Gremios

El moyanismo bonaerense agita la renovación de la CGT

Post 17-O, el Frente Sindical acelera. Llaman a la “unidad de todos los gremios” con dardos a la actual cúpula. Volver al unicato e impulso a Pablo Moyano.

Tras la nutrida “caravana de la lealtad” que ganó las calles el 17 de octubre pasado en contraste con la virtualidad impulsada desde la cúpula cegetista, en el Frente Sindical para el Modelo Nacional se refuerzan las posiciones tendientes a concretar el próximo año lo que definen como “una profunda y necesaria renovación” de la central obrera. Uno de los bastiones neurálgicos para este cometido es la provincia de Buenos Aires, donde diversos dirigentes de peso del ala moyanista arengan la unidad del campo sindical a la par de un “liderazgo fuerte” que “responda a los intereses de los trabajadores”. Apuntan sus dardos al esquema de conducción de los últimos años. Todo, en días donde el movimiento obrero discute fuerte su organización futura y cada sector acentúa sus jugadas.

 

“Hay que volver al unicato: un conductor y un Consejo Directivo que acompañe. Pero los compañeros que tuvieron la extensión del mandato (vencido en agosto) por la pandemia tienen que dar un paso al costado. Tienen que participar del Consejo Directivo, pero la conducción tiene que ser otra”, recalcó en diálogo con Letra P el secretario General de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), Rubén “Cholo” García.

 

En esa línea, el también titular de la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM) en el orden nacional aseveró que la anhelada unidad de la CGT “es con todos los gremios” y que, incluso en aras de ese objetivo, “hay que reformar el estatuto y dar más cargos porque son pocos para muchos gremios que quieren ingresar y participar”.

 


En un contexto de convulsión interna dentro del abanico cegetista, uno de los actuales conductores de la CGT, Carlos Acuña –crítico de la gestión de Alberto Fernández– diagramó su propio Día de la Lealtad con Duhalde y compañía. Allí, disparó en contraposición a las definidas expresiones de respaldo al gobierno del Frente de Todos que se emanan desde otros rincones del sindicalismo: “No hay que ser el alcahuete de turno”. Ante eso, García retrucó duro: “Me pregunto si durante cuatro años no se dieron cuenta que fueron bastante alcahuetes de Mauricio Macri”.

 

Sin postular nombres, el líder de los municipales insistió de cara al próximo año en el que la CGT renovará autoridades: “Hay que hacer una renovación de las caras más visibles que condujeron en los últimos cinco años”. En tanto, al dar cuenta de la reciente incorporación de los taxistas al Frente Sindical, Rubén García subrayó: “Algo está pasando. La conducción viene muy desgastada, por lo tanto, insistir con los mismos personajes no le hace bien a los trabajadores”.
 

 


Dentro del moyanismo bonaerense esa visión se replica en dirigentes como el canillita y senador provincial Omar Plaini, quien ya viene de larga data advirtiendo que el esquema de conducción cegetista “está agotado”, a la vez que consideró que Pablo Moyano “tiene las condiciones” para encabezar la nueva central obrera.

 

Otras voces del Frente Sindical abordadas por este medio remiten a la historia del peronismo para sostener que es necesaria la construcción de “una CGT dura, con una conducción dura que al Gobierno le sirva de contrapeso” a la hora de discutir con el empresariado.
 

 

 

Lo mismo observa el secretario General de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba), Miguel Díaz, que en diálogo con Letra P ponderó: “Hace falta una dirigencia nueva, alguien que quiera luchar y ponerse a la cabeza de los reclamos de los compañeros y le va a hacer muy bien al Gobierno nacional estar compensado, equilibrado, porque son muchos los intereses de la patronal, de la oligarquía, de los patrones en contra de los trabajadores. Y quien le va a poder poner un freno a todo esto es el compañero Pablo Moyano, con un grupo de compañeros que queremos luchar”.

 

Díaz observó también que el formato triunvirato está obsoleto: “El director de la orquesta tiene que ser uno, no puede haber tres directores de orquesta. Debemos recuperar el liderazgo que tuvo (José Ignacio) Rucci, (Saúl) Ubaldini y Hugo Moyano. Necesitamos un nuevo conductor, en serio, que cuando se tenga que reunir con el funcionario de turno lo haga con dos o tres compañeros, no con quince de la Comisión Directiva, porque eso demuestra que no hay conducción, que hay dudas, que no hay convicción, que no hay contención”.



Díaz (Udocba) junto a Pablo Moyano.

 

El titular de Udocba también apuntó los cañones al perfil de conducción actual de la central. Dijo que hoy la CGT no responde a los intereses de los trabajadores. Y resaltó que los convenios firmados por esta cúpula fueron “en contra de los intereses de los trabajadores”. “Los derechos laborales retrocedieron porque rebajaron salarios y el Estado se tuvo que hacer cargo de sueldos que no pagaron los empresarios”, aseguró.

 

Con dardos no solo a la cúpula cegetista sino también a la cartera laboral que conduce Claudio Moroni, Díaz enfatizó: “Hay una estafa muy grande del empresariado y esto lo permitió el acuerdo de la CGT y también el Ministerio de Trabajo de la Nación que no debería haber homologado esos acuerdos”.

 

Encuentro de Unidos para Cambiar Santa Fe con el gobernador Maximiliano Pullaro, la vice Gisela Scaglia y los ministros Goity, Bastía y Olivares como protagonistas.
Florencio Randazzo, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto.

También te puede interesar