencias con la de Fernández?

 

-El gobernador fue muy lúcido en un inicio, en cuanto a las consecuencias que iba a tener aplicar una cuarentena dura, aunque después entró en la lógica del oficialismo nacional, la contagió en la provincia y tomó el aislamiento desde lo político e ideológico.

 

-¿Cómo ve el funcionamiento del gabinete provincial?

 

-Kicillof repitió los errores de otros gobernadores, que fue llenar el gabinete de funcionarios que no conocen la provincia, salvo algunas excepciones, como Teresa García y Julio Alak, que se suman al lado ideológico de la cuarentena, que alejó al gobierno de la realidad. Aun así, tiene a favor la unidad conceptual de su gabinete, que no la tiene Fernández. Es decir, la solidez de este gobierno no tiene tanto que ver con la gestión sino con el convencimiento político de su equipo, algo que en el Presidente es más errático.

 

“Kicillof repitió el error de otros gobernadores, que fue llenar el gabinete de funcionarios que no conocen la provincia.”

-¿Qué opina de la propuesta de desdoblar las elecciones?

 

-Es posible, pero es un tema para conversar. Toda la oposición debe tener un criterio unificado, porque con la excusa de una reforma política podemos terminar entregando las PASO, que son un gran ordenador democrático de la política.

 

-¿Hay lugar para todos en Juntos por el Cambio?

 

-Sí. La oposición debe ser amplia. La oferta que tuvimos en 2019 no fue suficiente, por eso tenemos que permitirnos un mayor volumen. Debemos abrirnos y contener para no ser solo un espacio opositor. Eso no es ir contra nadie, sino comprender que no podemos contentarnos con ser solo un espacio opositor.

 

-¿A qué se refiere que no van contra nadie?

 

-A que debemos hacerlo también junto a los intendentes, que conocen el territorio, que son actores fundamentales, y con los que, de hecho, lanzamos un seminario con la participación de Julio Garro, pero sabiendo también que es cierto que podemos abarcar terrenos que no están gobernados por ellos.

 

 

 

-¿Por eso trabajan en el armado de una nuevo espacio?

 

-Exacto. La oposición tiene distintas expresiones, pero hay muchos independientes, peronistas y dirigentes territoriales y sociales que hay que incorporar y hacerlos sentir parte de este proyecto. Para plantear esa apertura hay que tener cierta legitimidad y los que hoy lo estamos planteando somos los que tenemos mayor legitimidad: lo hacemos junto a Costa, que es el presidente del bloque opositor en el Senado, que ha logrado la unidad opositora, algo que no sucedió ni en la Cámara de Diputados nacional ni provincial. Eso es un gran mérito y cualquiera que entienda algo de política sabrá lo difícil que es lograr esto en un espacio con gran poder real.

 

-¿La idea es disputar distritos del Frente de Todos?

 

-Obviamente, pero para disputar esos lugares de manera seria debe haber incorporaciones y participación real de actores territoriales. Con eso me refiero no sólo a figuras sueltas de renombre público, sino a los dirigentes que están realmente en el territorio. Es algo que estamos haciendo con Costa, con la lógica de los intendentes y del mejor gestionador que tiene la argentina que es Horacio Rodríguez Larreta.

 

 


-¿El jefe de gobierno porteño es el líder opositor?

 

-No está definido, sí hay distintas expresiones válidas. Pero un armado central y el más importante es el de Larreta, con hincapié en la gestión y el diálogo. Y después hay otros estilos, como el de Patricia Bullrich. Y creo que podemos ver en Capital Federal un ejemplo de cómo se puede articular bien un gobierno, y por eso creo también que el problema no es incorporar cosas o dirigentes de porteños, sino que después se tomen en cuenta la importancia central que tienen los dirigentes bonaerenses.

 

-Es decir, está a favor tanto de candidatos tanto bonaerenses como porteños.

 

-Hay intendentes muy buenos como Julio Garro, Diego Valenzuela y Néstor Grindetti, que han logrado ganar, incorporar a los sectores y gobernar bien los distritos. Es legítimo que planteen sus intenciones, como lo son también las intenciones de Santilli. La lógica de apertura y de sumar los incluye con la idea de ganar la provincia. Por eso, más allá de que sea un intendente, o Santilli, debe ser armado con centralidad de dirigentes bonaerenses, que conocen y quieren la provincia. El problema no es de dónde venga el candidato, sino que tenga la apertura necesaria para trabajar con los dirigentes de la provincia.

 

-¿Le gustaría ser candidato en 2021?

 

-Espero poder ser parte central de lo que viene. Sin hablar de candidaturas ahora, creo que es el momento de sumar para ser una nueva opción de poder.