24|6|2021

24|6|2021

“Queremos internas; en JxC nadie puede arrogarse el mote de líder único”

02 de septiembre de 2020

02 de septiembre de 2020

El diputado monzoísta en Cambio Federal analiza el armado opositor para 2021-23. La candidatura de su jefe. Claroscuros de la gestión Kicillof y palos a Berni.

El diputado bonaerense de Cambio Federal por la Región Capital Guillermo Bardón pidió moderación en la oposición y remarcó que no comparte la postura de los halcones de Juntos por el Cambio que construyen política montándose a la grieta. En entrevista por videoconferencia con Letra P, el referente de Emilio Monzó en Buenos Aires no descarta una candidatura de su jefe político y expresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, y reclama “internas” y “reglas claras” para definir postulaciones: “En Cambiemos, nadie puede arrogarse el mote de líder único”, afirma en alusión a Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. En esta nota, además, luces y sombras de la gestión de Axel Kicillof: aprobado en Salud, desaprobado en Educación y fuertes críticas al ministro de Seguridad, Sergio Berni.

 

 

 

-¿Cómo analiza la gestión del gobernador?

 

-Hago un análisis sesgado por la realidad que estamos viviendo. Si uno no tuviera en cuenta esto, debería ser muy crítico. Pero, de todos modos, en términos generales, al no contar con datos oficiales es muy difícil hacer un análisis serio. Lo dije al tratar el proyecto de endeudamiento y también lo digo ahora con la gestión.

 

-¿Aun así, cómo observa la gestión en salud, economía, seguridad y educación?

 

-El tema sanitario lo vienen llevando bastante bien, no ha habido desbordes en las terapias de la provincia. Pero soy muy crítico de lo que está pasando en materia de seguridad. Es poco serio lo que está haciendo el ministro Berni, con críticas a la gestión del gobierno nacional en la materia, apelando a operativos payasescos en vez de ocuparse de su rol, que es el de ordenar la seguridad en Buenos Aires. Respecto a educación, tenemos entre 230.000 y 250.000 alumnos que perdieron todo contacto con la escuela; deberían dar una respuesta. Una opción es considerar a la educación como actividad esencial, que permita disponer de ciertos protocolos para que esos chicos puedan reinsertarse en el sistema educativo de alguna forma.

 

 

 

-¿Propone volver a las aulas?

 

-Si la solución pasa por generar protocolos para que esos chicos puedan ir a una escuela a recuperar los contenidos, hay que ver la manera de hacerlo. No podemos pasarlo por algo, porque lo más probable es que esos chicos pasen de año igual. No debe ser normal que esto suceda.

 

“Tenemos entre 230.000 y 250.000 alumnos que perdieron todo contacto con la escuela; deberían dar una respuesta.”

-¿La herencia de Vidal complica la forma de afrontar la pandemia?

 

-No. A esta altura, no se puede usar la herencia recibida como argumento para cubrir la ineficiencia, la intolerencia o lo que no se está haciendo. Cuál es el argumento de usar la herencia recibida para justificar lo que está pasando en seguridad.

 

-¿Qué opina de las movilizaciones en contra del gobierno?

 

-Hemos sido muy prudentes sobre la marcha, pero es cierto que hay un reclamo de un sector importante de la sociedad que tiene que ver con el hartazgo. El gobierno perdió cierta sensibilidad. Pero no se puede seguir con la grieta. No sirve, no suma. Y me genera frustración ver que de un lado y del otro lo único que se propone es la confrontación. Hay que terminar con los blancos o negros, hay que entender que los grises suman, sobre todo en un país que está muy golpeado.

 

-¿Cómo repercute la actitud confrontativa de Patricia Bullrich para con el gobierno?

 

-No compartimos esa mirada. En el sector que conduce Monzó creemos que hace falta moderación. Lo ideal sería un gobierno de unidad nacional, aunque eso parece bastante lejano y difícil de hacerlo realidad.
 

 



-¿Cómo sería un gobierno de unidad nacional?

 

-Un gobierno en el que el Presidente hiciera una convocatoria. Es lo que planteó Monzó cuando Mauricio Macri era Presidente: convocar a los dirigentes políticos con representación, experiencia en gestión, para acordar una agenda de temas, analizar las urgencias, fijar un horizonte y avanzar. Eso es lo que necesita la Argentina. Transitar el camino de la moderación, que nos saque de una vez por todas del estancamiento. Sucede que hoy la moderación hoy no garpa, entonces prima la confrontación y los fundamentalismos. Lo que viene es muy complicado: un país con una economía arrasada, por lo que viene de arrastre de la gestión anterior y la cuarentena, que sumó un sinfín de cierre de comercios e industrias.

 

“Es poco serio lo que hace Berni, con críticas a la gestión nacional y apelando a operativos payasescos.”

-¿Cómo harán para que el monzoísmo vuelva a confluir en Juntos por el Cambio en 2021?

 

-Seguimos trabajando en Juntos por el Cambio pese a que en el caso de la Legislatura conformamos otro bloque. Queremos reglas de juego claras para el 2021. Tenemos un partido a nivel provincial y estamos trabajando en un partido a nivel nacional para ser una de las patas de este espacio, con un partido propio, porque queremos que las candidaturas se diriman en elecciones internas. Que no sea una decisión que deje heridos; creemos que hay que ampliar y ser generosos si es que queremos volver a ser una alternativa de gobierno en 2023.

 

-¿Monzó puede ser candidato a Presidente?

 

-No es prudente hablar de candidaturas en medio de lo que está pasando, pero si es lo mejor para el crecimiento del espacio y ser una alternativa, se evaluará su candidatura.

 

-¿Cree que puede liderar la oposición?

 

-Hay varios liderazgos, como el de María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau o Mauricio Macri. Pero nadie se puede autoarrogar el mote de líder único. El liderazgo se va a dar de manera natural cuando alguno tenga las condiciones y la sociedad lo entienda así.